Personas a ambos lados de una ventanilla abierta.
En 2019, más de 200 millones de trabajadores migrantes enviaron unos 554.000 millones de dólares a sus familias en países que dependen de las remesas.
Foto:Foto FIDA

Recuperación y resiliencia a través de la inclusión digital y financiera

El Día Internacional de las Remesas Familiares, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, se celebra anualmente el 16 de junio. En este día se conmemora la contribución de los más de 200 millones de mujeres y hombres trabajadores migrantes que envían dinero a sus más de 800 millones de familiares en sus países de origen. También se pone de relieve la gran resiliencia de esos trabajadores migrantes ante las inseguridades económicas, los desastres naturales y climáticos y la pandemia mundial. El Día Internacional de las Remesas Familiares ahora se celebra en todo el mundo y se considera una iniciativa clave para poner en práctica el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (en especial, su objetivo 20), donde se hace un llamamiento a la reducción de los costos de las transferencias y a una mayor inclusión financiera a través de las remesas.

Las remesas, o pagos transfronterizos interpersonales de valor relativamente bajo, son un salvavidas esencial para el mundo en desarrollo. Las remesas individuales pueden ser de un valor relativamente bajo pero, en su conjunto, estos flujos triplican el importe que se destina en todo el mundo a la asistencia oficial para el desarrollo. Las remesas sirven para atender muchas necesidades básicas de los hogares y apoyan el desarrollo de competencias y oportunidades mediante la formación y la iniciativa empresarial. Esos recursos tienen efectos transformadores en los hogares y las comunidades locales, y favorecen que muchas familias logren sus propios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los flujos de remesas se han multiplicado por cinco durante los últimos 20 años y han servido para contrarrestar las recesiones económicas en los países receptores por su carácter anticíclico. La COVID-19 ha sido una prueba de fuego para las remesas mundiales. De hecho, las primeras previsiones de fuertes caídas subestimaron en gran medida la resiliencia de los flujos de remesas. Un informe del Banco Mundial publicado en mayo de 2021 revela una disminución de las remesas de solo un 1,6 %, al pasar de los USD 548 000 millones en 2019 a los USD 540 000 millones en 2020.

La resiliencia de esos flujos no sorprende. Las remesas constituyen la vertiente financiera del contrato social entre los migrantes y sus familias en sus países de origen. Si bien estos flujos de entrada ascienden a miles de millones, la cifra más importante corresponde a las remesas mensuales de un promedio de entre 200 y 300 dólares.

Los cambios de comportamiento entre los migrantes y la diáspora durante el último año han impulsado todavía más la resiliencia de las remesas. Entre esos cambios cabe destacar el aumento de los ahorros para apoyar los flujos de remesas, el mayor uso de los canales de envío oficiales y el primer envío de dinero de más migrantes a sus hogares. La depreciación de la moneda local en los países receptores y el mayor apoyo gubernamental a los migrantes legales en los países de acogida durante la pandemia también han influido.

Uno de los principales catalizadores de las remesas oficiales durante 2020 fue la adopción acelerada de la tecnología digital por parte de los trabajadores migrantes y sus familias. La digitalización en línea y móvil ha impulsado los flujos de remesas durante este difícil período. Solo las remesas enviadas con tecnología móvil aumentaron un 65 % durante 2020, hasta alcanzar los USD 12 700 millones (GSMA, 2021). Este cambio se vio favorecido por los confinamientos y las normas de distanciamiento físico que impulsaron el abandono de los canales informales y el uso de efectivo por parte de los remitentes y los destinatarios. La digitalización es más económica que las transferencias de efectivo y ha reforzado la adopción del dinero móvil, lo que promueve la inclusión financiera de los migrantes y sus familias.

El Día Internacional de las Remesas Familiares y las Naciones Unidas encomian la determinación y la resiliencia del espíritu humano personificado en los trabajadores migrantes. Además, las Naciones Unidas hacen un llamamiento para que los Gobiernos, el sector privado, las organizaciones de desarrollo y la sociedad civil promuevan las soluciones digitales y financieras para que las remesas impulsen una mayor inclusión y resiliencia sociales y económicas.

 

Dispones de más información en familyRemittances.org y en el sitio del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola.

Cómo participar

Crear conciencia

  • Crea tu propio paquete de redes sociales, redacta un boletín temático para tu red u organiza un evento en línea. Participa en la discusión global utilizando el hashtag #remesasfamiliares.
  • Piensa creativamente sobre cómo puedes aportar ideas para dar a conocer el problema al mundo. Usa historias personales y fotos convincentes para ilustrar la realidad de los mil millones de personas directamente involucradas en remesas.
  • Aprovecha los gráficos oficiales del Día en este tablero de Trello siguiendo las pautas del logotipo.

Participa a través de los canales de las redes sociales y la página del Día Internacional de las Remesas Familiares.

El Día Internacional de las Remesas Familiares, reconocido universalmente y adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución (A/RES/72/281), se celebra cada 16 de junio. Está orientado a reconocer la importante contribución financiera que hacen los más de 200 millones de trabajadores migrantes al bienestar de sus 800 millones de familiares que residen en sus lugares de origen, y cómo esa contribución sirve para crear un futuro de esperanza para sus hijos e hijas. La mitad de estos flujos van a las áreas rurales donde se concentran la pobreza y el hambre, y donde las remesas son más importantes.

Con este Día, las Naciones Unidas quieren lograr una mayor conciencia sobre el impacto que estas contribuciones tienen en millones de hogares, así como en sus comunidades, países y regiones. El Día también hace un llamamiento para que los gobiernos, las entidades del sector privado, la sociedad civil encuentren formas que puedan maximizar el impacto de las remesas a través de acciones individuales o colectivas.

El Día Internacional de las Remesas Familiares está reconocido mundialmente y se considera una de las iniciativas clave para implementar el recientemente adoptado Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, en particular el objetivo 20, que también exige la reducción de los costes de transferencia de remesas, y una mayor inclusión financiera a través de las remesas. El Día también promueve la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

De cara al futuro, debemos seguir esforzándonos por apoyar y proteger a los migrantes, quienes —como ha puesto de manifiesto la pandemia de COVID-19— desempeñan un papel tan importante a la hora de mantener en funcionamiento los servicios esenciales y la economía en general en muchas partes del mundo."

António Guterres

Evento

El 16 de junio, de las 9:00 a las 11:30 horas (hora de Nueva York), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), junto con las Misiones Permanentes de Filipinas y de Guatemala ante las Naciones Unidas organizan una celebración virtual del Día Internacional de las Remesas Familiares: "Recuperación y resiliencia a través de la inclusión digital y financiera".  Visita la página del evento y regístrate para asistir. Para poder preguntar durante el acto, usa el hashtag de Twitter #familyremittances.

 

Hands counting cash with logs in the background.

Los flujos de remesas demostraron su resiliencia y disminuyeron menos que lo previsto en 2020, a pesar de la crisis por COVID-19. Según la última edición de la Reseña sobre migración y desarrollo, los países de ingreso bajo y mediano recibieron flujos de remesas registrados oficialmente por 5400.00 millones de dólares en 2020, apenas un 1,6 % por debajo del total de 548.000 millones de dólares de 2019.

 

A crowd of people carrying luggage move in the same direction.

La pandemia está paralizando las economías de todo el mundo, pero para muchos países, el impacto se verá agravado por la pérdida de las remesas - dinero enviado a casa por trabajadores migrantes e invitados empleados en países extranjeros. En este pódcast, el FMI presenta las remesas como un salvavidas para los estados frágiles y de bajos ingresos que, cuando los migrantes pierden sus empleos, esos flujos de remesas se detienen. Es de interés para todos que los países anfitriones ayuden a apoyar a los trabajadores migrantes durante la pandemia.

illustration of people with clock, calendar, to-do list and decorations

Los Días Internacionales nos dan la oportunidad de sensibilizar al público en general sobre temas de gran interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo, pretenden llamar la atención de los medios de comunicación y los Gobiernos para dar a conocer problemas sin resolver que precisan la puesta en marcha de medidas políticas concretas. Más información.