Exámenes para traducción, edición y redacción de actas literales

Las vacantes de traducción, edición, redacción de actas resumidas y redacción de actas literales se cubren mediante un único concurso y los aspirantes se examinan en su idioma principal.

Para presentarse al concurso es necesario tener al menos un título de grado o licenciatura de una universidad o institución equivalente, aunque muchos profesionales lingüísticos de las Naciones Unidas también poseen títulos de escuelas de traducción reconocidas. Normalmente se exige traducir de al menos dos de los otros idiomas oficiales al idioma principal.

 

¿Cómo es el proceso?

Todo el concurso se realiza a distancia y consta de tres partes, que por lo general son las siguientes:

  • Parte 1: dos o tres ejercicios de traducción y, en algunos casos, un ejercicio de edición o de resumen
  • Parte 2: dos ejercicios de traducción
  • Parte 3: entrevista de selección por competencias con un panel y posiblemente otro ejercicio
     

En la parte 1 está permitido utilizar recursos en línea o de otro tipo, pero no consultar ni pedir ayuda a otras personas.

En la parte 2, que es una prueba a distancia supervisada, puede que no esté permitido traducir con diccionarios, glosarios ni ningún otro recurso. Posteriormente, se realiza la parte 3, una entrevista de selección por competencias.

Solo quienes superan la parte 1 son invitados a la parte 2 y solo quienes superan la parte 2 son invitados a la parte 3.

Las personas que aprueban el concurso son incluidas en una lista para contratar al personal a medida que surjan vacantes en Nueva York, Ginebra, Viena, Nairobi y las comisiones regionales.

 

¿Cómo presentarse?

Los concursos para puestos lingüísticos se celebran con una periodicidad media de dos o tres años en cada idioma oficial. El anuncio se publica en el portal United Nations Careers unos meses antes, junto con los requisitos exigidos y las instrucciones para presentar la solicitud. Se recomienda leer el anuncio del concurso, ya que los requisitos y las instrucciones pueden variar.

 

Consejos para preparar el concurso

Antes de empezar

La curiosidad intelectual y una rica cultura general son rasgos fundamentales de los lingüistas de las Naciones Unidas, que trabajan en documentos sobre muy diversos temas de los que se ocupa la Organización. Por eso se recomienda estar al corriente de las acontecimientos políticos, sociales, culturales y de otro tipo que se producen en todo el mundo. El personal de traducción y redacción de actas resumidas también debe ser capaces de pensar con criterio para desempeñar bien sus funciones.

En el concurso es decisivo escribir bien y para lograrlo ayuda leer mucho, porque así se refuerzan los conocimientos sustantivos en los campos pertinentes, se amplía el vocabulario, se perfecciona el estilo y se asimilan las estructuras y expresiones usadas en las lenguas fuente y meta.

Para preparar el concurso, se puede comparar cómo informan de los mismos acontecimientos distintos medios de comunicación en diferentes idiomas. Conviene también consultar las fuentes de noticias de las Naciones Unidas y el sitio multimedia de la Organización para leer, ver y escuchar las últimas noticias y el material de archivo. Además, es posible familiarizarse con el estilo, el registro y la terminología de los documentos visitando el Sistema de Archivo de Documentos de las Naciones Unidas y comparando las versiones de un mismo documento en distintos idiomas.

Cómo practicar

Una excelente manera de practicar es traducir un documento oficial de las Naciones Unidas del idioma o idiomas fuente al idioma principal y comparar después la traducción con los documentos publicados en el Sistema de Archivo de Documentos. Es importante señalar que el material que figura en el principal sitio web de las Naciones Unidas no ha sido traducido por los profesionales lingüísticos de la Secretaría, por lo que no es tan confiable como los documentos oficiales.

Los factores que determinan la calidad de una traducción son la exactitud (deben evitarse los errores de traducción, las omisiones, las adiciones innecesarias y los cambios importantes de énfasis), el estilo (el texto debe tener un estilo claro e idiomático y un registro adecuado, y la terminología, la gramática, la ortografía y la puntuación deben ser correctas) y la coherencia (los términos idénticos deben traducirse de la misma manera en todo el texto). En general, el formato de la traducción debe ajustarse al formato del original. Antes de comenzar a editar o traducir, es recomendable leer todo el texto para entender mejor el contexto. Es igual de importante dar una lectura final al texto antes de entregarlo para comprobar que la redacción sea fluida.

Si el concurso incluye un ejercicio de resumen, se puede practicar resumiendo los discursos publicados en el portal eStatements de las Naciones Unidas y también hay material útil en la sección de la página Recursos dedicada a la redacción de actas resumidas. Es importante incluir todos los puntos principales del texto original y reflejar su tono y estilo. Hay que recordar además que en las actas resumidas se emplea el discurso indirecto y que la extensión del resumen suele ser un tercio del texto original aproximadamente.

Por lo general, los aspirantes reciben una versión del examen para practicar unas semanas antes de la fecha del concurso. Al recibirla, conviene familiarizarse con la plataforma en línea en la que se realizará la prueba y leer con sumo cuidado las instrucciones y los consejos sobre la forma de acceder a los ejercicios y enviar las respuestas.

Quienes superan las dos primeras partes son invitados a una entrevista de selección por competencias, que es una parte fundamental del concurso. En el sitio web United Nations Careers se pueden encontrar consejos para preparar ese tipo de entrevista.

Cómo administrar el tiempo

En cuanto se reciban los detalles del examen, es importante fijarse bien en el tiempo asignado a cada ejercicio, para acostumbrarse a traducir o editar con la rapidez necesaria.

Al practicar, es aconsejable limitar el tiempo que se dedica a cada parte y administrarlo bien. Hay que ser capaz de trabajar bajo presión.

Qué sucede si no se aprueba en el primer intento

No hay que desalentarse si no se aprueba el concurso en el primer intento, porque hay muchísima competencia y, aunque se haya hecho bien, otras personas tal vez lo hayan hecho mejor en esa ocasión. Los concursos se convocan cada pocos años, por lo que conviene seguir estudiando, practicando y perfeccionando las técnicas para volver a probar suerte en la siguiente convocatoria.

La información sobre los próximos concursos y el trabajo de los profesionales lingüísticos se publica periódicamente en el portal United Nations Careers y en redes sociales como Facebook, Twitter y LinkedIn. Todos los vídeos pueden verse en el canal de YouTube del Departamento.