Grupo de jóvenes activistas del clima.

Datos y cifras

Todos podemos vivir de forma sostenible y ayudar a construir un mundo mejor para todos. Pero, para eso, hay que fijarse en cómo vivimos y comprender el impacto que tienen nuestras decisiones cotidianas en el mundo que nos rodea. Tomamos cientos de miles de decisiones a lo largo de nuestras vidas. Las decisiones que tomamos y el estilo de vida que llevamos tienen un profundo impacto en nuestro planeta.

En la naturaleza, no existe la basura. Todo lo que hay en la naturaleza se reutiliza o se recicla. Pero vivimos en una sociedad de usar y tirar. Utilizamos algo una vez y pasa a ser basura que acaba en vertederos o en nuestros océanos, lagos y ríos. Y la energía que malgastamos contribuye a la contaminación del aire y al cambio climático.

 

El estilo de vida de hoy en día es insostenible

 

La demanda de recursos naturales es más alta que nunca y continúa creciendo; para comida, ropa, agua, vivienda, infraestructura y otros aspectos de la vida. La extracción de recursos ha aumentado más del triple desde 1970, con un incremento del 45 % en el uso de combustibles fósiles.

La extracción y el procesamiento de los materiales, los combustibles y la comida son responsables de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales totales y de más del 90 % de la pérdida de biodiversidad y el estrés hídrico.

Si la población mundial continúa creciendo como se prevé y alcanza los 9600 millones en 2050, podríamos necesitar el equivalente a casi tres planetas para disponer de los recursos naturales que harían falta para sostener el estilo de vida actual.

En países de alto ingreso, la huella material per cápita, es decir, la cantidad de materias primas necesarias para satisfacer nuestras necesidades, es más de diez veces mayor que en países de bajo ingreso. Además, el Grupo de los 20 (G20) es responsable del 78 % de emisiones de gases de efecto invernadero mundiales.

 

  Utiliza la calculadora de la ONU para medir la huella de carbono para calcular tu contribución a las emisiones de efecto invernadero con tus actividades cotidianas, como utilizar la electricidad, conducir un coche o desechar residuos.

 

 

 

Rueda de los ODS.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible incluyen metas (4.7 y 12.8) para garantizar que, en 2030, las personas de todo el mundo posean la información, educación y conciencia pertinentes acerca del desarrollo sostenible, así como estilos de vida en armonía con la naturaleza.

 

Todos podemos cambiar la situación en los siguientes ámbitos