En 2020, el brote de COVID-19 fue declarado una emergencia de salud pública por la OMS en enero y caracterizado como una pandemia mundial en marzo. Las Naciones Unidas lanzaron una respuesta integral a la emergencia de salud pública, humanitaria y de desarrollo sin precedentes.

Guardián mundial de la salud pública

Desde su creación, las Naciones Unidas participan activamente en la promoción y en la protección de la salud a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS), es el organismo al frente de esta acción dentro de la ONU. Su Constitución entró en vigor el 7 de abril de 1948, fecha que ahora celebramos cada año en el Día Mundial de la Salud.

En un primer momento, se decidió que las prioridades de la OMS serían la malaria, la salud de las mujeres y los niños, la tuberculosis, las enfermedades venéreas, la nutrición y la contaminación. Hoy, la OMS continua trabajando en estos temas, junto con otras enfermedades relativamente nuevas como el VIH/SIDA, la diabetes, el cáncer y enfermedades emergentes tales como el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo), el ébola y el virus del Zika. La OMS encabeza la respuesta internacional a la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

En 1948, la OMS asumió la responsabilidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades, que se ha convertido en el estándar internacional para definir y registrar enfermedades y otros problemas de salud. Desde su creación, la OMS ha contribuido a numerosos logros históricosen la salud pública mundial, entre ellos:

  • Antibióticos: En 1950 comienza la gran época de descubrimiento de los antibióticos que hoy conocemos y la OMS empieza a asesorar a los países sobre su uso responsable.
  • Poliomielitis (polio): En 1988 se establece la Iniciativa Mundial de Erradicación de la Poliomielitis en un momento en que la polio paralizaba a más de 350.000 personas al año. Desde entonces, los casos de poliomielitis han disminuido más de un 99% gracias a la inmunización contra la enfermedad en todo el mundo.
  • Viruela: En 1979 tras una ambiciosa campaña de vacunación mundial liderada por la OMS durante 12 años, la viruela se erradica.
  • Tuberculosis (TB): En 1995 se crea la estrategia para reducir el número de muertes causadas por la tuberculosis (TB). A finales de 2013, se habían salvado más de 37 millones de vidas gracias al diagnóstico y al tratamiento de esta enfermedad llevados a cabo de acuerdo con esta estrategia.
  • Sida, tuberculosis y malaria:: En 2001 se estableció el Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la TB y la Malaria. Se trata de un nuevo mecanismo de asociación y financiación inicialmente organizado por la OMS, en colaboración con otros organismos de las Naciones Unidas y varios donantes.
  • Mortalidad infantil: En 2006 el número de niños que morían antes de cumplir cinco años desciende por debajo de los diez millones por primera vez en la historia reciente.
  • Enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer:  En 2012, y por primera vez, los Estados miembros de la OMS establecen unas metas mundiales para prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer, las enfermedades pulmonares crónicas y otras enfermedades no transmisibles.
  • Brote del virus del Ébola: En 2014 el mayor brote de enfermedad por el virus del Ébola en todo el mundo hasta el momento sacude África Occidental. La Secretaría de la OMS activa una respuesta sin precedentes a este brote: despliega miles de expertos y equipos médicos; moviliza equipos médicos extranjeros y coordina la creación de laboratorios móviles y centros de tratamiento. En 2016, la OMS anuncia que ya no existen casos de ébola en África Occidental, pero advierte de que es probable que los rebrotes de la enfermedad continúen y que los países de la región deben permanecer vigilantes y preparados.

El personal de la OMS cuenta con médicos, especialistas en salud pública, científicos, epidemiólogos y otros expertos que trabajan sobre el terreno en 150 países. Estos asesoran a los Ministerios de Salud de los países miembros acerca de cuestiones técnicas y proporcionan ayuda para la prevención, el tratamiento y los servicios sanitarios en todo el sector de la salud. 

Las intervenciones de la OMS cubren todas las áreas de la asistencia médica mundial. Por ejemplo, la intervención en situaciones de crisis y la respuesta a las emergencias humanitarias. También trabaja en el establecimiento del Reglamento Sanitario Internacional, que los países deben seguir para identificar los brotes de enfermedades y evitar que se propaguen. Además esta Organización ayuda en la prevención de las enfermedades crónicas; y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud.

Estadísticas Sanitarias Mundiales: supervisando el estado de salud para los ODS

Mientras que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2015) abordaban un pequeño conjunto de objetivos sanitarios centrados en enfermedades concretas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030 tienen un alcance mucho mayor. Por ejemplo, los ODS incluyen un amplio objetivo en cuanto a la salud, “garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos a cualquier edad”, y hacen un llamado para lograr una cobertura sanitaria universal.

Las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2020 de la OMS sobre la salud mundial, afirma que:

  • La población mundial no solo vive más, sino que vive más saludable. La esperanza de vida y la esperanza de vida saludable (HALE) aumentaron en más del 8% a nivel mundial entre 2000 y 2016, y siguen estando profundamente influenciadas por los ingresos.
  • El acceso general a los servicios de salud esenciales mejoró de 2000 a 2017, con el mayor aumento en los países de ingresos bajos y medianos bajos. Sin embargo, la cobertura de servicios en los países de ingresos bajos y medianos sigue estando muy por debajo de la cobertura en los países más ricos.
  • En comparación con los avances contra las enfermedades transmisibles, no se ha avanzado lo suficiente en la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, en particular en los países de ingresos bajos y medianos, donde la ejecución de intervenciones eficaces contra las ENT sigue siendo un desafío abrumador para los sistemas de salud.
  • Invertir en el fortalecimiento de los sistemas de información sanitaria de los países para mejorar la puntualidad de los datos podría tener el mayor impacto positivo y es vital para que los países monitoreen el progreso hacia los ODS. Para casi una quinta parte de los países, más de la mitad de los indicadores no tienen datos subyacentes primarios o directos recientes.
  • La cobertura de prevención y tratamiento ha mejorado sustancialmente para las principales enfermedades infecciosas y la atención de la salud materna, neonatal e infantil, lo que ha llevado a una disminución constante de la incidencia y la mortalidad por estas enfermedades en las últimas dos décadas. Sin embargo, la tasa de cambio actual es insuficiente para alcanzar las metas de los ODS para 2030, y el COVID-19 corre aún más el riesgo de desviar al mundo fuera del camino que conduce al logro de los ODS. 

Otros organismos de la ONU y fondos involucrados en la salud

La OMS trabaja en colaboración con otras organizaciones del sistema de las Naciones Unidas para proteger la salud pública global. Muchos asuntos relacionados con la salud son abordados por la Asamblea General y el Consejo Económico y Social (ECOSOC), así como a través de los esfuerzos del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA); el trabajo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en apoyo a la salud reproductiva, la de los adolescentes y la materna; y las actividades relacionadas con la salud del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Celebraciones de la ONU relacionadas con la salud

Además del Día Mundial de la Salud (7 de abril), otras celebraciones internacionales anuales en relación con la salud proclamadas por la Asamblea General incluyen el Día Mundial del Agua (22 de marzo), el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo (2 de abril), el Día Mundial sin Tabaco (31 de mayo), el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas  (26 de junio), el Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre), el Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre) y el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA (1 de diciembre).

Recursos