Siluetas de unos trabajadores de la construcción.

Mensaje del Secretario General para 2020

La crisis de la COVID-19 afectó a las economías africanas mucho antes de que la pandemia se extendiera por todo el continente y ha provocado una caída de la demanda de productos básicos y bienes africanos, perturbaciones en el comercio y los viajes, la reducción de las remesas y la inversión extranjera y grandes pérdidas de empleo e ingresos.

La pandemia llegó cuando las perspectivas del continente eran prometedoras. Las economías se estaban expandiendo y la pobreza estaba disminuyendo. La tecnología y la innovación se estaban extendiendo por todo el continente y se había avanzado en la unidad y la integración económica. Se vaticinaba que el comercio intraafricano recibiría un fuerte impulso con la entrada en vigor de la Zona de Libre Comercio Continental Africana.

Si se trabaja para alcanzar los objetivos del Tercer Decenio del Desarrollo Industrial para África y se siguen las hojas de ruta establecidas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063 de África, la respuesta a la crisis de la COVID-19 ofrece la oportunidad de corregir las desigualdades y vulnerabilidades estructurales y promover un cambio transformador que aumente la resiliencia de África.

En el Día de la Industrialización de África, reafirmo el compromiso del sistema de las Naciones Unidas de apoyar un desarrollo industrial inclusivo, resiliente y sostenible en África.

  

 

 

En el Día de la Industrialización de África, reafirmo el compromiso del sistema de las Naciones Unidas de apoyar un desarrollo industrial inclusivo, resiliente y sostenible en África."

António Guterres