Financiación para el desarrollo

Resumen

En 2015 se consiguió un gran logro con la adopción de la Agenda de Acción de Addis Abeba, un nuevo marco global para la financiación del desarrollo sostenible, que alinea la financiación y las políticas con las prioridades económicas, sociales y medioambientales. La Agenda de Addis se fundamenta en el Consenso de Monterrey de 2002 y la Declaración de Doha de 2008 y presenta unas bases sólidas para realizar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Incluye acuerdos y recomendaciones sobre políticas que giran en torno a siete temas principales: (i) recursos nacionales públicos; (ii) actividad financiera y comercial privada nacional e internacional; (iii) cooperación internacional para el desarrollo; (iv) el comercio internacional como motor del desarrollo; (v) la deuda y la sostenibilidad de la deuda; (vi) tratamiento de las cuestiones sistémicas; y (vii) ciencia, tecnología, innovación y creación de capacidad. El apartado final está dedicado a la información, la supervisión y el seguimiento. La Agenda de Addis establece también un sólido y detallado proceso para dar seguimiento y revisar los resultados de la financiación al desarrollo, además de los medios para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La Oficina de Financiación para el Desarrollo Sostenible (FSDO) respalda el proceso de seguimiento de la financiación para el desarrollo, al tiempo que trabaja con los Estados miembro, las principales partes interesadas a nivel institucional, otras organizaciones, la sociedad civil y el sector empresarial. Es más, la oficina sigue de cerca los desarrollos en materia de políticas económicas y financieras en otros foros internacionales para dotar de coherencia a las políticas a nivel mundial.

Síguenos