Artículos de prensa y artículos de opinión

Alerta global

Desde el COVID-19 hasta la disrupción climática, desde la injusticia racial hasta las crecientes desigualdades, somos un mundo en crisis.

Pero también somos una comunidad internacional con una visión perdurable, plasmada en la Carta de las Naciones Unidas, que este año celebra su 75º aniversario. Esa visión de un futuro mejor —basada en los valores de la igualdad, el respeto mutuo y la cooperación internacional— nos ha ayudado a evitar una Tercera Guerra Mundial que habría tenido catastróficas consecuencias para la vida en nuestro planeta. 

La pandemia expone y explota desigualdades de todo tipo, incluida la de género

En un artículo de opinión que se publicó en diversos diarios de todo el mundo, el Secretario General de la ONU, António Guterres, advierte que la pandemia de COVID-19 no es solo un desafío para los sistemas sanitarios mundiales, sino que también lo es para nuestro compromiso con la igualdad y la dignidad humana. En este artículo, el Secretario enfatiza que debemos poner en primer plano los intereses y derechos de las mujeres para construir comunidades y sociedades más equitativas que nos beneficien a todos.
 

COVID-19: Lo superaremos juntos

El coronavirus (COVID-19) está trastornando nuestro entorno. Sé que muchas personas están nerviosas, preocupadas y confusas. Es completamente natural.

La disparidad de poder entre los géneros

La desigualdad de género es la gran injusticia de nuestra época y el mayor desafío al que nos enfrentamos en materia de derechos humanos. Aun así, la igualdad entre los géneros ofrece soluciones a algunos de los problemas más intratables de nuestros tiempos.

Estamos muy lejos del progreso hacia el desarrollo sostenible

Alrededor del mundo, la gente está saliendo a las calles para protestar el encarecimiento de la vida y las injusticias, ya sean reales o percibidas. Creen que la economía, tal como está planteada, no les favorece y, en algunos casos, tienen razón. El singular enfoque en el crecimiento, sin importar su verdadero costo y sus consecuencias, está dando lugar a una catástrofe climática, a la pérdida de confianza en las instituciones y a la falta de fe en el futuro.

La lucha contra el cambio climático: un movimiento imparable

En la víspera de la Cumbre sobre la Acción Climática de las Naciones Unidas, celebrada en septiembre, millones de jóvenes se movilizaron y transmitieron el siguiente mensaje a los dirigentes del mundo: “Nos están fallando”. 
 
Tienen razón.

El discurso del odio, incendio arrasador

En todo el mundo marcha el odio.
 
Por doquier, una amenazante oleada de intolerancia y de violencia impulsada por el odio se cierne contra los fieles de muchas religiones. Ciertos incidentes atroces están cobrando una lamentable e inquietante frecuencia.

Combatir con urgencia el cambio climático: algo que podemos —y debemos— hacer

“Salvemos Tuvalu; salvemos el mundo”.
Este es el clamor que escuché en mi reciente visita a Tuvalu, una de las paradas que hice en mi viaje por el Pacífico para conocer la primera línea de la emergencia climática mundial.

Me desplacé hasta allí para mostrar solidaridad con quienes sufren los peores efectos del cambio climático y llamar la atención sobre las innovadoras medidas que se están tomando en la región para mitigarlos.