Funciones y poderes de la Asamblea General

Foro de negociación multilateral

La Asamblea General, creada en 1945 en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, ocupa un lugar central, ya que es el órgano princi-pal de las Naciones Unidas de deliberación, adopción de políticas y representación. La Asamblea General está integrada por los 193 Miembros de las Naciones Unidas y constituye un foro singular para las deliberaciones multilaterales sobre toda la gama de cuestiones internacionales que abarca la Carta. También desempeña una función importante en el proceso de establecimiento de normas y en la codificación del derecho internacional.

La Asamblea se reúne de septiembre a diciembre de cada año y, posteriormente, de enero a agosto, según proceda, en particular para abordar los informes pendientes de las Comisiones Cuarta y Quinta. También durante la continuación del período de sesiones, la Asamblea examina cuestiones de actualidad de importancia decisiva para la comunidad internacional en forma de debates temáticos de alto nivel organizados por el Presidente de la Asamblea General en consulta con los Estados Miembros.

Durante ese período, la Asamblea tradicionalmente también celebra consultas oficiosas sobre una amplia gama de temas sustantivos, incluidas cuestiones relacionadas con la reforma de las Naciones Unidas.

Funciones y poderes de la Asamblea General

La Asamblea General está facultada para hacer recomendaciones a los Estados sobre las cuestiones internacionales de su competencia. También ha iniciado medidas de carácter político, económico, humanitario, social y jurídico que han afectado a la vida de millones de personas de todo el mundo. La histórica Declaración del Milenio Documento PDF, aprobada en 2000, y el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 Documento PDF, reflejan el compromiso de los Estados Miembros de alcanzar objetivos concretos para lograr la paz, la seguridad y el desarme, junto con el desarrollo y la erradicación de la pobreza; salvaguardar los derechos humanos y promover el estado de derecho; proteger nuestro entorno común; responder a las necesidades especiales de África; y fortalecer las Naciones Unidas. En septiembre de 2015, la Asamblea acordó un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que figura en el documento final de la Cumbre de las Na-ciones Unidas para la aprobación de la agenda para el desarrollo después de 2015 (resolución 70/1 Documento PDF).

De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, la Asamblea General puede:

La Asamblea puede asimismo adoptar medidas en caso de amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión, cuando el Consejo de Seguridad no haya actuado debido al voto negativo de un miembro permanente. En esos casos, de conformidad con su resolución «Unión pro Paz» (resolución 377 (V)) Documento PDF, de 3 de noviembre de 1950, puede examinar inmediatamente el asunto con miras a recomendar a sus Miembros la adopción de medidas colectivas para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales (véase más adelante los períodos extraordinarios de sesiones y los períodos extraordinarios de sesiones de emergencia»).

Búsqueda del consenso

Cada uno de los 193 Estados Miembros que componen la Asamblea tiene un voto. En las votaciones sobre determinados asuntos im-portantes, como las recomendaciones relativas a la paz y la seguridad, la elección de los miembros del Consejo de Seguridad y del Consejo Económico y Social y las cuestiones presupuestarias, se requiere una mayoría de dos tercios de los Estados Miembros, pero otras cuestiones se deciden por mayoría simple.

En los últimos años se ha procurado obrar por consenso, en lugar de someter a votación la cuestión en examen, lo que ha contribuido a reforzar el apoyo a las decisiones tomadas por la Asamblea. El Presidente, después de celebrar consultas con las delegaciones y de haber llegado a un acuerdo, puede proponer que una resolución se apruebe sin someterla a votación.

Revitalización de la labor de la Asamblea General

Desde hace cierto tiempo se está trabajando de forma sostenida para que la labor de la Asamblea General esté más delimitada y sea más pertinente. En el quincuagésimo octavo período de sesiones se determinó que este era un aspecto prioritario, y en los períodos de sesiones posteriores prosiguieron las gestiones para racionalizar el programa, mejorar las prácticas y los métodos de trabajo de las Comisiones Principales, potenciar la función de la Mesa, reforzar el papel y la autoridad del Presidente y examinar la función de la Asamblea en el proceso de selección del Secretario General.

Durante los períodos de sesiones sexagésimo noveno y septuagésimo, la Asamblea aprobó dos resoluciones históricas sobre la revitalización de la labor de la Asamblea General (A/RES/69/321 Documento PDF y A/RES/71/305 Documento PDF), en las que se prevé, entre otras cosas, la celebración de diálogos oficiosos con los candidatos al cargo de Secretario General de las Naciones Unidas y se establecen un juramento del cargo y un código de ética para los Presidentes de la Asamblea General.

La práctica de celebrar debates temáticos interactivos de alto nivel también es un resultado directo del proceso de revitalización. Para obtener más información sobre la historia y los logros en relación con este tema, véase el vínculo específico en el sitio web de la Asamblea General: http://www.un.org/es/ga/revitalization/.

El Secretario General ha adoptado la práctica de informar periódicamente a los Estados Miembros, en reuniones oficiosas de la Asamblea General, sobre sus actividades y viajes recientes. Esas reuniones informativas brindan una buena oportunidad para el intercambio de opiniones entre el Secretario General y los Estados Miembros y es probable que continúen en el septuagésimo segundo período de sesiones.