ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.
404 | United Nations

404

 

Please check the URL to make sure you entered it correctly. You can also use our search or visit the UN Home page.

El duro invierno de los refugiados sirios en Líbano

Enlaces relacionados

Narración

Arsal es uno de los pueblos más elevados en montañas del Valle del Bekaa, en el este del Líbano. También acoge a decenas de miles de refugiados sirios.

El crudo invierno hace insoportable una vida ya de por sí difícil.

Dana Sleiman trabaja como oficial de información para ACNUR, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

«En las zonas elevadas como Arsal, viven más de 10.000 refugiados en tiendas de campaña muy precarias que no están equipadas para este tipo de clima. Distribuimos postes de madera y materiales de aislamiento térmico para que los refugiados se protejan del frío, especialmente aquellos que se alojan en tiendas de campaña».

Seiscientas familias recibirán materiales distribuidos por ACNUR.

Hoy Dalil recibió una estufa, mantas, combustible y alimentos.

Hace sólo un mes, dio luz a su segunda hija. Ella está sola con sus dos niñas en el Líbano, porque su esposo se quedó en Siria.

«No he tenido noticias de mi esposo desde hace dos meses. No sé si sabe dónde estamos. Di a luz a mi hija menor y él no estaba aquí. Ni siquiera sé si sabe que di a luz».

Dalil vive aquí con dos familias más. Comparten este espacio hacinados con diez personas. Con frecuencia se arriman unos a otros para calentarse.

Al igual que muchos otros refugiados sirios que se vieron obligados a huir de sus hogares, Dalil tiene la esperanza de que algún día se reunirá con su esposo en Siria.

«Cada día soñamos con regresar a nuestro país, y esa esperanza es lo que nos mantiene vivos. Espero regresar lo antes posible para que mis hijas puedan estar con su padre».

Dalil y otros refugiados rezan para que lo peor del invierno haya pasado, pero no saben si queda mucho por venir.

A pesar de ser un pequeño pueblo de 35.000 habitantes, Arsal ha dado una increíble muestra de solidaridad y ha abierto sus puertas a unos 21.000 refugiados sirios.

Dispersos por todo el pueblo y sus aledaños, algunos refugiados han sido acogidos por familias, y otros viven en albergues o en campamentos de tiendas de campaña.

ACNUR y sus colaboradores asisten a familias refugiadas en el Líbano, que necesitan ayuda desesperadamente.

Este reportaje ha sido producido por Warda Al Jawahiyr para las Naciones Unidas.

22 de abril de 2014

El crudo invierno ha hecho insoportable la vida ya dura de los refugiados sirios en Líbano. Aún así, no pierden la esperanza de que el frío deje sus vidas y puedan regresar a su país. La ACNUR les ayuda mientras tanto para que puedan ver hecha realidad esa esperanza.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS