Young patient

Joven paciente de malaria se recupera en una clínica de salud en Mogadiscio, 2013. ONU/Tobin Jones.

Mensaje del Secretario General para 2020

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la importancia de que todos los países tengan sistemas sanitarios sólidos que proporcionen al conjunto de la población servicios de calidad cuando y donde se necesiten.

Este año hemos sido testigos de la tragedia que se produce cuando los centros de salud se ven abrumados por una nueva enfermedad altamente infecciosa y a menudo mortífera, y cuando los esfuerzos por hacer frente a esa emergencia sobrecargan los sistemas hasta tal punto que ya no pueden prestar otros servicios esenciales, como los de detección del cáncer, inmunización sistemática y atención maternoinfantil.

Debemos hacer mucho más si queremos alcanzar nuestro objetivo de lograr la cobertura sanitaria universal para 2030.

Esto significa gastar más en salud, pero también significa gestionar mejor el gasto, desde la protección de los trabajadores sanitarios y el fortalecimiento de la infraestructura hasta la prevención de enfermedades y la prestación de asistencia sanitaria cerca de los hogares, es decir, en la comunidad. La inversión en los sistemas de salud también mejora la preparación y la respuesta de los países a futuras emergencias sanitarias.

Las emergencias sanitarias afectan desproporcionadamente a las poblaciones marginadas y vulnerables. Cuando las nuevas vacunas, pruebas y tratamientos de la COVID-19 vayan entrando en el mercado, debemos cerciorarnos de que estén al alcance de todos los que las necesitan. Si algo nos ha enseñado la pandemia este año es que nadie está a salvo hasta que todos lo estén.

En la respuesta a la pandemia hemos visto surgir rápidamente enfoques innovadores en la prestación de servicios de salud y en los modelos de atención sanitaria, así como mejoras en la preparación. Debemos aprender de esta experiencia.

En el Día de la Cobertura Sanitaria Universal, comprometámonos sin más dilación a poner fin a esta crisis y a construir un futuro más seguro y saludable invirtiendo en sistemas de salud que protejan a todas las personas.

António Guterres