ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
Invalid Link (404) : Click the UN Emblem or choose a menu option | United Nations

Invalid Link (404) : Click the UN Emblem or choose a menu option

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

Brunna lucha por no ser discriminada ni maltratada

Narración

En la ciudad más grande de Brasil, Sao Paulo, una multitud celebra el décimo octavo desfile del orgullo del colectivo de lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero, que se conoce con las siglas LGBT.

Representantes de este colectivos, además de heterosexuales, vienen a divertirse y a manifestarse contra la homofobia y a favor de los derechos civiles de las personas transgénero.

Unos pocos días antes, la estrella del pop brasileño y colaboradora de la ONU, Daniela Mercury, había lanzado «Libres e iguales» —una campaña de educación pública de la ONU sin precedentes en defensa de los derechos humanos del colectivo LGBT.

Hace poco tiempo, Daniela anunció públicamente su matrimonio homosexual y se convirtió en el rostro más visible de la campaña de concienciación acerca de la violencia y la discriminación contra las personas transgénero.

«Brasil tiene un problema fundamental: es uno de los países donde la gente sufre más violencia física y es asesinada por homofobia».

Brunna Valim conoce ese sufrimiento en primera persona. Huyó de la violencia doméstica cuando tenía catorce años.

Ahora Brunna es una activista de los derechos humanos y trabaja para una organización cuyo objetivo es ayudar a las personas transgénero a acceder a los servicios sanitarios y sociales.

Brunna fue prostituta durante veintidós años. Muchas de sus amistades y parejas murieron a consecuencia de la violencia y las enfermedades. Ella es seropositiva.

«Yo iba paseando con un amigo y dos chicos nos dijeron: ‘Estos son maricones y nosotros matamos a los maricones’. Empezaron a dispararnos. Le dieron a mi amigo. Yo tuve suerte de sobrevivir. Salí corriendo. A mi amigo lo mataron».

Brunna y Wellington llevan juntos casi tres años. Al igual que Brunna, Wellington huyó de casa cuando era muy joven, y ha pasado por el alcoholismo, la drogadicción y la prostitución.

Pasó nueve años en la cárcel después de que su pareja le robara el reloj a un cliente. Pero ahora lleva una vida diferente.

«He reconstruido mi vida. Dejé mi pasado y ahora vivo con más dignidad. Confío en que sigamos juntos como estamos por mucho tiempo».

Ahora, la preocupación de la pareja es evitar que Wellington contraiga el VIH.

Otra preocupación es la aceptación por parte de sus familias. Cuando murió su padre, Brunna comenzó a reconciliarse con su madre y sus hermanos.

«Sus hermanas ahora me llaman cuñado y siento que su madre me aprecia de verdad».

Y con la aceptación de su familia, Brunna tiene planes de someterse a una operación de cambio de sexo.

Una vez que termine la operación, será reconocida legalmente como una mujer y se podrán casar.

En Brasil, no todo el mundo apoya este tipo de uniones, dice el diputado Jean Wyllys.

«Son personas transgénero, que tiene una identidad de género diferente. Existen, están en las calles, son marginados y asesinados por quienes son. Hay gente que quiere negarles su existencia legal y como seres humanos».

El representante regional adjunto de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Humberto Henderson, está de acuerdo con que las personas transgénero también tienen derechos.

«Es muy importante ser tratados como seres humanos. Todos somos diferentes. Es fantástico para la humanidad y para la vida. Y, por supuesto, lo más difícil es cambiar la conciencia de la gente; pero llegará».

Ahora Brunna, que ha sobrevivido a la vida en la calle, se siente orgullosa de contarle al mundo su historia. Y gracias al trabajo de Daniela a favor de la protección de las personas transgénero, Brunna sabe ahora que no está sola.

Este reportaje ha sido producido por Felipe Sistón para las Naciones Unidas.

20 de octubre de 2014

Pese a que ha habido grandes avances en el reconocimiento de los derechos de todas las personas sin importar su orientación sexual, aún queda mucho por hacer. Brunna, una persona transgénero, lucha en Brasil por no ser maltratada ni discriminada por su defender su identidad.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS