ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Bosnia: sanando las heridas de guerra

Enlaces relacionados

Narración

Enclavado en las colinas de Bosnia, en medio de un panorama tranquilo, yace Foca, un pueblo con un pasado oscuro y atribulado. Un pasado lleno de dolor, y para una mujer, recuerdos tan espantosos que perduran toda la vida.

Su historia comenzó en abril de 1992, cuando las fuerzas serbias desataron una campaña de depuración étnica, principalmente contra musulmanes y croatas. Desataron también – violaciones en masa

«Es inconcebible el horror que pueden infligir los humanos; es increíble la agonía que padecieron las mujeres.»

Enisa Salcinovic tenía entonces 37 años, casada y madre de dos niños. También se contaba entre unas 2.000 mujeres en su pueblo nativo de Foca que fueron detenidas en “campamentos de violaciones” como este…Partizán… un salón de recreación antes de la guerra.

Enisa nunca había vuelto a entrar, hasta hoy… justamente hace 18 años desde que se escapó de estos muros.

«Por esa puerta las traían, y se las llevaban (apuntando). Y había colchonetas en el piso (llorando). Aquí había cientos de mujeres (solloza)».

Los recuerdos se desbordan.

«Cada día y cada noche se llevaban a las mujeres… algunas nunca regresaron».

Dice que el miedo era tanto, que aún los niños tenían miedo de llorar.

«Aquí la gente también moría de inanición: sólo podía comer las pocas migajas que dejaban los soldados (se apoya en la mesa). ¿Cómo es posible que hoy la gente juegue ping-pong aquí? Están volviendo a pintar para que nadie vea lo que nos hicieron… Ellos no pueden esconder eso»

«Las víctimas de la tortura sexual con frecuencia padecen de estrés post traumático crónico».

La siquiatra Dubravka Salcic fundó el Centro de para las Víctimas de la Tortura de Bosnia.

«La gente sufre. Siente pena, vergüenza. Tiene pesadillas. También tiene recuerdos recurrentes… El proceso de recuperación es muy doloroso y muy lento».

Aproximadamente el 80% de las víctimas de violaciones durante la guerra sigue experimentando síntomas sicológicos y físicos unos 15 años después de que la paz llegara a Bosnia.

Aunque desde 2008 las víctimas, como Enisa, tienen derecho a recibir alguna indemnización, los expertos dicen que son esenciales tratamientos más sistemáticos y mayor acceso a ellos para sanar las heridas de la guerra.

Este reportaje fue producido por Andi Gitow para las Naciones Unidas.

14 de marzo de 2011

La guerra en Bosnia-Herzegovina puede haber terminado hace quince años, pero para muchas de las mujeres bosnias, los efectos de las violaciones en tiempos de guerra permanecen.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS