Mensaje del Secretario General para 2021

Estar en contacto con nuestros seres queridos, asistir a un servicio religioso, manifestar nuestra postura… Todas esas, y muchas más, son cosas que hacemos con cada vez más frecuencia en el espacio digital, sobre todo dadas las restricciones con las que batallan las personas y las comunidades a consecuencia de la pandemia de COVID-19. Al encarar al reto que plantea la creciente dependencia tecnológica de nuestro mundo, las personas de edad son tal vez quienes más apoyo necesitan.

El tema del Día Internacional de las Personas de Edad de este año, “Igualdad digital para todas las edades”, brinda una gran ocasión de ampliar las oportunidades para todas las generaciones en beneficio del conjunto de la sociedad.

Por lo general, las personas de edad han quedado más aisladas durante la pandemia. Además, corren mayor riesgo de sufrir la creciente amenaza de la ciberdelincuencia. Al tiempo que adoptamos todas las medidas posibles para que aquellos delincuentes sin escrúpulos que se aprovechan de las personas de edad rindan cuentas de sus actos, debemos también fortalecer las capacidades digitales de esas personas como importante mecanismo de defensa y medio de mejorar su bienestar.

Las personas de edad son mucho más que un grupo vulnerable: son una fuente de conocimiento, experiencia y profundas contribuciones a nuestro progreso colectivo. Si pueden acceder a las nuevas tecnologías, aprenderlas y utilizarlas, estarán mejor equipadas para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que constituyen nuestro llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y velar por que, en 2030, todas las personas gocen de salud, paz y prosperidad.

En este Día Internacional de las Personas de Edad, pido que se pongan en marcha políticas, estrategias y medidas más inclusivas con el fin de lograr la igualdad digital para las personas de todas las edades.

Si las personas de edad pueden acceder a las nuevas tecnologías, aprenderlas y utilizarlas, estarán mejor equipadas para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que constituyen nuestro llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y velar por que, en 2030, todas las personas gocen de salud, paz y prosperidad.

António Guterres