Antonio (Traductor)

¿Qué te motivó a convertirte en profesional lingüístico de las Naciones Unidas? 

Cuando hace dos años me incorporé a las Naciones Unidas, ya había trabajado en el sector de la traducción durante más de un decenio. Siempre me ha gustado mi trabajo, pero la idea de traducir para una organización con valores tan elevados me atraía especialmente. 

¿En qué se diferencia el trabajo en las Naciones Unidas de tus trabajos anteriores? 

Traducir siempre entraña una tarea esencial: transmitir un mensaje de una lengua (fuente) a otra (meta). Pero el contexto de las Naciones Unidas tiene ciertas características que hacen que nuestro trabajo sea singular. Por ejemplo, la índole política de muchos textos exige a los traductores un especial cuidado al elegir las palabras que utilizan, ya que los matices y las connotaciones revisten particular importancia y podrían tener efectos decisivos. 

¿Cuáles consideras que son las características clave de un buen traductor? 

En mi opinión, todo buen traductor debe ser capaz de analizar el texto original y reproducir el mensaje en la lengua meta con precisión y naturalidad. Los traductores analizan el mensaje original para descodificarlo con la máxima exactitud, teniendo en cuenta todas las interpretaciones posibles para elegir la más plausible. A continuación, deben codificar el contenido original en la lengua meta evitando cualquier expresión que pueda resultar extraña al lector o entorpecer la transmisión del mensaje. 

¿Qué parte de tu trabajo te resulta más interesante y por qué?

La relevancia de los temas y los acontecimientos reflejados en los textos que traducimos y la oportunidad de conocer de primera mano las decisiones que se toman a escala mundial sobre esos temas. 

¿Qué dificultades encuentras a diario en tu trabajo y cómo las resuelves? 

A veces trabajamos con textos que tratan sobre una realidad cultural o social bastante desconocida fuera del país al que pertenece. En esos casos, suele ser necesario investigar el tema a fondo o pedir ayuda a colegas que tengan experiencia o conocimientos suficientes en la materia.  

¿Qué opinas de la evolución tecnológica en tu campo de trabajo? ¿Cómo te ha afectado? 

La tecnología tiene efectos muy importantes en mi trabajo. En los últimos años han surgido herramientas que aceleran el proceso de traducción, aumentando la productividad, y permiten realizar controles de calidad para evitar ciertos descuidos, mejorando la calidad. Sin embargo, debemos tener en cuenta que estas herramientas son solo elementos auxiliares y no sustituyen a la traducción humana.  

¿Cómo encaja tu trabajo en el marco general de las Naciones Unidas? 

Los profesionales lingüísticos garantizan el multilingüismo, que es un valor cardinal de las Naciones Unidas. Los idiomas son vehículos que transmiten las ideas y, en última instancia, posibilitan la acción colectiva. Para que esa acción tenga alcance mundial, todas las partes involucradas deben ser capaces de entender la postura de las demás, y nuestro trabajo es asegurarnos de que así sea. 

¿Tienes algún consejo para los profesionales lingüísticos que están dando sus primeros pasos o alguna sugerencia sobre cómo preparar el concurso para puestos lingüísticos?

Les recomendaría que leyeran artículos sobre temas y acontecimientos actuales que estén escritos en sus idiomas de trabajo. También conviene familiarizarse con los recursos que los servicios de traducción de las Naciones Unidas ponen a disposición del público. Por último, es muy aconsejable colaborar con otros traductores e intercambiar las traducciones para practicar, ya que el trabajo en equipo permite proponer más alternativas y llegar a mejores soluciones. 

       
 

Nombre: 

 

Antonio

 

Nacionalidad: 

 

España

 

Puesto: 

 

Traductor

 

Idiomas de trabajo: 

 

Español (idioma principal), francés e inglés