Cambio climático

Cambio climático2018-09-05T11:28:57+00:00

Abordar el cambio climático

El Objetivo 13 exige medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus repercusiones. Está intrínsecamente relacionado con los otros 16 Objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Para abordar el cambio climático, los países adoptaron el Acuerdo de París para limitar el incremento de la temperatura media mundial a un nivel claramente inferior a los 2 °C. Obtenga más información sobre el Objetivo 13.

Por qué tenemos que adoptar medidas

El cambio climático afecta, en la actualidad, a todos los países en todos continentes. Tiene un impacto negativo en la economía y la vida de las personas, las comunidades y los países. En el futuro, las consecuencias serán todavía peores.

Las personas viven en su propia piel las consecuencias del cambio climático, que incluyen cambios en los patrones del tiempo, el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos más extremos. Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por las actividades humanas hacen que esta amenaza aumente. De hecho, las emisiones nunca habían sido tan altas. Si no actuamos, la temperatura media de la superficie del mundo podría aumentar unos 3 grados centígrados este siglo y en algunas zonas del planeta podría ser todavía peor. Las personas más pobres y vulnerables serán los más perjudicados.

Una carrera que podemos ganar

Tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países puedan tener una actividad económica más sostenible y más respetuosa con el medio ambiente.

El cambio de actitudes se acelera a medida que más personas están recurriendo a la energía renovable y a otras soluciones para reducir las emisiones. Pero el cambio climático es un reto global que no respeta las fronteras nacionales. Las emisiones en un punto del planeta afectan a otros lugares lejanos. Es un problema que requiere que la comunidad internacional trabaje de forma coordinada y precisa para que los países en desarrollo avancen hacia una economía baja en carbono. Los países están trabajando para adoptar un acuerdo global en París este mes de diciembre con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

Para abordar el cambio climático, los países aprobaron el Acuerdo de París en la COP21 en París en diciembre de 2015. Entró en vigencia menos de un año después. Los países acordaron trabajar para reducir el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C y, dados los graves riesgos, esforzarse por alcanzar los 1,5°C.

La implementación del Acuerdo de París es esencial para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y sirve de hoja de ruta para acciones climáticas que reducirán las emisiones y crearán resiliencia climática.

Acuerdo de París sobre cambio climático

El histórico Acuerdo de París ofrece una oportunidad para que los países fortalezcan la respuesta a la amenaza del cambio climático al mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 2 ºC y, teniendo en cuenta los graves riesgos que entraña, en esforzarse por lograr que no sea superior a 1,5 ºC. El Acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.

La ONU sigue alentando a todas las partes interesadas a tomar medidas para reducir los impactos del cambio climático.

Países que han firmado el Acuerdo de París

La COP23: Bonn, 2017

La Conferencia sobre el Cambio Climático de 2017 tiene lugar en Bonn, Alemania, del 6 al 18 de noviembre. Los líderes de los gobiernos nacionales, las ciudades, los estados, las empresas, los inversores, las ONGs y la sociedad civil se reúnen para acelerar el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Lea más sobre la COP23

La COP22: Marrakech, 2016

La 22ª sesión de la Conferencia de las Partes (COP22) a la CMNUCC tuvo lugar en Marrakech, Marruecos. Durante la COP22, las Partes comenzaron los preparativos para la entrada en vigor del Acuerdo de París y para alentar acciones para implementar el acuerdo que abordará el cambio climático.

Lea más sobre la COP22

Reunión de alto nivel hacia la entrada en vigor: 21 de septiembre de 2016

El Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon convocó un “reunión de alto nivel sobre la entrada en vigor del Acuerdo de París sobre el cambio climático” el 21 de septiembre en la sede de la ONU en Nueva York, para brindar la oportunidad a otros países de comprometerse públicamente para unirse al Acuerdo de París antes de finales de 2016.

Resumen de la reunión de alto nivel para la entrada en vigor

Lea más sobre la reunión

Ceremonia de firma del Acuerdo de París el 22 de abril de 2016

El Acuerdo de París fue adoptado por las 196 Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en la COP21 en París París el 12 de diciembre de 2015. En el acuerdo, todos los países acordaron trabajar para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de 2 grados Celsius, y los graves riesgos, esforzarse por 1.5 grados Celsius. La implementación del Acuerdo de París es esencial para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y proporciona una hoja de ruta para las acciones climáticas que reducirán las emisiones y aumentarán la resiliencia climática.

Recapitulación de la COP21

El Acuerdo de París: preguntas frecuentes

El Acuerdo establece una vía para avanzar hacia la limitación del aumento de la temperatura a menos de 2 °C, quizá incluso a 1,5 °C, y contempla un mecanismo para incrementar el grado de ambición de las aspiraciones al respecto. El Acuerdo de París constituye un acuerdo ambicioso, dinámico y universal que abarca a todos los países y todo tipo de emisiones y está diseñado para perdurar. Se trata de un acuerdo de proporciones monumentales que consolida la cooperación internacional en materia de cambio climático y establece una vía de avance. Asimismo, transmite el mensaje firme a los mercados de que ha llegado el momento de invertir en una economía de bajas emisiones y contempla un marco de transparencia orientado a fomentar la confianza mutua. El Acuerdo constituirá un instrumento importante de movilización del apoyo tecnológico y financiero y de creación de capacidad para los países en desarrollo. También contribuirá a redoblar los esfuerzos realizados a escala mundial para afrontar y reducir al mínimo las pérdidas y los perjuicios derivados del cambio climático. París ha sido un comienzo: ahora toca aplicar el Acuerdo. No obstante, hemos dado un gigantesco paso adelante. La aprobación del Acuerdo transmite al mundo el mensaje de que los países están seriamente decididos a hacer frente al cambio climático. El hecho de que las 196 Partes de la Convención hayan alcanzado este acuerdo constituye un triunfo extraordinario.
Sí. No cabe duda de que el mundo saldrá considerablemente beneficiado de este Acuerdo, que nos ayudará a avanzar hacia un futuro más sostenible. Se trata de un acuerdo ambicioso que nos dota de todas las herramientas necesarias para hacer frente al cambio climático, reducir las emisiones y adaptarnos a los efectos de dicho fenómeno. Su aplicación constituirá la prueba definitiva.
El Acuerdo exige a todos los países que adopten medidas, a la vez que reconoce la diversidad de sus situaciones y circunstancias. En virtud del Acuerdo, los países asumen la responsabilidad de adoptar medidas tanto de mitigación como de adaptación. Los países presentaron oficialmente sus propias medidas de lucha contra el cambio climático establecidas a escala nacional. Asimismo, tienen la obligación de aplicar estos planes, lo que, en tal caso, contribuirá al descenso de la curva de aumento previsto de la temperatura mundial. El Acuerdo no solo formaliza el proceso de elaboración de planes nacionales, sino que también establece el requisito vinculante de evaluar y examinar los avances logrados en la ejecución de aquellos. Este mecanismo exigirá que los países renueven y fortalezcan continuamente sus compromisos, además de garantizar que no se produzcan retrocesos. El Acuerdo supone también una señal de aviso por parte de los gobiernos que indica su disposición a aplicar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Los países tienen razones sobradas para cumplir las disposiciones del Acuerdo, y la aplicación de este redunda en su propio interés, en términos no solo de lograr los beneficios derivados de adoptar medidas de lucha contra el cambio climático, sino también de demostrar su solidaridad mundial.

La aplicación comienza mañana. Con el fin de empezar a ejecutar los planes de lucha contra el cambio climático después de 2020, los países tendrán que movilizar recursos, incluidos los 100.000 millones de dólares prometidos por los países desarrollados, y realizar inversiones orientadas a la reducción de las emisiones de carbono. Los países acordaron en París la adopción de medidas firmes para promover las iniciativas de lucha contra el cambio climático, aumentar la financiación e iniciar la ejecución de sus planes al respecto, y tendrán la oportunidad de actualizar esos planes en el marco de un examen colectivo en 2018. Es preciso que integremos las medidas de lucha contra el cambio climático en las iniciativas orientadas a la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, dado que las medidas aplicadas en el primer ámbito son necesarias y vitales en el segundo.
El Acuerdo de París constituye un instrumento jurídico que guiará el proceso de lucha contra el cambio climático de manera universal y que está formado por una combinación mixta de disposiciones tanto no vinculantes como jurídicamente vinculantes. El Acuerdo se compone de un acuerdo principal que regulará el proceso internacional y será vinculante para las partes, si bien existen elementos que no forman parte de dicho acuerdo jurídicamente vinculante. Tales elementos, como las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional, por ejemplo, podrán ser vinculantes en el plano nacional.
Sí. El principio de responsabilidad común pero diferenciada está reflejado en el Acuerdo. Se impone un deber claro a las partes de adoptar medidas de lucha contra el cambio climático, de conformidad con este principio y sus respectivas capacidades y en función de las diferentes circunstancias nacionales.
El Acuerdo de París nos ayuda a evitar el estancamiento en un nivel de ambición que haría improbable el logro del objetivo de mantener el aumento de temperatura por debajo de los 2 °C. En 2018, los países tendrán la oportunidad de contrastar su esfuerzo colectivo con los objetivos mundiales antes de presentar oficialmente sus contribuciones nacionales al nuevo acuerdo. Este ejercicio se repetirá cada cinco años. Tenemos un acuerdo y tenemos ahora una oportunidad de alcanzar nuestro objetivo. No podríamos decir esto sin la existencia de un acuerdo. El Acuerdo de París nos situará en el camino al logro del objetivo de los 2 °C o menos. No esperábamos marcharnos de París con compromisos de alcanzar ese objetivo, sino más bien con un proceso que nos llevara a él. Y eso es lo que nos ha proporcionado el Acuerdo. El hecho de que 188 países, responsables de casi el 100% de las emisiones mundiales, presentaran sus contribuciones previstas determinadas a nivel nacional resulta muy alentador y pone de manifiesto que los países consideran la cita de París como el primer hito dentro de un proceso y están plenamente comprometidos a avanzar en la dirección correcta.
La existencia de un acuerdo sobre el clima sólido y respaldado por la aplicación de medidas sobre el terreno nos ayudará a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para erradicar la pobreza y construir economías más sólidas y sociedades más seguras, saludables y habitables en todo el mundo. De los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, 12 se refieren directamente a la acción en la esfera del cambio climático, además del objetivo propiamente centrado en este fenómeno. La Conferencia de París irá acompañada del anuncio de nuevas medidas de lucha contra el cambio climático que demostrarán el modo en que tanto la sociedad civil como el sector privado están avanzando para abordar esta cuestión. La Agenda de Acción Lima-París, que generó cientos de iniciativas y compromisos nuevos, ha dejado patente que las medidas necesarias para hacer frente al cambio climático son las mismas que las de la agenda de desarrollo sostenible.
La temperatura del planeta había aumentado anteriormente, pero nunca así de rápido, y ello se debe a la actividad humana. Por ejemplo, los cambios que viene experimentando el Ártico desde hace seis años y en la actualidad son alarmantes. Si actuamos ahora, podremos limitar el aumento de la temperatura mundial a menos de 2 °C. Por el bien de todos, es preciso que todos los países y sectores de la sociedad adopten medidas ya. Se trata de un objetivo factible. Hacer frente al cambio climático en este momento es una decisión acertada en términos económicos. Cuanto más nos demoremos, mayor será el precio que paguemos. Actuando ahora, podremos promover el crecimiento económico, erradicar la pobreza extrema y mejorar la salud y el bienestar de las personas.

Noticias relacionadas

Leer más artículos

Vídeos relacionados

Leer más artículos