ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

Una aplicación para reciclar la basura electrónica

Enlaces relacionados

Narración

En la provincia China de Guandong, el reciclaje de residuos electrónicos, o e-waste, es un negocio multimillonario.

En torno al 80 por ciento de los habitantes de la ciudad de Guiyu (GÜEY) viven de desmontar antiguos dispositivos electrónicos, sobre todo móviles y ordenadores, para después seleccionar los elementos valiosos y venderlos en el lucrativo mercado negro de residuos electrónicos.

Pero la revolución de las comunicaciones ocasionada por estos productos de alta tecnología tiene también un lado oscuro...

«Deberíamos tener en cuenta que hoy en día la gente se deshace de sus antiguos teléfonos continuamente».

Kaiser Kuo es uno de los directores de Baidu, el mayor motor de búsqueda en internet de China.

«A veces acaban en una ciudad costera china para desmontarlos. Los procedimientos son muy dañinos para la salud, y poco seguros... no sólo se expone a los trabajadores a toxinas y productos químicos peligrosos, sino que también se contaminan el aire y las aguas subterráneas».

Según los expertos, la exposición a sustancias cancerígenas, humos tóxicos y suelos contaminados puede resultar mortal.

Pero los residuos electrónicos no son un problema sólo en China. África Occidental se ha convertido en un vertedero de productos electrónicos obsoletos de todo el mundo. Según un informe de las Naciones Unidas, China y EE.UU. producen un tercio de los residuos electrónicos mundiales.

Para enfrentarse a este problema, Baidu ha desarrollado una innovación que podría reducir la eliminación incorrecta de residuos electrónicos en China.

Se trata de una aplicación web llamada «Recycling Station», que han desarrollado en colaboración con el PNUD, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. ¿Pero cómo funciona exactamente?

«Escribimos un símbolo y me da la opción de escoger distintos productos que podría querer reciclar. Si decido reciclar esta nevera, esta nevera antigua, sólo tengo que seleccionar su tamaño, la fecha en la que me gustaría que vinieran a recogerla y después hacerle una foto. Ahora selecciono mi localización, lo que significa que alguien vendrá a recogerla».

Agi Veres es directora del PNUD en Pekín.

«Es una idea muy nueva, pero podemos vislumbrar su éxito. En dos meses, se reciclaron 11.000 aparatos».

Se probó la aplicación en TCL, en la ciudad de Tianjin, uno de los principales fabricantes de electrónica, además de la empresa del norte de China líder en reciclaje.

Demi Wong es Subdirectora de TCL y ha declarado que su empresa planea reciclar anualmente 100.000 toneladas de residuos electrónicos.

«Compartimos un objetivo: crear un sistema perfecto en línea para reciclar residuos electrónicos. // Tenemos los materiales necesarios para garantizar que lo hacemos bien».

Los trabajadores, conscientes del peligro de los materiales tóxicos presentes en antiguos electrodomésticos y productos electrónicos, utilizan una máquina especial para procesar tubos de rayos catódicos (CRT en sus siglas en inglés) de antiguas televisiones.

Todo forma parte de un esquema respaldado por el Gobierno de China para reducir la cantidad de residuos electrónicos que se genera en el país. Si no se toman medidas inmediatas, en 2017 China superará a Estados Unidos como el mayor productor mundial de residuos electrónicos.

El rápido crecimiento económico del país ha llevado a altos niveles de consumo: cada vez más personas pueden permitirse televisiones de pantalla plana, ordenadores y varios móviles; a menudo cambian los modelos antiguos por los más nuevos.

Kaiser considera que comunicarse con las generaciones de jóvenes a través de su app para que piensen de forma responsable es parte de la solución.

«La app es completamente gratuita. // La app es un magnífico trabajo de tecnología. Pero creo que más que eso, es la mentalidad, el compromiso tras ella».

Se espera que esta iniciativa de alta tecnología ayude considerablemente a China a reducir su producción de residuos electrónicos. Al mismo tiempo, podría reducir el impacto en la salud de los que reciclan estos residuos ilegalmente y a proteger los sistemas de agua y el medio ambiente

Este reportaje ha sido producido por Mary Ferreira para las Naciones Unidas.

4 de febrero de 2016

La basura electrónica se ha convertido en una de las mayores fuentes de residuos del mundo. China y Estados Unidos producen un tercio de todos los desechos electrónicos del planeta. Los expertos afirman que si no se reciclan adecuadamente, los seres humanos y el medio ambiente estarán expuestos a agentes cancerígenos y gases tóxicos procedentes de productos electrónicos obsoletos que se desechan en los vertederos de todo el mundo.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS