Un grupo de personas espera en la calle.

Mensaje del Secretario General para 2021

 

Más de 80 millones de personas de todo el mundo se han visto obligadas por la guerra, la violencia y la persecución a huir de sus hogares abandonándolo todo para salvarse y para salvar a sus familias.

Los refugiados tienen que empezar de nuevo su vida.

Pero, para muchísimas personas, la pandemia ha supuesto la ruina de sus medios de vida, ha acarreado que las estigmaticen y las vilipendien y ha hecho que se vean expuestas al virus en un grado desproporcionado.

Al mismo tiempo, los refugiados han dejado patente, una vez más, la inestimable contribución que realizan a sus sociedades de adopción como trabajadores esenciales y de primera línea.

Tenemos el deber de ayudar a los refugiados a reconstruir su vida.

La COVID-19 nos ha demostrado que sólo si nos mantenemos unidos saldremos adelante.

En el Día Mundial de los Refugiados, hago un llamamiento a las comunidades y a los gobiernos para que incorporen a los refugiados a la atención sanitaria, la educación y el deporte.

Juntos, nos curamos cuando todos recibimos la atención necesaria.

Juntos, aprendemos cuando a todos se nos ofrece la oportunidad de estudiar.

Juntos, brillamos cuando jugamos en equipo y respetamos a todo el mundo.

En el Día Mundial de los Refugiados, deseo encomiar a los países que han acogido refugiados. Pero necesitamos más apoyo de los Estados, del sector privado, de las comunidades y de los particulares, si queremos avanzar juntos hacia un futuro más inclusivo, en el que no tenga cabida la discriminación.

Los refugiados que he conocido me han mostrado lo que significa reconstruir tu propia vida sacando al mismo tiempo fuerzas para enriquecer la de los demás.

En mis diez años como Alto Comisionado para los Refugiados, me he sentido inspirado por su valor, su resiliencia y su determinación.

Doy las gracias a los refugiados y a los desplazados de todo el mundo y les reitero mi admiración personal por lo que nos han enseñado a todos sobre el poder de la esperanza y de la curación.

Hoy, Día Mundial de los Refugiados, y todos los días, estamos con los refugiados.

Juntos, nos curamos cuando todos recibimos la atención necesaria. Juntos, aprendemos cuando a todos se nos ofrece la oportunidad de estudiar. Juntos, brillamos cuando jugamos en equipo y respetamos a todo el mundo.

António Guterres