Una mujer sonriente en un supermercado de Sri Lanka.

Vías de Acción

Las Vías de Acción de la Cumbre brindan a interesados de ámbitos muy diversos un espacio para compartir y aprender, con miras a fomentar nuevas medidas y asociaciones y ampliar las iniciativas existentes. Las Vías de Acción están armonizadas con los cinco objetivos de la Cumbre, y es importante señalar que no se hallan separadas en compartimentos estancos: están diseñadas para hacerse concesiones mutuas ante disyuntivas y determinar soluciones que puedan aportar beneficios de gran alcance.

Las Vías de Acción aprovecharán los conocimientos especializados de agentes procedentes de todos los sistemas alimentarios del mundo. Estudiarán juntos la manera de movilizar los principales mecanismos de cambio, como la gobernanza, las finanzas, los datos, la cultura, la innovación y el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, para cumplir los objetivos de la Cumbre.

Vía de Acción 1:

Garantizar el acceso a alimentos sanos y nutritivos para todos

La Vía de Acción 1 trabajará para poner fin al hambre y a todas las formas de malnutrición y reducir la incidencia de las enfermedades no transmisibles, y posibilitará que todas las personas estén alimentadas y sanas. Este objetivo requiere que todas las personas tengan acceso en todo momento a cantidades suficientes de productos alimenticios asequibles y aptos para el consumo. Alcanzar este objetivo supone aumentar la disponibilidad de alimentos nutritivos, lograr que los alimentos sean más asequibles y reducir las inequidades en el acceso a los mismos.

Ilustración de un cuenco de fruta.

Vía de Acción 2:

Adoptar modalidades de consumo sostenibles

La Vía de Acción 2 trabajará para fomentar la demanda de los consumidores de alimentos producidos de manera sostenible, fortalecer las cadenas de valor locales, mejorar la nutrición y promover la reutilización y el reciclado de los recursos alimentarios, especialmente entre los más vulnerables. Esta Vía de Acción reconoce que debemos acabar con los hábitos de consumo de alimentos que comportan despilfarro; también reconoce que debemos facilitar la transición hacia dietas con alimentos más nutritivos que requieran menos recursos para su producción y transporte.

Ilustración de un manzano.

Vía de Acción 3:

Impulsar la producción favorable a la naturaleza

La Vía de Acción 3 trabajará para optimizar el uso de los recursos ambientales en la producción, el procesamiento y la distribución de alimentos, y reducir así la pérdida de biodiversidad, la contaminación, el uso del agua, la degradación del suelo y las emisiones de gases de efecto invernadero. En la consecución de este objetivo, la Vía de Acción se propondrá ahondar en la comprensión de las limitaciones y oportunidades que enfrentan los pequeños agricultores y las empresas de pequeña escala a lo largo de la cadena de valor de los alimentos. También se esforzará por prestar apoyo a una gobernanza del sistema alimentario que reajuste los incentivos para reducir las pérdidas de alimentos y otras repercusiones ambientales negativas..

Ilustración de una montaña.

Vía de Acción 4:

Promover medios de vida equitativos

La Vía de Acción 4 trabajará para contribuir a la eliminación de la pobreza mediante la promoción del empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos los agentes de la cadena de valor de los alimentos, la reducción de los riesgos para los más pobres del mundo, el fomento del emprendimiento y la lucha contra las desigualdades en el acceso a los recursos y la distribución del valor. La Vía de Acción 4 mejorará la resiliencia mediante la protección social y tratará de garantizar que los sistemas alimentarios “no dejen a nadie atrás.”

Ilustración de una motocicleta con paquetes.

Vía de Acción 5:

Crear resiliencia ante las vulnerabilidades, las conmociones y las tensiones

La Vía de Acción 5 trabajará para asegurar la funcionalidad ininterrumpida de sistemas alimentarios sostenibles en zonas propensas a conflictos o desastres naturales. Esta Vía de Acción también promoverá la acción mundial para proteger los suministros de alimentos de los efectos de las pandemias. La ambición que subyace a la Vía de Acción 5 es garantizar que todas las personas en un sistema alimentario estén empoderadas para prepararse para la inestabilidad, resistirla y recuperarse de ella. La Vía de Acción 5 también tiene por objeto ayudar a las personas de todo el mundo a participar en sistemas alimentarios que, a pesar de las conmociones y los factores de perturbación, proporcionen seguridad alimentaria, nutrición y medios de vida equitativos para todos.

Ilustración de un pez en el mar.