Paisaje con vista aérea desde del bosque de argán
Endémico de Marruecos, el argán se cultiva usando prácticas agroforestales ancestrales como la Matifya, un depósito de agua de lluvia excavado en una roca.
Foto:Cortesía del SIPAM para el sistema agrosilvopastoral basado en el argán en la zona de Ait Souab-Ait y Mansour, Marruecos.

El polifacético árbol del argán

El argán (Argania spinosa) es una especie autóctona de la región subsahariana de Marruecos, en el suroeste del país, que en zonas áridas y semiáridas. Es la especie emblemática de un ecosistema boscoso, también conocido como Arganeraie, que es rico en flora endémica. Es resistente a un entorno duro, con escasez de agua, riesgo de erosión y los suelos pobres.

Este ecosistema de extraordinaria belleza no sólo es importante en términos de conservación, sino también para la investigación y el desarrollo socioeconómico, debido a su uso forestal, agrícola y ganadero.

Los bosques de argán proporcionan productos forestales, frutos y forraje. Las hojas y los frutos son comestibles y muy apreciados, al igual que el sotobosque, y constituyen una reserva forrajera vital para todos los rebaños, incluso en períodos de sequía. Los árboles también se utilizan como leña para cocinar y calentarse.

De las semillas se extrae el mundialmente conocido aceite de argán, que tiene muchas aplicaciones, especialmente en la medicina tradicional y complementaria y en la industria culinaria y cosmética.

Photo with an argan oil dispenser and nuts in a traditional ceramic Moroccan pot.

¿Qué es el aceite de argán?

El aceite de argán es uno de los aceites más raros del mundo y es aclamado como el "oro líquido" de Marruecos. Tiene múltiples usos en la cocina, la medicina y la cosmética. Su capacidad para prevenir enfermedades cardiovasculares y sus beneficios para la piel están reconocidos científicamente. Las mujeres rurales dirigen todo el proceso de extracción gracias a los conocimientos transmitidos de una generación a otra.

El argán como pilar fundamental para el desarrollo sostenible

El argán es un árbol típicamente polivalente que apoya la generación de ingresos, aumenta la resiliencia y mejora la adaptación al clima, desempeñando un papel muy importante en la consecución de las tres dimensiones del desarrollo sostenible - económica, social y medioambiental - a nivel local.

El sector de la producción sostenible de argán contribuye al empoderamiento económico y a la inclusión financiera de las comunidades locales, especialmente de las mujeres que viven en zonas rurales. Las cooperativas son fundamentales para promover las oportunidades de empleo local y pueden desempeñar un papel importante en la contribución a la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza.

Durante siglos, el árbol de argán ha sido un pilar de las comunidades rurales indígenas de origen bereber y árabe, que desarrollaron una cultura e identidad específicas, compartiendo sus conocimientos y habilidades tradicionales a través de la educación no formal, en particular el conocimiento único asociado a la producción tradicional de aceite de argán por parte de las mujeres.

El singular sistema agroforestal-pastoral basado en el argán utiliza únicamente especies adaptadas al lugar y actividades de pastoreo, y se apoya en la gestión tradicional del agua proporcionada por la Matifiya, un depósito de agua de lluvia excavado en la roca, contribuyendo así a la mitigación y adaptación al cambio climático y a la conservación de la biodiversidad.

Antecedentes

Esta región única, en la que se cultiva el argán desde hace siglos, combina biodiversidad agrícola, ecosistemas resistentes y un valioso patrimonio cultural. Por ello, ha obtenido el reconocimiento y la protección de varias entidades de la ONU.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) designó en 1988 la zona de producción endémica como Reserva de la Biosfera de Arganeraie. Asimismo, todos los conocimientos relativos al argán fueron inscritos en 2014 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad de la UNESCO

Además, en diciembre de 2018, la FAO reconoció el sistema agrosilvopastoral basado en el argán dentro de la zona de Ait Souab - Ait Mansour en Marruecos como Sistema de Patrimonio Agrícola de Importancia Mundial.

Y por último, en 2021, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 10 de mayo como Día Internacional del Argán. La resolución, presentada por Marruecos, fue copatrocinada por 113 Estados miembros de las Naciones Unidas y adoptada por consenso.

¿Sabías que…?

  • El argán soporta temperaturas de 50º Celsius
  • El argán es un verdadero baluarte contra la desertización, que puede alcanzar los 10 metros de altura y vivir 200 años.
  • Símbolo de eternidad y resistencia, el argán tiene un fuerte valor simbólico y emocional para las comunidades locales.
  • El aceite de argán se regala en las bodas y se utiliza mucho en la preparación de platos festivos.
  • Se necesitan unos 150 kg de fruta para producir 3 litros de aceite de argán.
Group of women shelling argan nuts to extract the oil

Se dice que, desde el siglo XIII, las mujeres bereberes del norte de África elaboran aceite de argán con fines culinarios y cosméticos. En los últimos años, la demanda mundial de aceite de argán ha aumentado. A pesar de este aumento, el método de elaboración del aceite de argán ha cambiado muy poco. Conozca cómo este oro líquido está empoderando a las mujeres de las zonas rurales de Marruecos.

A woman works the kernel of the argan fruit to obtain the oil.

La campaña #ProudToShare del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO (MAB) está marcando la diferencia en las Reservas de la Biosfera. Arganeraie es una de los cientos de reservas de biosfera designadas por la UNESCO, lugares en los que las personas y la naturaleza comparten una forma de vida de la que todos podemos estar orgullosos. Vea este vídeo para conocer más a fondo la Reserva de la Biosfera de Arganeraie.

A crowd of women sitting and laughing

Los Días Internacionales nos dan la oportunidad de sensibilizar al público en general sobre temas de gran interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo, pretenden llamar la atención de los medios de comunicación y los Gobiernos para dar a conocer problemas sin resolver que precisan la puesta en marcha de medidas políticas concretas. Más información.