Bandera de la ONU ondea al viento

Preguntas frecuentes sobre la COVID-19 

*El Equipo de Coordinación de las Naciones Unidas (ECNU) y las operaciones de paz de la ONU decidirán las medidas a nivel local.

La COVID-19 se puede contraer por medio de otras personas que tengan el virus. La enfermedad se puede propagar de una persona a otra a través de pequeñas gotas que se expulsan por la nariz o la boca cuando la persona infectada tose o exhala. Estas gotas llegan a los objetos y superficies que le rodean.

Los demás se infectan al entrar en contacto con estos objetos o superficies y después tocarse los ojos, la nariz o la boca. También se pueden infectar al respirar las gotas de una persona con COVID-19 que las ha tosido o exhalado. Por ello es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia del enfermo

Los más comunes son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden sufrir dolores y molestias, congestión nasal, mocos, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas normalmente son leves y comienzan a aparecer poco a poco. Hay personas que se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no enferman. La mayoría (alrededor del 80%) se recupera sin necesidad de seguir un tratamiento específico. En torno a 1 de cada 6 personas infectadas con COVID-19 enferma gravemente y desarrolla dificultad para respirar. La gente mayor, junto con aquellos que sufren problemas de salud como la hipertensión, afecciones cardíacas o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Si se tiene fiebre, tos y dificultad para respirar es necesario recibir asistencia sanitaria. 

La infección de COVID-19 cuenta con los mismos síntomas que el resfriado común y solo se puede diferenciar en un análisis de laboratorio que determine el tipo de virus.

Los estudios realizados hasta la fecha afirman que este virus se transmite principalmente a través del contacto con gotas expulsadas al respirar y no a través del aire. Véase la respuesta anterior "¿Cómo se propaga la COVID-19?"

Manténgase al día de la información más reciente sobre el brote de COVID-19, disponible en la página web de la OM, y a través de la autoridad de la sanidad pública de su país y su zona. Muchos lugares del mundo han tenido casos y brotes de este virus. Las autoridades de China y otros países han logrado ralentizar o detener el brote. Sin embargo, la situación es impredecible, por lo que es conveniente informarse con frecuencia de las últimas noticias. 

Puede reducir sus posibilidades de infectarse de COVID-19 o de propagarlo tomando unas sencillas precauciones: 

  • Lávese las manos a fondo con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón. ¿Por qué? Al lavarlas con agua y jabón o usando un desinfectante se matan los virus que pueden estar en las manos. 
  • Manténgase a más de 1 metro de distancia de cualquiera que tosa o estornude. ¿Por qué? Cuando tose o estornuda está rociando pequeñas gotas de la nariz o la boca que pueden contener el virus. Si está muy cerca puede respirar las gotas, incluyendo el virus COVID-19 si la persona que tose lo tiene. 
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca. ¿Por qué? Las manos tocan muchas superficies y pueden recoger los virus. Una vez contaminadas, pueden transferirlo a los ojos, la nariz o la boca. A partir de ahí, el virus puede entrar en su cuerpo y hacer que enferme. 
  • Asegúrese de que tanto usted como aquellos que le rodean siguen una buena higiene respiratoria. Esto quiere decir taparse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo al estornudar o toser. Después, deseche inmediatamente el pañuelo usado. ¿Por qué? Las gotas hacen que el virus se propague. Al seguir una buena higiene respiratoria protege a la gente de su alrededor de virus como el resfriado, la gripe y la COVID-19. 
  • Quédese en casa si se encuentra mal. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención sanitaria y llame con antelación. Siga las indicaciones de la autoridad sanitaria de su zona.
  • ¿Por qué? Las autoridades locales y nacionales contarán con la información más actualizada sobre la situación de su área. Si llama con antelación, el personal de atención sanitaria podrá dirigirle rápidamente al centro de salud adecuado. Esto también le protegerá y ayudará a prevenir la propagación de virus y otras infecciones. 
  • Manténgase al día de los últimos focos de COVID-19 (ciudades o zonas donde se está propagando mucho). Si es posible, evite viajar, sobre todo si es una persona mayor o tiene diabetes, afecciones cardíacas o pulmonares. ¿Por qué? Tiene mayor riesgo de infectarse con COVID-19. 

Según la OMS las personas que no tengan síntomas respiratorios no necesitan usar mascarilla, puesto que no existen pruebas de que estas sean útiles para proteger a los no enfermos. 

Aun así, es posible que se usen en algunos países de acuerdo con sus hábitos culturales. Si se utilizan, se deberían seguir las indicaciones en cuanto a cómo llevarlas, quitárselas y deshacerse de ellas, así como la higiene de manos tras quitárnoslas. Para más información, visite las directrices de la OMS relativas al uso de mascarillas en la comunidad. 

El riesgo depende de dónde se encuentre y, más concretamente, de si hay un brote de COVID-19 ahí. 

Para la mayoría de la gente en la mayoría de lugares, el riesgo de infección sigue siendo bajo. Sin embargo, ahora hay lugares en el mundo (ciudades o zonas) donde la enfermedad se está propagando. Para aquellos que viven en estas áreas o las han visitado, el riesgo de infección es mayor. Tanto los gobiernos como las autoridades sanitarias están adoptando medidas firmes cada vez que se identifica un nuevo caso. Asegúrese de obedecer las restricciones relativas a los viajes, el desplazamiento y las aglomeraciones. Los esfuerzos por cooperar con el control de la enfermedad reducirán su riesgo de infectarse con COVID-19 o de propagarlo. 

Los brotes se pueden contener y la transmisión se puede frenar, lo ha demostrado China y otros países. Por desgracia, pueden surgir rápidamente nuevos brotes. Es importante 

Ser consciente de la situación allí donde se encuentre y donde quiera ir. La OMS publica actualizaciones diarias sobre la situación de la COVID-19 en todo el mundo. 

Las puede encontrar en el siguiente enlace: https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/situation-reports/.

No contamos con estudios científicos publicados con información sobre la susceptibilidad de las embarazadas a infectarse. Esta parte de la población sufre cambios en el sistema inmune y en su estado fisiológico, lo que puede aumentar sus posibilidades de sufrir infecciones virales de las vías respiratorias, incluyendo la COVID-19.

Se cree que el virus que causa la COVID-19 se propaga principalmente por el contacto cercano con una persona infectada a través de las gotas que se expulsan al respirar. Todavía se desconoce si una mujer embarazada con COVID-19 puede transmitir el virus al feto o al neonato por otras vías de transmisión vertical (antes, durante o después del parto).

Según las pruebas científicas actuales, los niños no presentan mayor riesgo de infectarse que los adultos. A pesar de que algunos niños y bebés han estado enfermos con COVID-19, los adultos constituyen la mayor parte de los casos conocidos hasta la fecha. Puede obtener más información sobre quiénes corren mayor riesgo de sufrir problemas de salud si se infectan en la página actual de Evaluación de riesgos de los CDC. 

No. los síntomas son similares. Aun así, los niños con COVID-19 han presentado, por lo general, síntomas leves. Los síntomas comunicados en niños incluyen síntomas propios del resfriado como fiebre, mocos y tos. También algunos han presentado otros sintomas, como vómitos y diarrea. Aún no se sabe si algunos niños pueden tener un mayor riesgo de enfermar gravemente como, por ejemplo, aquellos que ya sufrían afecciones médicas y tienen necesidades médicas especiales. Queda mucho por descubrir sobre cómo afecta la enfermedad a los niños. 

La enfermedad por la infección de COVID-19 suele ser leve, sobre todo en niños y adultos jóvenes. A pesar de ello, puede causar una enfermedad grave. Aproximadamente 1 de cada 5 personas infectadas necesita ser hospitalizada. Por ello, es normal que la gente se preocupe por cómo les puede afectar el brote de COVID-19 tanto a ellos mismos como a sus seres queridos.

Podemos convertir nuestras preocupaciones en acciones para protegernos tanto a nosotros como a nuestros seres queridos y nuestra comunidad. Las primeras de estas acciones han de ser lavarse las manos a fondo frecuentemente y la buena higiene respiratoria. Además, debemos mantenernos informados y seguir el consejo de las autoridades sanitarias de nuestra zona, lo que incluye cualquier restricción relativa a los viajes, el desplazamiento y las aglomeraciones.

A pesar de que todavía estamos averiguando cómo afecta la COVID-2019 a las personas, aquellas de mayor edad o con afecciones médicas anteriores como la hipertensión, problemas cardíacos, problemas pulmonares, cáncer o diabetes parecen enfermar gravemente con más frecuencia que las demás. 

A pesar de que todavía estamos averiguando cómo afecta la COVID-2019 a las personas, aquellas de mayor edad o con afecciones médicas anteriores como la hipertensión, problemas cardíacos, problemas pulmonares, cáncer o diabetes parecen enfermar gravemente con más frecuencia que las demás. 

Algunos remedios caseros tradicionales usados en occidente pueden hacer la enfermedad más llevadera y aliviar los síntomas, pero no se ha demostrado que la medicina actual sea capaz de prevenir o curar la enfermedad. La OMS no recomienda automedicarse con ningún tipo de medicamento, lo que incluye antibióticos, con el fin de prevenir o curar la COVID-19. Sin embargo, hay varios ensayos clínicos en curso que utilizan tanto la medicina occidental como la tradicional. 

Todavía no. Actualmente no existe ninguna vacuna ni ningún medicamento antiviral que prevenga o trate la enfermedad. Aun así, los afectados deberían recibir atención médica para aliviar los síntomas. Los enfermos graves deberán ser hospitalizados. La mayoría de los pacientes se recupera gracias a los cuidados paliativos. 

Se están investigando posibles vacunas y algunos tratamientos médicos específicos mediante ensayos clínicos. La OMS coordina esfuerzos para el desarrollo de vacunas y medicinas capaces de prevenir y tratar la COVID-19. 

Las maneras más efectivas de protegerse tanto a usted como a los demás consiste en limpiarse las manos con frecuencia, taparse la boca con el codo o un pañuelo al toser y alejarse al menos 1 metro de personas que tosan o estornuden. Puede consultar: Medidas de protección básicas contra el nuevo coronavirus.

Úsela solamente si está enfermo y tiene los síntomas propios de la COVID-19 (sobre todo la tos) o si está cuidando de alguien que tal vez lo tenga. Las mascarillas desechables solo pueden usarse una vez. Si no ha enfermado o no cuida de alguien enfermo está desperdiciándolas. Hay escasez mundial de mascarillas, por lo que la OMS insta a la gente a usarlas con prudencia. 

La OMS recomienda el consumo coherente de mascarillas para evitar su uso inadecuado y el desperdicio innecesario de nuestros valiosos recursos. Más información: Consejos sobre el uso de mascarillas.

Las maneras más efectivas de protegerse tanto a usted como a los demás son limpiarse las manos con frecuencia, taparse la boca con el codo o un pañuelo al toser y alejarse al menos un metro de personas que tosan o estornuden. Más información: Medidas de protección básicas contra el nuevo coronavirus

Para evitar contagiar a los demás, use la mascarilla durante el tiempo que siga tosiendo y estornudando. Solo debería dejarla tras recuperarse por completo, es decir, tras 24-48 horas sin síntomas ni medicación. 

  •  Debería limitar las zonas de casa por donde se mueve el enfermo y minimizar el espacio compartido. 
  • Asegúrese de que algunos espacios como los baños y la cocina están bien ventilados. Una manera de hacerlo es abriendo las ventanas. Limpie y desinfecte el baño y la superficie del retrete al menos una vez al día usando un jabón normal de uso doméstico o detergente para limpiar y después desinfectar con un desinfectante normal de uso doméstico que contenga 0,5% de hipoclorito de sodio. 
  • No olvide lo importante que es lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón (si las manos se ven sucias). 
  • A ser posible, la gente que vive en casa debe estar en una habitación diferente o mantenerse a al menos 1 metro de distancia del enfermo. 
  • Use una mascarilla médica/quirúrgica ajustada para cubrirse la nariz y la boca cuando esté cuidando en la misma habitación al individuo afectado. Asegúrese de no tocarla. Si se ensucia o se moja es necesario reemplazarla. Al quitársela es importante desecharla y lavarse las manos. Deshágase también del material con secreciones respiratorias inmediatamente después de usarlo. 
  • anto el individuo como usted, el cuidador, han de lavarse las manos tras estar en contacto con secreciones respiratorias. 

El «periodo de incubación» hace referencia al tiempo que pasa desde que una persona se infecta con el virus hasta que comienza a tener síntomas de la enfermedad. Se calcula que este periodo va de 1 a 14 días. Lo más común suele ser 5 días. 

Todavía no se han confirmado contagios a través de animales. Para protegerse, cuando vaya a mercados con animales vivos, por ejemplo, evite el contacto directo con ellos y con las superficies que hayan podido tocar. Asegúrese de cumplir con las normas de la seguridad alimentaria en todo momento. Manipule la carne cruda, la leche o los órganos de animales con cuidado para evitar contaminar alimentos no cocinados y evitar el consumo de productos animales crudos o poco cocinados. 

No está claro, pero parece comportarse como otros coronavirus. Los estudios realizados sugieren que estos (incluidas las primeras informaciones sobre la COVID-19) pueden persistir en las superficies durante unas pocas horas o hasta varios días. Este tiempo puede variar según condiciones como, por ejemplo, el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente. 

Si piensa que una superficie está infectada límpiela con un simple desinfectante para matar el virus y protegerse tanto a usted como a los demás. Lávese las manos a fondo con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la boca y la nariz. 

Si se encuentra bien, no es recomendable hacérsela. Si sufre síntomas propios de la COVID-19, debería aislarse inmediatamente. Llame a su clínica o centro médico local de la ONU para informarles de su condición y de sus últimos viajes o aquellas situaciones en las que haya podido estar expuesto al virus. Si el Ministerio de Sanidad de su país o la OMS le han identificado como contacto cercano de un caso positivo, por favor, indíquelo también. 

A partir de ahí se le explicará si es necesaria una evaluación médica y cómo ha de hacerse la prueba. 

Si no cuenta con desinfectante, lavarse las manos con agua y jabón es la alternativa recomendada, e incluso mejor. El licor no es efectivo contra el coronavirus. Para que un desinfectante sea efectivo debe tener un contenido de alcohol de entre el 60% y el 95%. 

Sabemos que para coronavirus similares los infectados tienen pocas probabilidades de volver a infectarse poco después de haberse recuperado. Sin embargo, dado que todavía no se conoce la respuesta inmunológica al COVID-19, no se sabe aún si se observará una protección inmunológica similar en los pacientes que se han recuperado de este virus. 

Si. La probabilidad de que una persona infectada contamine bienes comerciales es baja y el riesgo de infectarse con el virus a través de un paquete que se ha desplazado, ha viajado y ha estado expuesto a diversas condiciones y temperaturas es también bajo. 

Todavía se desconoce si el tiempo y los cambios de temperatura tienen algún efecto sobre la COVID-19 o si están relacionados de alguna manera. Actualmente, no está claro o no se sabe si el virus se propagará menos cuando haga más calor. 

Puesto que el virus se transmite a través de las gotas que se expulsan al respirar, el riesgo de contagiarse de una persona asintomática, aunque sea un caso confirmado de COVID-19, es bajo. Sin embargo, ante esta situación de pandemia, todos deberíamos distanciarnos de los demás, es decir, mantenernos a 1 metro de distancia, evitar aglomeraciones y sitios donde haya mucha gente y lavarnos las manos con frecuencia según la recomendación. 

El virus puede infectar a cualquiera sin importar su nacionalidad, raza o color. La ONU no tolera la discriminación y anima a todo el mundo a participar en la comunidad de manera apropiada y mostrar empatía hacia el resto de culturas. Además, debemos detectar y actuar con rapidez ante las percepciones públicas negativas y contrarrestar la información errónea. 

A pesar de que la fiebre es una señal segura de que se está lo suficientemente enfermo como para no ir a trabajar, cualquier persona con síntomas respiratorios como tos y estornudos debería quedarse en casa. 

Aunque es muy probable que nuestro compañero solo tenga un resfriado o la gripe, debemos tomar todas las precauciones. Los gerentes deberían animar a los miembros del personal con síntomas de gripe a teletrabajar durante un tiempo hasta que los síntomas hayan disminuido. Como alternativa, si se encuentran mal deberían cogerse una baja por enfermedad. Se trata de un enfoque sensato que se puede utilizar en cualquier momento para evitar la propagación de la gripe u otros virus estacionales. También se anima a los supervisores a ser flexibles en cuanto a la organización del teletrabajo si el miembro de personal prefiere limitar el contacto con los demás y trabajar desde casa. 

Deberían contactar con el Servicio de Gestión de Instalaciones de su lugar de destino de la ONU, organización o edificio administrativo. 

 Los Directores del Servicio Médico de las Naciones Unidas recomiendan que los administradores y/o el personal lleven a cabo una evaluación de riesgos para determinar la importancia del viaje propuesto, sopesando los riesgos para el viajero por cualquier viaje o reunión en las zonas afectadas donde exista una transmisión continua de COVID-19. 

  • Para las reuniones durante el brote de COVID-19, la División de Gestión de Atención Médica y Seguridad y Salud Laboral ha preparado las siguientes directrices organizadores participantes disponibles en el portal de Recursos Humanos de la ONU. Las oficinas de la ONU deberían usar estas directrices globales para desarrollar unas locales de acuerdo con la legislación de cada país. 

  • La OMS también ha llevado a cabo unas directrices provisionales con recomendaciones clave para la organización de acontecimientos masivos en el contexto del brote de COVID-19 actual.

  • Si bien la OMS no recomienda ni aconseja que se apliquen restricciones a los viajes según la información con la que contamos actualmente relativa al COVID-19, como medida de salud laboral, se recomienda que para todos los viajes oficiales, los administradores y/o el personal de las Naciones Unidas lleven a cabo una evaluación de los riesgos para determinar lo importante que suponen los viajes propuestos, sopesando los riesgos para el viajero por cualquier viaje o reunión en las zonas afectadas donde exista una transmisión continua de COVID-19. Esto incluye los riesgos que suponen tanto las cuestiones médicas como la evolución de las restricciones de viaje/en las fronteras promulgadas por los Estados Partes. 
  • Tenga en cuenta que las autoridades locales pueden comenzar a aplicar restricciones de viaje y medidas de control sanitario a los viajeros que entren o salgan del país. Todo el personal de las Naciones Unidas que tuviera planeado un viaje debe consultar con la embajada, el consulado o el Ministerio de Sanidad del país de destino y estar informado de los consejos sanitarios en ese país antes y durante el viaje. También debe cumplir con las medidas de control establecidas por las autoridades locales. 
  • A medida que avance el brote, puede ser difícil predecir la situación mundial. Lo prudente sería preparar mecanismos de contingencia en caso de necesidad. Puede ponerse en contacto con nosotros si necesita más información: dos-dhmosh-public-health@un.org.
  • Si acaba de llegar de una zona afectada, durante los 14 días posteriores a su regreso debe supervisar los síntomas que pueda padecer. 
  • Durante ese período, debe buscar inmediatamente atención médica en el caso de que desarrolle cualquier síntoma como falta de aliento o tos. 
  • Acuérdese de informar a su médico sobre su historial de viajes y antes de visitar un centro sanitario haga todo lo posible por explicar por teléfono su situación. Use una mascarilla cuando reciba atención médica. 
  • Solamente debe regresar al trabajo cuando se encuentre bien y sin ninguna clase de síntoma. 
  • Se aconseja al personal y a los directores de recursos humanos que sean flexibles en lo que a teletrabajo se refiere, con el fin de apoyar a los trabajadores. 
  • Si acaba de llegar de una zona afectada, durante los 14 días siguientes de su regreso debe supervisar los síntomas que pueda padecer. Durante ese período, debe buscar inmediatamente atención médica en el caso de que desarrolle cualquier síntoma como falta de aliento o tos. 
  • Se recomienda la auto-cuarentena de 14 días si el laboratorio confirma que se ha estado expuesto al contacto con la COVID-19. 
  • Dado que se trata de una situación que evoluciona rápidamente, muchos Estados miembros están imponiendo a los viajeros obligaciones de cuarentena que varían según el país. Sugerimos que se supervisen los avisos de viaje emitidos por la OMS y la División de Gestión de Atención Médica y Seguridad y Salud Laboral con el fin de obtener la información más reciente OMS y DHMOSH.