ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

La democracia es cara y no se compra fácilmente

Narración

Hay interrogantes con respecto al futuro de Sierra Leona, en África occidental. Durante diez años, el país ha gozado de una situación de paz, crecimiento y democracia, pero Alhaji Warrisay está preocupado.

«La palabra ‘democracia’ es sencilla y cuesta poco pronunciarla, pero el proceso para llegar a ella tiene un precio muy alto. No se compra fácilmente».

Durante más de diez trágicos años, Sierra Leona fue desgarrada por una de las guerras civiles más brutales de la historia reciente.

Cuando en 1991 el grupo rebelde Frente Unido Revolucionario inició su campaña de terror, le resultó fácil dominar a una población frustrada y reprimida durante años por un Gobierno unipartidista, que era impune.

La guerra dejó decenas de miles de personas amputadas y más de 50.000 muertos.

«Yo era muy joven, cuando vi esas cosas: amputaban los brazos y prendían fuego a casas. Algunas veces a las víctimas se las mutilaba hasta un grado inimaginable.»

Lo que Alhaji y su colega Nameen Jalloh más temen es que aquella pesadilla se repita.

«Perdí a mi familia y mi propiedad. Soy uno de esos chicos que te dirá que vivimos cosas horribles».

En 2002, cuando la guerra llegó a su fin. Tras diez años de lucha, Sierra Leona estaba destrozada.

En la actualidad, los jóvenes desempleados pueblan casi todas las esquinas de Freetown. Se estima que casi el 60 por ciento del país sigue viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

Alhaji y Nameen la situación les resulta familiar.

«Las cosas que nos llevaron a la guerra prevalecen en nuestra sociedad».

Así que Alhaji fundó el grupo «Democracia Sierra Leona», para que no sólo perdure el sistema político por el que tanto se luchó, sino que también prospere.

«Nos dimos cuenta de que si no interveníamos, nuestra democracia se colapsaría muy pronto, debido al modo en que avanza.»

Con apoyo estructural y financiero del Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia, el grupo se propuso formar a los miembros del parlamento recién electos. También tiene la intención de intentar que el público comprenda mejor el trabajo de los políticos.

La flamante parlamentaria Rosalin Jariatu Smith dice que muchos de sus electores no entienden el papel de legislador y lo que puede y no puede hacer.

«La presión de los votantes es tremenda. Quieren que construyamos puentes, centros de salud, hospitales y cosas por el estilo. Quieren que les demos dinero y quieren que les paguemos las cuotas escolares de sus hijos, pero no hay suficiente dinero para todo ello».

Así que Democracia Sierra Leona organizó una reunión para que Smith explicara a sus electores cómo puede ella representarles mejor y abordar sus preocupaciones en el Parlamento.

«Es un salto adelante ver a una parlamentaria frente a ellos, respondiendo a sus preguntas; es algo fuera de lo común».

«El primer asunto que surgió durante la campaña fue la juventud y su necesidad de tener un empleo. La gente quiere trabajar».

El éxito de Smith reviste una especial importancia para Democracia Sierra Leona al tratarse de una de las 15 mujeres que ocupa un escaño en un Parlamento que cuenta con 112 miembros.

«Va a tomar tiempo que la gente entienda plenamente que es la democracia, ya que en Sierra Leona está en una etapa infantil. Apenas estamos estableciéndola ahora».

«La democracia que estamos disfrutando no se nos sirvió en bandeja de plata; la gente luchó por ella; perdió sus vidas por ella; derramó su sangre. Y si se quiere mantener ese impulso, hay que cerciorarse de que quienes murieron, no lo hicieron en vano».

Este reportaje fue producido por Christopher Booker para las Naciones Unidas.

22 de abril de 2014

En los años noventa, Sierra Leona fue desgarrada por una brutal guerra civil. Después de mucho esfuerzo, el país logró alcanzar la democracia, pero consolidarla no es una tarea fácil y muchos temen que la pesadilla de la guerra civil se repita. La ONU ayuda a quienes pelean por ella.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS