ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Recordar a los caídos



«Un acto conmemorativo anual se llevará a cabo el jueves 8 de enero de 2015, en homenaje al personal de las Naciones Unidas que perdió la vida en el cumplimiento del deber, entre octubre de 2013 y noviembre de 2014, así como para rendir un homenaje especial a los colegas que perdieron la vida a causa del terremoto de Haití en 2010. La Ceremonia de homenaje se llevará a cabo de las 10.00 a las 11:30 horas (hora de Nueva York) en el Salón del Consejo de Administración Fiduciaria y será retransmitida en directo por UN webcast Disponible en inglés

Trabajar al servicio de la causa por la paz es una peligrosa ocupación. Desde que se fundaron las Naciones Unidas, cientos de valerosos hombres y mujeres han perdido la vida en esta misión.

Ole Bakke, un noruego que servía en Palestina, fue el primer caído, abatido a tiros en julio de 1948. El conde Folke Bernardotte de Suecia, un mediador de la ONU en Palestina, fue el segundo, asesinado dos meses después.

La cabeza principal de la ONU fue cercenada en 1961, cuando el Secretario General Dag Hammarskjöld, junto con 6 colegas, murió en un avión que se precipitó a tierra en el Congo, durante una misión en busca de la paz.

Treinta años después, el número y la magnitud cada vez mayor de misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, pone a su vez a muchos más en peligro. En el decenio de los años 90 se perdieron más vidas que en los cuatro decenios anteriores en su conjunto.

En el primer decenio del siglo XXI, las Naciones Unidas se convirtieron, ellas mismas, en el principal blanco: sus instalaciones fueron atacadas en Baghdad en 2003, Argelia en 2007 y Kabul en 2009.

«Ya desde el principio de mi mandato, permítanme garantizarles que yo le concedo la mayor importancia a que el personal de las Naciones Unidas reciba la seguridad y la vigilancia que sean necesarios para llevar a cabo sus vitales misiones(…)

Una gestión de la seguridad eficaz, eficiente y responsable, no puede ni debe ser una opción secundaria o un aspecto subestimado dentro de nuestra asignación de presupuestos. Es éste un aspecto fundamental de nuestras operaciones en todo el mundo, que debemos siempre esmerarnos por mejorar».

Secretario General Ban Ki-moon
en su mensaje ante la Séptima Reunión
Cumbre sobre la Seguridad la Vigilancia
del Personal de las Naciones Unidas y Personal Asociado
16 de enero de 2007

Los desastres naturales también han cobrado la vida de aquellos que sirven a las Naciones Unidas. El terremoto de Haití en 2010, por ejemplo, tuvo un saldo trágico de 102 miembros del personal, siendo la mayor pérdida registrada en una sola ocasión en la historia de la Organización.

Recordamos aquí a aquellos que suelen ser olvidados, aquellos que han muerto al servicio de las Naciones Unidas: los caídos.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2011