Capítulo II: A. Promoción del crecimiento económico sostenido y el desarrollo sostenible

Clase dirigida por el programa "Paz a través de la alfabetización de adultos" en Gao, Malí. El centro opera con el apoyo de la misión de la ONU (MINUSMA). Foto: ONU/Harandane Dicko

 

La aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible un logro sin precedentes

La aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible representa un logro sin precedentes en cuanto a los objetivos establecidos para la comunidad internacional. Introduce un nuevo paradigma hacia un ideal amplio e integrado del desarrollo sostenible inclusivo, aplicable a todas las personas de todos los países, fundamentado explícitamente en los derechos humanos. A fin de asegurar que las acciones se corresponden con este ideal, hay que hacer más para incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los planes y estrategias nacionales, estableciendo bases de referencia y creando capacidades estadísticas eficaces.
 
Estoy comprometido a asegurar que el éxito de la Agenda se mide con arreglo al criterio de un mayor bienestar y mejores perspectivas para los más pobres, los más excluidos y los más vulnerables de la sociedad. Los países y las partes interesadas confirman que el compromiso central de la Agenda —no dejar a nadie atrás— debe sustentar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las Naciones Unidas han emprendido acciones intersectoriales para ayudar a los agentes nacionales a cumplir este compromiso mediante el apoyo a leyes, políticas y programas y la ratificación de tratados internacionales. Entre ellas hay medidas para erradicar la pobreza, combatir la discriminación y defender la igualdad para todos.
 
No dejar a nadie atrás fue el tema del Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible de 2016, que sirve de plataforma para centralizar el seguimiento y el examen de la Agenda 2030. En una clara señal de su compromiso y del carácter universal de la Agenda, los países de todas las regiones y niveles de desarrollo están definiendo sus prioridades y enfoques para incluir los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus planes y estrategias de desarrollo. Casi un tercio de los Estados Miembros de la Organización se ha ofrecido a informar sobre los progresos realizados en la implementación de la Agenda 2030.
 
Los países afrontan los siguientes problemas, los cuales varían enormemente de una región a otra y por otros factores:
  • Pobreza y desigualdad persistentes;
  • Fragilidad económica;
  • Desempleo, especialmente entre los jóvenes;
  • Modelos insostenibles de producción y consumo;
  • Uso insostenible de los recursos naturales;
  • Efectos de los conflictos actuales y consecuencias que persisten después de los conflictos;
  • Vulnerabilidad ante los desastres y las consecuencias de desastres recientes;
  • Cambio climático;
  • Falta de recursos;
  • Carencias institucionales: deficiencias en el estado de derecho, evasión de impuestos y corrupción;
  • Espacio limitado para la sociedad civil.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible están dirigidos a la totalidad de la sociedad

Para afrontar esos desafíos, la implementación eficaz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible depende de las medidas nacionales y de forjar alianzas multilaterales con los Gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, fortalecer la colaboración entre las entidades nacionales y locales y promover la inclusión en los procesos de adopción de decisiones. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ofrecen una nueva oportunidad para manifestar el compromiso de servir a las personas y desarrollar la confianza en los dirigentes políticos. Se necesita la contribución clave de los expertos, los científicos en particular. La ciencia es fundamental para comprender y determinar las sinergias entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y sus ventajas y desventajas, por eso un grupo independiente de científicos ha comenzado a preparar el Informe mundial sobre el desarrollo sostenible para el foro político de alto nivel de 2019. Las Naciones Unidas también están recabando la opinión de los expertos sobre cómo avanzar en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y aprovechar su carácter integral. 

La cooperación en la aplicación de la Agenda 2030 se abre paso por todo el sistema de las Naciones Unidas. El foro de alianzas del Consejo Económico y Social es un espacio fundamental para compartir las perspectivas y contribuciones de todos los asociados, mientras que la Nueva Agenda Urbana aprobada en Hábitat III en octubre de 2016 trata la forma en que las ciudades se planifican, financian, gobiernan y gestionan. La Conferencia sobre los Océanos de 2017 reunió a las personas para formular soluciones tangibles en ámbitos como la contaminación marina, el cambio climático, la acidificación de los océanos y la gobernanza oceánica. Además, será muy importante que los países desarrollados cumplan sus compromisos de asistencia oficial para el desarrollo (AOD) y de financiación climática.

El desafío del cambio climático 

El cambio climático es innegable; la ciencia está fuera de toda duda  y la influencia humana es evidente

El cambio climático es una megatendencia global, que tiene un efecto multiplicador sobre la desertificación, los desplazamientos, los desastres relacionados con el clima y la escasez de agua y ejerce presión sobre otros recursos naturales. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático lo ha demostrado en una serie de informes exhaustivos y serios: la climatología lo ha planteado claramente y la influencia humana es evidente. Estoy intensificando el compromiso político de alto nivel dirigido a limitar el aumento de la temperatura muy por debajo de 2ºC y lo más cerca posible de 1,5ºC. Estoy movilizando el sistema de desarrollo de las Naciones Unidas en apoyo de los Estados Miembros a medida que emprenden acciones relacionadas con el clima, consiguiendo recursos destinados a la ejecución de planes de acción nacionales sobre el clima y reforzando las alianzas mediante la cooperación Norte-Sur, Sur-Sur y triangular. También tengo la intención de convocar en 2019 una cumbre sobre el clima dedicada a recabar apoyo político.

Progresos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 

Pese a que la tasa de pobreza mundial se ha reducido a la mitad desde 2000, es necesario intensificar los esfuerzos destinados a aumentar los ingresos, aliviar el sufrimiento e incrementar la resiliencia de las personas que aún viven en la pobreza extrema, en particular en África Subsahariana. Si bien ha disminuido la proporción de la humanidad que vive en la pobreza, unos 700 millones de personas siguen viviendo en condiciones extremas, y el progreso no ha conllevado una disminución de la desigualdad. La pobreza como porcentaje de la población persiste en los países menos adelantados, aunque el mayor número de personas atrapadas en la pobreza vive en países de ingresos medianos. 

Dado que la paridad del poder adquisitivo es variable, nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza en todo el mundo exigen una atención especial a todos los niveles, desde los países menos adelantados a los de ingresos medianos. Sin embargo, si se mantiene la trayectoria del crecimiento económico actual, casi el 35% de la población de los países menos adelantados podría seguir viviendo en la pobreza extrema en 2030.

Una de las claves para crear empleos decentes y reducir la pobreza será promover la transformación estructural hacia actividades más productivas y ecológicas. Las transformaciones estructurales pueden generar recursos que se destinen a una protección social concebida para ayudar a las personas que no pueden escapar de la pobreza por sus propios medios. Es crucial contar con una fuerte implicación nacional en la agenda de desarrollo. 

Las iniciativas encaminadas a combatir el hambre y la malnutrición han avanzado considerablemente desde 2000. La proporción de personas subalimentadas en todo el mundo disminuyó del 15% registrado en el período 2000-2002 al 11% en el período 2014-2016. Sin embargo, poner fin al hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición de toda la población afectada requerirá esfuerzos continuos y dedicados, especialmente en Asia y África. Trágicamente, la hambruna amenaza hoy a cuatro Estados como consecuencia de la sequía y los conflictos.

La ayuda de los donantes ha aumentado, pero se necesita más. Un logro importante en 2016 fue el aumento en un 8,9% en términos reales de la AOD neta procedente de los países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el Comité de Asistencia para el Desarrollo, lo que representó un nuevo máximo de 142.600 millones de dólares de los Estados Unidos. El aumento de la ayuda empleada en los refugiados en los países donantes impulsó el total. Pero incluso si se deduce del cálculo el costo de los refugiados, la asistencia aumentó un 7,1%.

Datos y estadísticas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 

En 2017, la Comisión de Estadística aprobó el marco de indicadores mundiales para vigilar los progresos hacia el logro de los objetivos y metas de la Agenda 2030. El seguimiento de los progresos realizados con respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible requiere reunir una cantidad sin precedentes de datos desglosados a todos los niveles, lo que plantea un desafío importante para los sistemas estadísticos nacionales e internacionales. La comunidad estadística mundial está trabajando para modernizar y fortalecer los sistemas estadísticos a fin de abordar todos los aspectos de la producción y el uso de datos sobre el desarrollo sostenible. 

Con este fin, el Primer Foro Mundial de Datos de las Naciones Unidas, celebrado en Sudáfrica en enero de 2017, reunió a los principales interesados para discutir las innovaciones en materia de creación de capacidad. Además, el Grupo de Alto Nivel de Colaboración, Coordinación y Fomento de la Capacidad elaboró el Plan de Acción Mundial de Ciudad del Cabo para los Datos sobre el Desarrollo Sostenible, que proporciona un marco en el que abordar las necesidades de capacidad de los sistemas nacionales de estadística y soluciones innovadoras para implementar la Agenda 2030 en su totalidad.

En febrero de 2017, la Asamblea General aprobó las recomendaciones del grupo de trabajo intergubernamental de expertos de composición abierta sobre los indicadores y la terminología relacionados con la reducción del riesgo de desastres (resolución 71/276) para medir los progresos en relación con las metas mundiales del Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030. Por consiguiente, ahora es posible hacer un seguimiento simultáneo y coherente de las metas relativas a los desastres de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y del Marco de Sendái, lo cual reducirá la carga que supone para los países informar al respecto.

Las estadísticas de género desempeñarán un papel esencial en el seguimiento de los progresos en cuanto a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las Naciones Unidas están trabajando en colaboración con otros agentes mundiales, regionales y nacionales (incluidas las oficinas nacionales de estadística) para lograr una mayor disponibilidad y utilización de las estadísticas de género a fin de apoyar la aplicación acelerada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y lograr resultados transformadores para las mujeres y las niñas.

Medios de implementación 

La ambiciosa y compleja Agenda 2030 solo puede llevarse a la práctica si los países cuentan con los medios para alcanzar los objetivos. La Agenda de Acción de Addis Abeba sobre la financiación para el desarrollo determina formas de liberar los recursos y las inversiones necesarios. En su primer informe sustantivo, el Equipo de Tareas Interinstitucional sobre la Financiación para el Desarrollo llegó a la conclusión de que la actual trayectoria del crecimiento mundial no llevará a erradicar la pobreza extrema para 2030. Sin embargo, determinó que las medidas nacionales y la cooperación internacional podrían contribuir a modificar la trayectoria mundial y ayudar a los países a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una labor importante del Equipo de Tareas en 2016-2017 fue la creación de un catálogo completo de progresos en más de 300 compromisos y medidas acordados por los Estados Miembros.

La financiación necesaria para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible se estima que será del orden de billones de dólares anuales. La reorientación de las corrientes de capital puede incluir iniciativas para atraer, conseguir y multiplicar inversiones de todo tipo, públicas y privadas, nacionales y mundiales. No obstante, teóricamente hay suficientes ahorros en la economía mundial como para impulsar esta transformación, y los beneficios revertirán en los inversores.

El fortalecimiento de la capacidad de los países en desarrollo para formular sistemas fiscales más efectivos y eficientes es un elemento fundamental en la implementación de la Agenda 2030. El Comité de Expertos sobre Cooperación Internacional en Cuestiones de Tributación ha estado trabajando en una serie de productos, incluidas la capacitación y la asistencia en los países para ayudarles a asegurar la debida tributación y en particular a combatir la evasión fiscal. En otra iniciativa, las Naciones Unidas, la OCDE, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han puesto en marcha conjuntamente una nueva Plataforma de Colaboración en materia Tributaria.

El objetivo de una mayor cooperación para el desarrollo es ofrecer medios adecuados y previsibles a los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los países sin litoral y los pequeños países insulares en desarrollo, para que implementen programas y políticas encaminados a poner fin a todas las dimensiones de la pobreza. El Foro sobre Cooperación para el Desarrollo, plataforma inclusiva de múltiples interesados, es el lugar principal donde debatir sobre las iniciativas para mejorar la calidad, los efectos y la eficacia de la cooperación para el desarrollo. La utilizan los asociados del Sur para compartir experiencias, buenas prácticas, soluciones y problemas entre sí y con una variedad de interlocutores. En ese contexto, el Gobierno de la Argentina, en colaboración con las Naciones Unidas, organizará un simposio de alto nivel sobre cooperación Sur-Sur y cooperación triangular para el desarrollo que se celebrará en Buenos Aires en septiembre de 2017. 

Fortalecimiento de la implementación 

El desafío reside ahora en la implementación coordinada y coherente por los Estados Miembros, las organizaciones no gubernamentales y los asociados en todo el sistema de las Naciones Unidas

La Agenda 2030 ofrece un ideal del desarrollo; el desafío reside ahora en la implementación. Es muy importante recabar apoyo financiero y no financiero adecuado, asegurar la eficacia de las alianzas entre múltiples interesados y centrarse en exclusiva en lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La Asamblea General me pidió que preparara propuestas concretas, y mi visión incluye planificar para obtener resultados colectivos, vinculando las funciones con la financiación. Los Estados Miembros han reafirmado que los Objetivos de Desarrollo Sostenible se complementan con la paz y la seguridad y los derechos humanos, así como con las esferas de trabajo de la agenda para el sostenimiento de la paz, todos ellos elementos que se refuerzan mutuamente.

Dimensiones regionales 

Ocurre cada vez con más frecuencia que agrupaciones regionales y subregionales de países determinan soluciones a sus problemas comunes de desarrollo, mientras que se pide a las instituciones regionales que trabajen colectivamente con los Estados Miembros en la elaboración de estrategias y enfoques regionales, no solo sobre cuestiones transfronterizas sino también sobre cuestiones más tradicionales de desarrollo económico, social y ambientalmente racional.

En 2017, las comisiones regionales colaboraron con los Estados Miembros para adoptar, armonizar e integrar la Agenda 2030 en sus marcos de desarrollo nacionales y organizaron un foro regional para el desarrollo sostenible que servirá de base al foro político de alto nivel.

Países en situaciones especiales 

Cada país afronta desafíos específicos, y los países más vulnerables merecen especial atención. Las Naciones Unidas siguen apoyando la implementación y el seguimiento del Programa de Acción de Estambul (países menos adelantados), el Programa de Acción de Viena (países en desarrollo sin litoral) y la Trayectoria de Samoa (pequeños Estados insulares en desarrollo), así como la Agenda 2030 y la Agenda de Acción de Addis Abeba. Las Naciones Unidas también han desempeñado un papel importante en el establecimiento del Banco de Tecnología para los Países Menos Adelantados; el reto es ahora poner el Banco en pleno funcionamiento con el fin de cumplir la meta 17.8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Haití

Las Naciones Unidas, en una iniciativa que cuenta con el beneplácito de los Estados Miembros, han puesto en marcha un nuevo enfoque para la crisis del cólera en Haití (véase A/71/620), que consta de dos tareas. La primera tarea se centra en intensificar los esfuerzos para mejorar los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento, mientras que la segunda es proporcionar un paquete de asistencia material y apoyo a los haitianos más directamente afectados por el cólera. Mi Enviada Especial para Haití está guiando la implementación, que ya está en marcha; no obstante, obtener financiación suficiente para apoyar el nuevo enfoque sigue siendo un problema clave.

Efectos de la delincuencia en el desarrollo 

La delincuencia sigue alterando los resultados del crecimiento y el desarrollo, así como las perspectivas de paz y seguridad de los países de todos los niveles de ingresos. En el contexto de la financiación sostenible para el desarrollo en consonancia con la Agenda de Acción de Addis Abeba, las Naciones Unidas han intensificado su enfoque estratégico, en el que la prevención del delito se considera un determinante fundamental del desarrollo sostenible. Esto incluye crear capacidad en los Estados Miembros para combatir las corrientes financieras ilícitas, prevenir la corrupción y reforzar las iniciativas de lucha contra el blanqueo de dinero. 

Desastres naturales 

En el último decenio, las pérdidas económicas derivadas de los desastres naturales han ascendido a casi 1,4 billones de dólares, lo cual ha dificultado el crecimiento económico y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La inversión en comunidades resilientes e infraestructuras verdes para escuelas, hospitales, carreteras, puentes, agua y saneamiento, energía, sistemas de transporte y vivienda es un imperativo más ineludible que nunca, como lo es la inversión en mecanismos eficaces de alerta temprana de peligros múltiples. Este es un aspecto importante de mi agenda de reforma orientada a la prevención.

Bosques 

La atención mundial desde 1992 se ha centrado en reducir la deforestación y la degradación forestal. No obstante, en una decisión pionera adoptada en enero de 2017, el Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques estableció la meta de aumentar la superficie forestal mundial en un 3% para 2030. El plan estratégico de las Naciones Unidas para los bosques 2017-2030 (resolución 71/285 de la Asamblea General) sirve de marco de acción mundial a todos los niveles para la gestión sostenible de todos los tipos de bosques y de árboles fuera de los bosques, y para poner fin a la deforestación y la degradación. Contiene un conjunto de seis objetivos forestales mundiales y 26 metas conexas que deberán alcanzarse para 2030, todos los cuales son voluntarios. Los objetivos y metas forestales mundiales apoyan los objetivos del acuerdo internacional sobre los bosques y tienen por objeto contribuir al progreso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y otros compromisos internacionales relacionados con los bosques. 

La delincuencia afecta a todos los aspectos del desarrollo y la gestión forestal no es una excepción. La labor de las Naciones Unidas dedicada a combatir los delitos relacionados con la flora y fauna silvestres y los bosques se centra no solo en fortalecer la capacidad policial, de justicia penal y legislativa de los Estados Miembros, sino también en mejorar los medios de subsistencia de las poblaciones rurales vulnerables, como las comunidades locales que dependen de los recursos naturales y los servicios de los ecosistemas.

Empoderamiento de los grupos sociales vulnerables 

La Agenda 2030, con su compromiso central de garantizar la dignidad de todos, reconoce los riesgos mundiales contemporáneos de la desigualdad, discriminación y xenofobia crecientes y las formas conexas de intolerancia. También reconoce que es necesario empoderar a las personas vulnerables, incluidas las mujeres, los niños, los jóvenes, las personas con discapacidad, las personas que viven con el VIH/SIDA, las personas de edad, los pueblos indígenas, los refugiados, los desplazados internos y los migrantes.

En respuesta al drástico aumento del número de personas en busca de protección u oportunidades, la Asamblea General convocó una reunión plenaria de alto nivel el 19 de septiembre de 2016 para abordar la cuestión de los desplazamientos masivos de refugiados y migrantes, en la que aprobó la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes (resolución 71/1). La Declaración establece medidas para poner en marcha dos importantes pactos en 2018, a saber: 

  • Un pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular; 
  • Un pacto mundial para repartir más equitativamente la carga y la responsabilidad de acoger y dar apoyo a los refugiados. 

En la misma reunión, mi predecesor puso en marcha la campaña “Juntos”, una coalición de Estados Miembros, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado que tiene por objeto reforzar la cohesión social, combatir la xenofobia y promover mensajes positivos sobre los refugiados y los migrantes.

La población mundial está envejeciendo, y la Organización está creando un foro para el diálogo sobre los desafíos y las oportunidades del envejecimiento. Las sólidas aportaciones de los interesados en lo relativo a un desarrollo en el que se tenga en cuenta a las personas con discapacidad también llevó a la integración efectiva de compromisos importantes en la Nueva Agenda Urbana, en consonancia con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. El número de jóvenes también está aumentando y las Naciones Unidas están ampliando su estrategia para representar más efectivamente el papel de los jóvenes de ambos sexos en la consolidación de la paz y la acción humanitaria, así como para determinar los vínculos entre los pilares.

Mi Grupo de Alto Nivel sobre el Empoderamiento Económico de las Mujeres determinó que la adquisición de bienes y servicios a empresas de propiedad de mujeres era uno de los principales impulsores del progreso. Las compañías y los Gobiernos también están seleccionando a empresas de propiedad de mujeres en sus prácticas de adquisiciones, y la Junta de los Jefes Ejecutivos del Sistema de las Naciones Unidas para la Coordinación, que abarca 31 organizaciones y órganos, ha dado prioridad a comprar a empresas de propiedad de mujeres.