La pandemia en la sombra: violencia doméstica a raíz del COVID-19

Conferencias | Mujeres e igualdad de género

ANTECEDENTES

La igualdad de género es un derecho humano básico. El artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 10 de diciembre de 1948, declaró que "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos" y el artículo 2 declaró que "toda persona tiene todos los derechos y libertades consagradas en esta Declaración, sin distinción de ningún tipo, como raza, color, sexo, idioma, religión, nacimiento u otra condición". 

Treinta y un años después de la creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979. Esto fue seguido 16 años más tarde por la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, adoptada en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing. La conferencia de Beijing estuvo precedida por tres conferencias sobre la mujer y la igualdad de género.

La primera Conferencia Mundial sobre la Mujer se llevó a cabo en la Ciudad de México en 1975, luego de que la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer pidiera la organización de la primera conferencia mundial sobre la mujer coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer. La conferencia definió un Plan de acción mundial para la implementación de los objetivos del Año Internacional de la Mujer, que ofreció un conjunto completo de directrices para el adelanto de la mujer hasta 1985.

En 1980, 45 Estados Miembros se reunieron para la segunda conferencia de mujeres, la Conferencia Mundial de mediados de la década del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer en Copenhague. Su objetivo era revisar el progreso en la implementación de los objetivos de la primera conferencia mundial, centrándose en el empleo, la salud y la educación. En un Programa de Acción se pedían medidas nacionales más fuertes para garantizar la propiedad y el control de la propiedad por parte de las mujeres, así como mejoras en la protección de los derechos de la mujer a la herencia, la custodia de los hijos y la nacionalidad.

La tercera conferencia mundial para la mujer, la Conferencia Mundial para Revisar y Evaluar los Logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer, se llevó a cabo en Nairobi, Kenya, en 1985. El mandato de la conferencia era establecer medidas concretas para superar los obstáculos al logro de los objetivos del Decenio. Los participantes incluyeron 1900 delegados de 157 Estados Miembros; un Foro de ONG paralelo atrajo a unos 12 000 participantes. Los gobiernos adoptaron las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, que esbozaban medidas para lograr la igualdad de género a nivel nacional y promover la participación de la mujer en los esfuerzos de paz y desarrollo.

Diez años después, la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing, marcó un importante punto de inflexión para la agenda mundial de igualdad de género. La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, adoptada de forma unánime por 189 países, constituye un programa en favor del empoderamiento de la mujer y en su elaboración se tuvo en cuenta el documento clave de política mundial sobre igualdad de género. La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing establece una serie de objetivos estratégicos y medidas para el progreso de las mujeres y el logro de la igualdad de género en 12 esferas cruciales.

en los acuerdos políticos alcanzados en las tres conferencias mundiales sobre la mujer celebradas anteriormente y consolidó cinco decenios de avances jurídicos dirigidos a garantizar la igualdad de las mujeres y los hombres tanto en las leyes como en la práctica. Participaron en las negociaciones más de 6000 delegados gubernamentales en las negociaciones y más de 4000 representantes acreditados de organizaciones no gubernamentales. También participaron una gran cantidad de funcionarios públicos internacionales y alrededor de 4000 representantes de los medios de comunicación. Un foro de ONG celebrado en Huairou de forma paralela atrajo a cerca de 30 000 participantes.

Estas cuatro importantes conferencias de la ONU sobre la mujer fueron seguidas por una serie de exámenes quinquenales.

2000: El 23º período extraordinario de sesiones de la Asamblea General se celebró del 5 al 9 de junio de 2000 en Nueva York, con el fin de realizar un examen y una evaluación quinquenales de la aplicación de la Plataforma de Acción de Beijing, así como de estudiar posibles medidas e iniciativas futuras. De esta Sesión Especial resultaron una declaración política y nuevas medidas e iniciativas para la aplicación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing.

2005: En el marco del 49º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se llevó a cabo un examen y una evaluación decenales de la Plataforma de Acción de Beijing. Los delegados aprobaron una declaración que subraya que la aplicación plena y eficaz de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing es esencial para la consecución de los objetivos de desarrollo internacionalmente convenidos, incluidos los contenidos en la Declaración del Milenio.

2010: El examen al cabo de quince años de la Plataforma de Acción de Beijing se realizó durante el 54º período de sesiones de la Comisión en 2010. Los Estados Miembros adoptaron una declaración en la que se acogía con beneplácito los progresos realizados con el fin de lograr la igualdad de género, y se comprometían a adoptar nuevas medidas para garantizar la aplicación integral y acelerada de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

2015: El examen y la evaluación tras 20 años de la Plataforma de Acción de Beijing tuvo lugar durante el 59° período de sesiones de la Comisión en 2015. En el período de sesiones también se abordaron las oportunidades para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en la agenda de desarrollo después de 2015. Los Estados Miembros adoptaron una declaración política que resaltó los progresos obtenidos hacia el logro de la igualdad de género, proporcionó una base sólida para la implementación plena, efectiva y acelerada de los compromisos adquiridos en Beijing y también defendió el papel clave de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en la agenda de desarrollo después de 2015.

2020: UN examen y una evaluación tras 25 años desde la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing se llevaría a cabo durante el 64° período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que se celebraría en marzo de 2020. Sin embargo, debido a preocupaciones con respecto a COVID-19, la Comisión convocó una vez, para una reunión el 9 de marzo de 2020 que incluyó declaraciones de apertura, seguidas de la adopción de un proyecto de Declaración Política. Se suspendió la sesión hasta nueva notificación.

LA COMISIÓN DE LA SITUACIÓN DE LA MUJER

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es el principal órgano intergubernamental mundial dedicado exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Se trata de una comisión orgánica dependiente del Consejo Económico y Social, creado en virtud de la resolución 11 (II) del Consejo de 21 de junio de 1946.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer desempeña una labor crucial en la promoción de los derechos de la mujer documentando la realidad que viven las mujeres en todo el mundo, elaborando normas internacionales en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres.

En 1996, en virtud de la resolución 1996/6, el Consejo Económico y Social amplió el mandato de la Comisión y decidió que debería asumir un papel de liderazgo en la seguimiento y revisión de los avances y las dificultades encontradas en laimplementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, así como en la incorporación de la perspectiva de género en las actividades de las Naciones Unidas.

Durante el periodo anual de sesiones de la Comisión, los representantes de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, las organizaciones de la sociedad civil y las entidades de las Naciones Unidas se reúnen, durante dos semanas en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York para debatir sobre los avances y las brechas en la aplicación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995, el principal documento de política mundial sobre igualdad de género, y el 23° período extraordinario de sesiones, celebrado en 2000 (Beijing +5), así como sobre las cuestiones emergentes que afectan la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Los Estados Miembros acuerdan medidas para acelerar los avances en esta materia y promover el disfrute de los derechos de las mujeres en los ámbitos político, económico y social. Las conclusiones y recomendaciones de cada periodo de sesiones se envían al Consejo Económico y Social para su seguimiento.

ONU MUJERES

ONU Mujeres apoya todos los rubros de la labor de la Comisión y facilita la participación de las/os representantes de la sociedad civil. urante muchos años, las Naciones Unidas enfrentó profundos desafíos en su lucha por la promoción de la igualdad de género en todo el mundo. Entre estos desafíos se incluían un financiamiento inadecuado y la falta de algún factor de impulso reconocido que dirigiera las actividades de las Naciones Unidas en las cuestiones relativas a la igualdad de género. Para remediar esto, en julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas creó ONU Mujeres, la Entidad de las Naciones Unidas para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Al hacerlo, los Estados Miembros de las Naciones Unidas dieron un paso histórico acelerando los objetivos de la Organización relativos a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La creación de ONU Mujeres surgió como parte del programa de reforma de las Naciones Unidas, que reunió recursos y mandatos que generaran un mayor impacto. Se erige y se basa sobre el importante trabajo de cuatro organismos anteriormente independientes del sistema de las Naciones Unidas, que se centraban exclusivamente en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres:

  • División para el Adelanto de la Mujer (DAM)

  • Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW)

  • Oficina del Asesor Especial en Cuestiones de Género y Adelanto de la Mujer (OSAGI)

  • Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM)

Graphic of a man and woman, illustrating the issue of violence against women.

COVID-19 y violencia de género

Debido a que 2020 fue el 25 aniversario de la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing en la conferencia de Beijing sobre la mujer en 1995, se esperaba que el año 2020 fuera un año para revisar los logros y acelerar el progreso en la igualdad de género. Pero con el inicio de la pandemia de COVID-19 en 2020, existía la preocupación de que la violencia contra las mujeres hubiera aumentado debido a la pandemia y las medidas de confinamiento que se implementaron en todo el mundo. Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, dijo en un comunicado en abril de 2020 que "A medida que los países informan sobre la infección y el confinamiento, cada vez son más las líneas de atención y los refugios para la violencia doméstica de todo el mundo que notifican un incremento de llamadas en busca de ayuda". Continuó diciendo: "El COVID-19 ya nos está poniendo a prueba de maneras que la mayoría de personas nunca habíamos experimentado con anterioridad. Provoca tensiones emocionales y económicas que nos esforzamos por combatir. La violencia que actualmente aparece como una mancha negra de esta pandemia es un reflejo de nuestros valores, nuestra resiliencia y nuestra humanidad compartida, que se ven ahora amenazados. Nuestro empeño no debe consistir únicamente en sobrevivir al coronavirus. Debemos renacer de esta crisis con mujeres fuertes, que ocupen el centro mismo de la recuperación.".

ONU Mujeres, la entidad de las Naciones Unidas dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, lanzó la campaña de concientización pública La pandemia en la sombra, que se enfoca en el aumento global de la violencia doméstica en medio de la crisis de salud del COVID-19. El anuncio de servicio público de La pandemia en la sombra (arriba) es una película de sesenta segundos narrada por la actriz Kate Winslet, ganadora del Premio de la Academia, quien ha defendido muchas causas humanitarias. El video destaca el alarmante aumento de la violencia doméstica durante COVID-19 y transmite un mensaje vital instando a las personas a actuar para apoyar a las mujeres si saben o sospechan que alguien está sufriendo violencia.