ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

La lucha por la tierra de las mujeres indígenas en Tailandia

Enlaces relacionados

Narración

No-Aeri y su pueblo, los Karen, son uno de los veinte pueblos indígenas conocidos como «las tribus de las colinas», que habitan en remotos poblados de las tierras altas del norte y del oeste de Tailandia.

No-Aeri, que lidera a nivel nacional la Red de Mujeres Indígenas de Tailandia, viaja hoy a la ciudad para reunirse con otras líderes indígenas. // El futuro mismo de sus pueblos puede estar en juego.

«Lo que queremos no es dinero, sino tierra en la que podamos vivir y que podamos usar. Pase lo que pase, incluso si nos arrestan, queremos justicia.»

Luchan por la justicia para acceder a las tierras en las que han vivido siempre sus pueblos y para preservar su modo de vida tradicional para las generaciones venideras.

«Es la tierra en la que nuestros ancestros trabajaron y vivieron durante más de trescientos años.»

Con una población de 1,3 millones de habitantes, las tribus de las colinas, que migraron desde China hace mucho tiempo, se cuentan entre las más pobres del país.

«Cuando comenzó el Parque Nacional, nuestra vida cambió completamente.»

En un intento por proteger el medio ambiente, las autoridades tailandesas han recalificado una gran cantidad de terreno forestal como parques nacionales y bosque protegido.

Eso los hace de acceso restringido para los pueblos indígenas.

Nos lo explica Sermyot Sommun, director regional de la Oficina del Gobierno para los Bosques.

«En el Departamento de Bosques se nos plantea este desafío: cómo permitir que estos pueblos vivan en los bosques sin destruirlos.»

Así, el gobierno adoptó en 2010 una resolución del Gabinete a fin de suspender los arrestos indiscriminados de comunidades indígenas en áreas forestales y de crear comités para delimitar las tierras forestales de las áreas cultivables y residenciales.

Pero la resolución no ha sido aplicada en su totalidad.

Eso preocupa a familias y comunidades como las de No-Aeri: no tienen suficiente tierra para mantenerlos a todos, la próxima generación irá emigrando poco a poco y su modo de vida tradicional se extinguirá.

«¡Del todo, se perderá para siempre! Si tenemos que emigrar a la ciudad para trabajar o estudiar, ¡nuestra cultura desaparecerá sin más!.»

Para No-Aeri, eso puede ser problemático especialmente para las mujeres que dejen su tierra y su comunidad.

«Las mujeres se pueden convertir en víctimas de la trata de personas. // En Tailandia, es fácil que las mujeres sean vendidas.»

«Cuando se las enajena de la tierra o se las obliga a abandonarla por diferentes razones, las mujeres indígenas pueden no contar con recursos para encontrar una ocupación alternativa.»

Roberta Clarke es la directora general de ONU-Mujeres para Asia y el Pacífico.

«Asegurar que las mujeres tengan acceso a la tierra es un tema de enorme importancia.»

A día de hoy, la lucha continúa. No-Aeri y otras valientes líderes de diferentes tribus de las colinas se reúnen en la ciudad de Chiangmai para idear una estrategia que les permita asegurar sus derechos de propiedad de la tierra y su subsistencia en el futuro.

«Queremos un sistema que sea justo con los pueblos tribales, y necesitamos que nuestros hogares estén seguros para poder continuar con nuestro modo de vida.»

Informe preparado por Gill Fickling para las Naciones Unidas.

 

15 de julio de 2014

En Tailandia, el Gobierno afronta un problema, prevervar a los pueblos indígenas al mismo tiempo que debe conservar los bosques. Los primeros reclaman tierras para cultivar, lo que lleva a la tala de grandes áreas forestales. Las mujeres indígenas se han unido para cuidar de su cultura.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS