ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

La independencia económica, camino hacia la independencia de la mujer

Enlaces relacionados

Narración

Fatima Ait Lhoussine vive en una remota aldea en los Montes Atlas de Marruecos.

Hasta hace poco, los únicos trabajos que podían desempeñar las mujeres eran las tareas domésticas y ayudar a los hombres en el campo. No podían viajar a ningún lado por su cuenta ni administrar su propio dinero.

Pero Fatima dice que ahora todo eso ha cambiado.

«Las mujeres pueden ir a comprar al ‘souk’. Podemos comprar regalos para nuestros hijos, comprarles carteras para el colegio y, si están enfermos, podemos comprarles medicinas. Y gracias a Dios, no tenemos que pedir o suplicar dinero a nuestros maridos para poder comprar los que necesitamos o queremos. Ahora somos independientes».

Todo comenzó con una simple idea: ofrecerles a las mujeres los medios para empezar sus propios negocios.

En 2006, el Gobierno de Marruecos y el Fondo Internacional de la ONU para el Desarrollo Agrícola (FIDA) establecieron un servicio de microfinanzas, parte del Proyecto de Desarrollo Rural en las Zonas Montañosas de Al-Haouz. Ahora las mujeres podían pedir suficiente dinero prestado para que cada una pudiese comprar dos ovejas.

Las mujeres se unieron para formar una cooperativa y así consolidar sus recursos y gestionar en grupo su negocio de ovejas.

Vendieron algunas de sus ovejas durante Eid al-Adha, el festival religioso más importante, y utilizaron la lana para tejer alfombras bereberes, que se venden hasta en Marrakech.

En apenas ocho años, el número de ovejas se ha multiplicado por diez, y el nuevo poder adquisitivo de las mujeres, combinado con otras actividades relacionadas con el proyecto, contribuyeron a un incremento del 60 por ciento de los ingresos familiares.

El esposo de Fatima, Hussein Ait Mansour, está muy feliz con el nuevo papel de su mujer en la familia y, al igual que otros hombres en el pueblo, ahora la acepta como su igual.

«Ahora ya no es como en los viejos tiempos. Cuando el hombre era la única fuente de ingresos teníamos que pedir dinero prestado para comprar ropa para nuestros hijos. Pero ahora todos nos beneficiamos de los ingresos de la cooperativa. Tienen sus ovejas. Tienen todo lo que necesitan. Ya no les falta de nada».

Najia Al Kharouate también es miembro de la cooperativa. Dice que trabajar juntas es una clave de su éxito.

«Unimos nuestros esfuerzos y confiamos en que podremos convertirlo en una empresa exitosa para nosotras y nuestras familias. Sin nuestros esfuerzos volveríamos a los tiempos en los que no teníamos nada».

Estas mujeres no tienen ninguna intención de volver. De hecho, están planeando llevar su negocio al siguiente nivel.

Con los ingresos de las ovejas, han comprado colmenas y olivos.

Najia recibió capacitación para aprender a producir miel y aceite de oliva y luego enseñó a las demás. Ahora venden sus productos en el mercado.

Ahora están preparadas para el que podría ser el paso más importante hasta ahora. En unas semanas empezarán las clases de alfabetización, no sólo para ayudarles a expandir sus metas empresariales sino también, dicen, para sembrar el camino para otras mujeres en la región que quieran dirigir sus propios destinos.

Este proyecto es un ejemplo exitoso de cómo el desarrollo económico puede llevar la igualdad de género a comunidades formadas por mujeres como Fatima.

Este reportaje fue producido por Sam Cole para Naciones Unidas.

 

29 de enero de 2016

En una región donde las mujeres siguen pasando apuros para eliminar la desigualdad de género, el caso de Marruecos llama la atención. En los últimos diez años ha promulgado leyes para eliminar la discriminación contra las mujeres y garantizar la igualdad de género. ¿Pero cómo funcionan esas leyes en remotas áreas rurales? Puede ser tan simple como comprar dos ovejas.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS