En el transcurso de 2020, la COVID-19 se ha cobrado más de 900.000 vidas e infectado a más de 27 millones de personas. Este informe actualizado de la Respuesta Integral de las Naciones Unidas ante el COVID-19 ofrece una visión general de los datos, análisis, recomendaciones, e información acerca del apoyo que las Naciones Unidas han puesto a disposición de los Estados y las comunidades para hacer frente a los impactos sanitarios, socioeconómicos y humanitarios causados por el COVID-19.

La actualización incluye información sobre cómo el virus ha afectado a las sociedades y a las economías, y sintetiza los veinte informes de política que el Secretario General ha publicado en estos últimos meses. Se esbozan los pasos necesarios que debemos de seguir para salvar vidas, proteger a las sociedades y recuperarse mejor, sin dejar a nadie atrás y abordando las fragilidades y lagunas que nos hicieron tan vulnerables en primer lugar. Señala el camino para hacer frente a futuras crisis -sobre todo del cambio climático- y superar las desigualdades sistémicas que han quedado expuestas y exacerbadas por la pandemia.

 

"El COVID-19 es una tragedia humana. Pero también ha creado una oportunidad generacional. Una oportunidad de construir un mundo más inclusivo y sostenible. La respuesta a la pandemia y al descontento generalizado que la precedió deberá basarse en un Nuevo Contrato Social y un Nuevo Acuerdo Global que creen igualdad de oportunidades para todos y respeto por los derechos y libertades de todos."

- António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas
Conferencia Nelson Mandela, “Encarar la pandemia de la desigualdad: Un nuevo contrato social para una nueva era"

 

Puede obtener más información, incluidos los informes del Secretario General, en la página de respuesta de las Naciones Unidas frente al COVID-19.