RESOLUCIÓN FORMAL DE LAS CONTROVERSIAS

Como funcionario de la Secretaría de las Naciones Unidas o de un fondo, programa o entidad de las Naciones Unidas administrados por separado, usted puede impugnar formalmente una decisión administrativa que, a su juicio, le ha perjudicado y que puede haber infringido sus derechos laborales. Es importante tomar decisiones informadas cuando se recurre a este medio: el funcionario debe tener conocimiento de las normas aplicables del Estatuto y Reglamento del Personal y de sus derechos y obligaciones en virtud de dichas normas. No todas las decisiones administrativas que puedan afectar negativamente las condiciones de servicio de un funcionario son ilícitas.

Existen varias etapas en el proceso de impugnación formal de una decisión administrativa. Cada etapa está sujeta a sus propios plazos. Un funcionario que desee utilizar los mecanismos de resolución formal de controversias debe estar enterado, antes de proceder, de las diligencias que debe cumplir, de la secuencia de esas diligencias y de los plazos aplicables a cada diligencia. Tanto el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas como el Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas tienen plazos estrictos para presentar demandas y apelaciones. También hay un plazo para solicitar una evaluación interna de la Administración en relación con la decisión que el funcionario impugna.

El plazo es el tiempo dentro del cual se ha de presentar una solicitud, demanda o apelación, y el último día del plazo es en efecto la fecha límite para presentarlos. Las solicitudes de prórroga de los plazos para interponer demandas (ante el Tribunal Contencioso-Administrativo) y apelaciones (ante el Tribunal de Apelaciones) pueden presentarse ante los dos tribunales, pero pueden ser denegadas por el magistrado o magistrados. El plazo (fecha límite) para solicitar una evaluación interna no puede ser prorrogado. Por consiguiente, es muy importante que los funcionarios lleven cuenta de los plazos de presentación para cada etapa del sistema formal y se aseguren de presentar sus escritos antes de la fecha límite.

Los funcionarios deben tener en cuenta, desde el principio, la fecha en que se notificó la decisión impugnada, ya que esta es la fecha a partir de la cual se calculan los plazos iniciales.

Obtenga más información sobre los plazos del Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas

Obtenga más información sobre los plazos del Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas

DILIGENCIAS PREVIAS

Antes de presentar una reclamación ante el componente formal del sistema, se alienta encarecidamente a los funcionarios a que hagan todo lo posible por resolver la controversia de manera informal. Las gestiones de resolución informal suelen ser más eficaces cuando se inician tan pronto como resulte posible.

Como parte del proceso informal, el funcionario debe familiarizarse con las normas y los procedimientos relacionados con la cuestión que le preocupa. Se alienta también a los funcionarios a conversar con un colega, supervisor, oficial ejecutivo o administrador de su confianza para obtener su información y asesoramiento sobre la forma en que podrían resolver la cuestión dentro de su oficina o departamento.

En cualquier momento, el funcionario puede recurrir al ombudsman para solicitar su asistencia y tal vez su intervención.

El personal de la Secretaría de las Naciones Unidas o los fondos, programas y entidades de las Naciones Unidas administrados por separado pueden solicitar asistencia letrada de la Oficina de Asistencia Letrada al Personal. Esta Oficina puede proporcionar asesoramiento y orientación durante el proceso informal, así como si el funcionario decide recurrir al proceso formal de resolución.

Si no está satisfecho con los resultados del proceso informal de resolución de controversias, el funcionario tal vez desee utilizar el proceso formal de resolución de controversias.

EVALUACIÓN INTERNA

Antes de interponer una demanda ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas, en la mayoría de los casos usted debe primero solicitar una evaluación interna de la decisión administrativa que desea impugnar.

Una evaluación interna no es un paso indispensable a) si la decisión impugnada entraña la imposición de una medida disciplinaria o no disciplinaria conforme a la regla 10.2 del Reglamento del Personal tras concluir el procedimiento disciplinario; o b) si la decisión se basó en el asesoramiento de los órganos técnicos. En tales casos, se puede interponer un recurso para impugnar una decisión administrativa ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas sin necesidad de tener que solicitar primero una evaluación interna.

El proceso de evaluación interna tiene por objeto dar a la Administración la oportunidad de rectificar una decisión improcedente, y de aportar soluciones aceptables en los casos en que la decisión haya sido improcedente. Cuando la decisión se ha adoptado conforme a derecho, la evaluación interna brinda al funcionario una explicación razonada de por qué se la consideró conforme a derecho. El proceso de evaluación interna incluirá un examen de la solicitud para determinar si la resolución informal puede ser procedente. Con este fin, la oficina que realiza la evaluación puede remitir asuntos al ombudsman de la entidad o puede tratar de facilitar una solución del asunto con el funcionario y la oficina que adoptó la decisión.

El ámbito de la evaluación interna comprende la evaluación de las decisiones administrativas impugnadas en relación con el contrato o las condiciones de servicio del funcionario, en particular todos los reglamentos, normas e instrucciones administrativas que sean pertinentes.

Obtenga más información sobre la evaluación interna

TRIBUNAL CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO DE LAS NACIONES UNIDAS (TCANU)

El Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas es el tribunal del sistema de las Naciones Unidas al que recurren los funcionarios cuando deciden impugnar una decisión administrativa, adoptada por una entidad sobre la que el Tribunal Contencioso-Administrativo tiene jurisdicción, que, a juicio del demandante, infringe sus derechos como funcionario. El Tribunal Contencios-Administrativo entró en funciones en 2009, en el marco del nuevo sistema de justicia interna de las Naciones Unidas, instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en ese momento.

Se considera que el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas es un “tribunal de primera instancia” del sistema de justicia interna de las Naciones Unidas porque es el primero de dos tribunales de dicho sistema a los cuales pueden recurrir los funcionarios y exfuncionarios. El Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas es considerado un tribunal de “segunda instancia”.

Con la asistencia de una Secretaría en cada una de sus tres sedes en Nueva York, Ginebra y Nairobi, el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas dispone de una sala de audiencias en cada sede y funciona a tiempo completo.

El Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas celebra vistas y dicta órdenes y sentencias vinculantes, todas ellas relativas a la decisión administrativa impugnada por el demandante. Ambas partes, el demandante y el demandado (la Administración), tienen derecho a apelar la sentencia del Tribunal Contencioso-Administrativo ante el Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas.

Antes de que el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas examine una causa, el demandante debe primero solicitar una evaluación interna, salvo que esta no sea exigida (véase La evaluación interna).

Obtenga más información sobre el Tribunal Contencioso Administrativo de las Naciones Unidas

TRIBUNAL DE APELACIONES DE LAS NACIONES UNIDAS (TANU)

El Tribunal Administrativo de las Naciones Unidas, establecido por la Asamblea General en 2009 como parte del sistema de justicia interna de las Naciones Unidas, es un tribunal de segunda instancia o alzada dentro del sistema. El Tribunal de Apelaciones entiende en las apelaciones de las sentencias dictadas por el Tribunal Contencioso-Administrativo, el Tribunal Contencioso-Administrativo del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente y las apelaciones contra las decisiones adoptadas por el Comité Permanente en nombre del Comité Mixto de Pensiones del Personal de las Naciones Unidas (CMPPNU) y por las organizaciones, organismos y entidades que han aceptado su jurisdicción.

El Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas celebra sesiones, por lo común tres veces por año, para dictar sentencias en los períodos de sesiones de invierno, primavera y otoño, que pueden celebrarse en Nueva York, Nairobi y Ginebra, y a veces en otros lugares.

El Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas cuenta con el concurso de una Secretaría en Nueva York.

Obtenga más información sobre el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas