Una joven mira a su bebé recién nacido en Sudán
La fístula se ha eliminado en los países desarrollados, pero en el mundo en desarrollo, se estima que cientos de miles de mujeres y niñas viven con esta afección. UNFPA Sudán UNFPA Sudán.

Un problema que afecta entre 50 000 y 100 000 mujeres al año

Cada día unas 800 mujeres en todo el mundo pierden la vida a raíz de complicaciones del embarazo o del parto. Por cada mujer que muere debido a causas relacionadas con la maternidad, se estima que al menos otras 20 mujeres enferman por estas causas, y una de las más graves consecuencias es la fístula obstétrica.

Cada año se producen entre 50 000 y 100 000 casos más en todo el mundo. La mayoría de los casos afectan a mujeres pobres que viven en culturas donde la situación socioeconómica y la autoestima de la mujer dependen casi por entero de su matrimonio y su capacidad para procrear. A pesar de estos datos alarmantes, la fístula se podría prevenir prácticamente en su totalidad; el hecho de que siga habiendo casos es un indicio de que los sistemas de salud no satisfacen las necesidades esenciales de la mujer.

Los síntomas suelen manifestarse al comienzo del posparto, pero existen otras consecuencias graves algo posteriores como el trauma psicológico, el empeoramiento del estado de salud, y el aumento de la pobreza debido a la estigmatización que pueden sufrir en su círculo familiar y social.

La fístula obstétrica se puede prevenir y, en la mayoría de los casos, se puede tratar. Las mujeres que padecen una fístula obstétrica sin complicaciones pueden someterse a una intervención quirúrgica sencilla que conlleva un coste medio de 600 dólares, y que incluye también la atención posoperatoria y la rehabilitación.

Más información

Woman waits for assitance with her baby on her back in Sudan

 

Acabemos con esta historia silenciada

>