ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

China reduce su huella de carbono

Enlaces relacionados

Narración

China – el país más poblado en el mundo – está determinado a revertir sus niveles de contaminación en las grandes ciudades incrementando su superficie forestal.

Durante décadas, muchos de los bosques de China en las regiones montañosas han ido desapareciendo.

La gente que vive en las montañas dependía de los bosques para la madera con la que construir sus casas y como fuente de combustible.

Pero para aldeanos como Guo Shuhua, que vive en el norte de China, el bosque es mucho más que eso. La familia vive de sus ovejas y los bosques proporcionan buenos pastos para alimentarlos.

Ahora Guo está tratando de resucitar y proteger el bosque.

«Planto nuevos árboles, para que esta región sea más bella. Los bosques ayudan a limpiar el aire, reducir el smog y mejorar todo el medio ambiente.»

Guo es uno de los aldeanos que se dedican a la restauración forestal en el condado de Miyun, a dos horas de la ciudad de Beijing. La idea es plantar todos los árboles posibles para absorber el exceso de dióxido de carbono que es liberado a la atmósfera, y así mejorar la calidad del aire.

Esta iniciativa está liderada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, en colaboración con el gobierno de China.

«El medio ambiente en China afronta un gran desafío. Especialmente en Beijing tenemos todavía bastantes áreas forestales, pero para una ciudad de 20 millones de habitantes, necesitamos más.»

«Como todos sabemos, la contaminación en China supone un enorme problema. Hay ciertas cosas que el gobierno debe hacer, pero también ciertas cosas a las que deben adaptarse los ciudadanos en la manera en que afrontan la vida cotidiana.»

La contaminación de las ciudades es un problema mundial. Reducir los niveles de polución mediante la conservación de los bosques es una prioridad en muchos países.

Otra iniciativa del gobierno chino es limitar el número de autos en las carreteras del país. La nueva norma establece que los vehículos con matrículas que acaban en un número determinado tienen prohibida la circulación en las ciudades durante ciertos días de la semana.

El gobierno también ha creado una herramienta única para ayudar a que la gente pueda hacer un seguimiento de su propia huella de carbono, consecuencia de sus actividades diarias.

«Esto es una calculadora de carbono, que puede calcular nuestra emisión diaria de dióxido de carbono. Digamos que está manejando y que la distancia cubierta son 20.000 kilómetros. Eso quiere decir que el carbono emitido equivale aproximadamente a 4.500 kilogramos. Al apretar este convertidor verde aquí, nos dice que debemos plantar 12 árboles para absorber esa cantidad de dióxido de carbono.»

De vuelta en la aldea de Guo, impera una especie de orgullo entre los residentes involucrados en la importante tarea de cuidar de los árboles y plantar nuevos.

«Este trabajo me ha cambiado mucho. No sólo me ayuda a ganar dinero, sino también me ayuda a aprender cosas nuevas.»

Guo y sus vecinos están comprometidos con proteger el medio ambiente replantando los bosques, de árbol en árbol.

Este reportaje fue producido por Mary Ferreira para Naciones Unidas.

24 de marzo de 2016

En China, la mayor contaminación en las ciudades se está convirtiendo en un problema cada vez mayor. El Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) ha lanzado un proyecto en colaboración con el gobierno de China para capturar el exceso de dióxido de carbono mediante la recuperación de los bosques en el condado de Miyun.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS