ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

India: De vuelta al mijo y a una mejor alimentación

Narración

Está avanzada la tarde y la gente en las Colinas de Kolli, en el sur de la India, tiene sólo unas horas para terminar de cocinar la comida del festival culinario de mañana.

Todas las recetas tienen algo en común están preparadas con mijos pequeños.

Estas seis especies de mijo eran el alimento básico en la India, pero la dieta ha cambiado considerablemente debido a que en los últimos cincuenta años casi la mitad de la producción ha sido reemplazada tanto por cultivos comerciales, más lucrativos, como por el arroz subsidiado por el gobierno.

La campesina Malliga Seerangan notó una diferencia cuando su familia dejó de comer mijo.

«El mijo tiene más nutrientes, como el calcio, y al comer arroz perdimos nuestra energía. Trabajamos en el campo, así es que necesitamos esos nutrientes. Actualmente la gente come arroz, así que trabaja mucho menos.»

Según la Fundación de Investigación MS Swaminathan, el mijo tiene hasta 30 veces más calcio que el arroz y niveles mucho más elevados de hierro, fibra y micronutrientes.

También es más resistente al cambio climático que el arroz o el trigo, ya que necesita poca agua y sobrevive en condiciones severas. Por ese motivo, con el apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de la ONU (FIDA), la Fundación ha alentado a los campesinos a producir mijo nuevamente.

El profesor Swaminathan estableció la Fundación:

«Es bueno para su salud, su agricultura, sus ingresos y para la seguridad alimentaria nacional de la India.»

A inicios de los 90, la Fundación, en colaboración con Biodiversidad Internacional, financiada por el FIDA y la Comisión Europea, se reunió con grupos de campesinos para encontrar soluciones y recuperar el cultivo de mijo. El Dr. Israel Oliver King, de la Fundación:

«Comienza con la disponibilidad de semillas de calidad. Así que el primer paso fue compartir semillas y establecer un vínculo con bancos de semillas ubicados en la comunidad.»

De esa forma, en la aldea de Malliga las campesinas formaron un grupo para recoger, conservar y compartir sus semillas. Y combinado con cursos sobre diferentes métodos agrícolas, como plantar en filas, sus rendimientos aumentaron alrededor del 30 por ciento. Pero este logro implicó un nuevo reto que hubo de afrontar el proyecto. Con la mayor producción, la necesidad de machacar el mijo a mano desalentó a muchas mujeres. Hacerlo, solía tomar una hora por kilo.

Después de que el proyecto proporcionó estos molinos, Malliga lo hace en sólo cinco minutos. Así que el mijo está de nuevo fácilmente disponible.

«Hemos comenzado a comer mijo otra vez. Por eso vamos menos al hospital y nuestros hijos están creciendo muy bien. Tienen más energía y mejor salud.»

El mijo se ha convertido en un producto básico para estas 600 familias en las colinas de Kolli.

Y esto es sólo el comienzo. Con mercados adecuados, el mijo tiene el potencial de llegar a millones de personas. Y éste es el propósito del festival culinario de hoy.

«Si comes mijo murku creces fuerte. Así que dile a tu familia que también lo prepare.»

Además, ahora es más fácil que nunca que las familias sirvan a los niños estos alimentos porque los campesinos han convertido sus recetas favoritas en una marca rentable. Hasta tienen su propia tienda y sus productos se distribuyen en todo el estado, cambiando la vida de las mujeres involucradas, como Latha Chandra Kumar.

«Hemos empezado a agregar un valor a la producción de mijo y por eso obtenemos ingresos. Antes no lo hacíamos y dependíamos de nuestros esposos. Ahora ganamos dinero que usamos para la educación de los niños y los gastos de la familia.»

Ahora las campesinas como Lathan están a punto de tener acceso a un mercado aún mayor.

Por primera vez, el nuevo proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria ha agregado el mijo menor a las cosechas que el Estado comprará directamente a los campesinos para distribuirlas a nivel nacional. El profesor Swaminathan lo considera el cumplimiento de una misión.

«Además del mijo, la misión era lograr una seguridad alimentaria sostenible, que equivale a una subsistencia sostenible para nuestro pueblo.»

Estas personas que disfrutan sus platillos de mijo en el festival culinario ya no necesitan ser convencidas.

Este reportaje fue producido por Joanne Levitan para las Naciones Unidas.

24 de enero de 2014

En algunas zonas de la India, los pueblos están volviendo a plantar mijo, su alimento tradicional, abandonado en favor de intereses comerciales y del arroz subsiado por el Gobierno. Un regreso a una mejor alimentación, ya que el mijo tiene más nutrientesque el arroz y aporta mayor energía a los campesinos.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS