Trabajadores del Banco rural de Akuapem, fundado en 1980, en la ciudad de Mamfe, (Ghana), en 2006.
Trabajadores del Akuapem Rural Bank Ltd. (Banco rural de Akuapem), fundado en 1980, en la ciudad de Mamfe, (Ghana), en 2006.
Foto:Jonathan Ernst/Banco Mundial

Los bancos en la financiación para el desarrollo

El 19 de diciembre de 2019, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución 74/245, que designaba el 4 de diciembre como el Día Internacional de los Bancos en reconocimiento al importante potencial de los bancos multilaterales de desarrollo y otros bancos internacionales de desarrollo a la hora de financiar el desarrollo sostenible. Asimismo, la resolución reconoce la contribución vital de los sistemas bancarios de los Estados miembros a la mejora del nivel de vida.

Previamente, en septiembre de 2015, la Asamblea se había marcado una serie de objetivos. En la resolución titulada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, adoptó un amplio conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible y metas universales y transformativos, de gran alcance y centrados en las personas, con el compromiso de trabajar sin descanso a fin de conseguir la plena implementación de la Agenda a más tardar en 2030.

En dicha resolución la Asamblea reconoce, además, que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafío al que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible. Los Objetivos buscan alzcanzar el desarrollo sostenible en tres dimensiones —económica, social y ambiental— de forma equilibrada e integrada. La Asamblea se compromete también a aprovechar los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y a abordar los asuntos pendientes.

El logro del desarrollo sostenible, en particular la erradicación de la pobreza, la reducción de la desigualdad y la lucha contra el cambio climático, requiere una perspectiva de largo plazo, y que los Gobiernos, el sector privado y la sociedad civil colaboren para hacer frente a los desafíos mundiales. Sin embargo, un mundo más inseguro genera un comportamiento de más corto plazo. Las empresas privadas, muchas de las cuales ya se enfrentan a una serie de incentivos de corto plazo, son reacias a comprometer fondos para proyectos de inversión de largo plazo. Durante períodos de inseguridad financiera, los hogares suelen centrarse en sus necesidades inmediatas. A su vez, los encargados de la formulación de políticas suelen regirse por ciclos políticos de corto plazo. Por tanto, es necesario actuar a todos los niveles. El fortalecimiento de la acción colectiva puede ayudar a reducir la incertidumbre mundial, al tiempo que la innovación financiera puede generar progresos significativos en relación con toda la Agenda 2030 y la Agenda de Acción de Addis Abeba.

 

 

‘‘La globalización y el cambio tecnológico han contribuido a reducir la pobreza extrema a nivel mundial, pero la distribución desigual de los beneficios ha dejado a muchos atrás y ha socavado el apoyo a la estructura mundial.’’

—António Guterres, Secretario General (E/FFDF/2019/2)

 

¿Por qué dedicamos un día a los bancos?

La economía mundial se enfrenta a mayores riesgos y a la volatilidad financiera, con un crecimiento mundial que probablemente haya alcanzado su nivel máximo. Los factores geopolíticos, las controversias comerciales, la volatilidad de los mercados financieros y factores no económicos, como los riesgos del cambio climático, obstaculizan aún más el crecimiento, la estabilidad y el desarrollo y contribuyen al aumento de la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad. Cada vez es más urgente abordar los riesgos económicos y financieros sistémicos y las deficiencias estructurales que ponen en peligro la implementación de la Agenda 2030.

Las debilidades del sistema financiero mundial podrían plantear mayores riesgos para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Entre esos riesgos se encuentran la volatilidad de las corrientes internacionales de capital, resultantes del carácter de corto plazo de muchos elementos de los mercados internacionales de capital; la persistencia de los desequilibrios mundiales; los problemas de sostenibilidad de la deuda en los sectores público y privado; y el creciente poder de monopolio y políticas de competencia menos eficaces. El gran nivel de endeudamiento de las entidades públicas y privadas, en particular con productos derivados de mercados financieros fuertemente apalancados, aumenta la vulnerabilidad y alimenta los ciclos de expansión y contracción. La compresión de la proporción de los salarios en el ingreso ha exacerbado la desigualdad. El rápido ritmo de cambio tecnológico, aunque posiblemente proporcione nuevos recursos, también puede exacerbar los riesgos sistémicos mundiales.

En la Agenda de Acción de Addis Abeba se señaló que las estrategias de desarrollo sostenible cohesionadas, respaldadas por marcos nacionales de financiación integrados, constituirían el núcleo de los esfuerzos. En respuesta a la Agenda 2030, muchos países han revitalizado sus estrategias de desarrollo sostenible. Sin embargo, la mayoría de estas carecen de planes de financiación concretos para sufragar su aplicación.

A mediano y largo plazo, los cambios en el sistema monetario internacional, en particular los relacionados con el ajuste externo y los desequilibrios mundiales, podrían aumentar la volatilidad financiera, en particular en un período de incertidumbre política. Ese hecho pone de relieve la importancia de fortalecer la cooperación internacional y de garantizar recursos suficientes y una cobertura completa en la red de seguridad financiera mundial. En el marco de la actual estructura financiera, el riesgo cambiario relacionado con la financiación internacional necesaria suele ser asumido por los agentes de los países en desarrollo que menos capacidad tienen para gestionarlos.

Dada la complejidad del ambicioso conjunto de transformaciones necesarias para cumplir la Agenda 2030, la coherencia en todas las esferas de políticas es fundamental. Se comprende cada vez mejor la forma en que los reglamentos financieros afectan a los incentivos para la inversión en el desarrollo sostenible. En cambio, no se comprenden tan bien los efectos de los riesgos sociales y ambientales en la calidad del crédito y la estabilidad del sistema financiero. Las políticas y reglamentaciones deben complementarse para crear un sistema financiero sostenible. El sistema de regulación debe ser coherente con las medidas utilizadas para aumentar la sostenibilidad del sistema financiero privado, como la presentación de informes sobre sostenibilidad y la medición de los efectos.

Los bancos nacionales de desarrollo bien administrados pueden ayudar a los países a elaborar opciones de financiación para las inversiones relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estos bancos deberían ajustarse a los Objetivos de manera holística y tenerlos en cuenta en marcos nacionales de financiación integrados. La colaboración entre los bancos nacionales de desarrollo y los bancos multilaterales, a través de la cofinanciación o de acuerdos de préstamo, puede aumentar la financiación relacionada con los Objetivos mediante la complementariedad de los recursos internacionales y el conocimiento de los mercados locales.

En vista de que la consecución de la Agenda 2030 exige la maximización de las sinergias y la eliminación de compartimentos estancos, garantizar que los sistemas económicos y financieros sean coherentes con el desarrollo sostenible es fundamental; así como lo es el papel que pueden desempeñar los bancos nacionales y regionales de desarrollo eficientes en la financiación del desarrollo sostenible, particularmente en los sectores del mercado de crédito en que los bancos comerciales no participan plenamente y donde existen grandes lagunas de financiación, sobre la base de mecanismos de crédito racionales y del cumplimiento de medidas de salvaguardia sociales y ambientales. Ello incluye esferas como la infraestructura, la energía, la agricultura, la industrialización, la ciencia, la tecnología y la innovación sostenibles, así como la inclusión financiera y la financiación de las microempresas y las empresas pequeñas y medianas. Asimismo, los bancos nacionales y regionales de desarrollo desempeñan una importante función anticíclica, especialmente durante las crisis financieras en que las entidades del sector privado se vuelven muy reacias al riesgo. Por todo ello, se solicita a los bancos nacionales y regionales de desarrollo que amplíen sus contribuciones en estas esferas,  y a los agentes públicos y privados internacionales pertinentes que apoyen a esos bancos de los países en desarrollo.

No obstante, debemos tener en cuenta que las políticas de financiación no funcionan de manera aislada. Los marcos de financiación integrados no solo deberían responder a las dificultades de financiación, sino también a las realidades de un panorama mundial cambiante. Por ejemplo, para luchar contra la desigualdad, incluida la desigualdad de género, las políticas nacionales deberán ocuparse de la reducción de la proporción de los salarios, el aumento de las vulnerabilidades, la digitalización y la creciente concentración del mercado, entre otras cuestiones. Los Gobiernos deberían volver a examinar sus políticas laborales, sistemas de protección social, políticas fiscales, políticas sobre competencia, políticas comerciales y normas y estrategias relativas al sector financiero para asegurarse de que estén en consonancia con las nuevas realidades.

Los principios de la banca responsable

Los principios de la banca responsable proporcionan el marco para un sistema bancario sostenible y facilitan que la industria vea cómo es posible contribuir de manera positiva a la sociedad. Integran prácticas financieras sostenibles en el plano estratégico, de cartera y transaccional, y en todas las áreas de negocio.

 

Las aspiraciones mundiales en riesgo

  • El crecimiento económico mundial sigue estable, en torno al tres por ciento, pero probablemente haya alcanzado su nivel máximo.
  • Hay bienes por un valor de más de medio billón de dólares sujetos a restricciones comerciales, siete veces más que en el período que abarcaba el informe anterior.
  • Están aumentando los riesgos de la deuda: varios países, entre ellos unos 30 países menos adelantados y otros países vulnerables, ya están en situación de sobreendeudamiento, o corren un serio riesgo de estarlo, lo que obstaculiza su capacidad para invertir en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Varios países han experimentado importantes salidas de capital y en 2018 se proyectan salidas netas totales de más de 200.000 millones de dólares de los países en desarrollo.
  • Ha aumentado la desigualdad en los países de mayor población del mundo y el crecimiento global de los salarios reales es de solo el 1,8 por ciento, el más bajo desde 2008.
  • El cambio climático continúa avanzando y las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron en un 1,3 por ciento en 2017, lo que ha tenido graves consecuencias para las comunidades de todo el mundo.

Volver a examinar la estructura financiera mundial

  • La crisis que afecta al sistema de comercio multilateral también es una oportunidad para renovarlo y adaptarlo a los objetivos del desarrollo sostenible.
  • Los desafíos relativos a la reestructuración de la deuda soberana, debidos en parte a instrumentos nuevos y acreedores no tradicionales, han sensibilizado a la comunidad internacional respecto de las deficiencias de la estructura actual.
  • El aumento de las vulnerabilidades ha puesto de relieve la importancia de fortalecer la red de seguridad financiera mundial.
  • La digitalización de la economía ha alimentado el debate sobre el diseño del sistema tributario internacional que podría ayudar a hacer frente a las desigualdades.
  • La creciente concentración del mercado, en particular en la economía digital, ha subrayado la necesidad de supervisar mejor esta tendencia y gestionar sus consecuencias socioeconómicas.

Más información relacionada