GUINEA ECUATORIAL
 

DISCURSO 

DE 

SU EXCELENCIA OBIANG NGUEMA MBASOGO 
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE GUINEA ECUATORIAL

CUMBRE MUNDIAL SOBRE EL DESARROLLO SOSTENIBLE

JOHANNESBURGO, 
3 DE SEPTIEMBRE 2002.


 


Señor Presidente,
Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno,
Señor Secretario General de las Naciones Unidas,
Señores Representantes de la Sociedad Civil y Sector Privado,
Señoras y Señores Delegados

Nos complace expresar la gratitud y reconocimiento de Guinea Ecuatorial al Pueblo y Gobierno Sudafricanos, por el recibimiento cordial y la generosa hospitalidad que nos han dispensado desde nuestra llegada a Johannesburgo.

Le felicitamos, Señor Presidente, por que Usted y su País habéis merecido el respeto de la Comunidad Internacional para albergar esta importante Cumbre, en la que la mayoría de nuestros países tienen puestas sus esperanzas.

En efecto, esta Cumbre se desarrolla en un momento crucial para la existencia, la supervivencia y el futuro de todos los Pueblos y Naciones del planeta, y de modo especial, para los Países en desarrollo que constituyen las principales víctimas del anacronismo con que se enfrenta la sociedad internacional en el mundo globalizado de estos comienzos del Tercer Milenio.

Señor Presidente

Participamos en esta Cumbre con un cierto sentido de frustración, tras numerosas Cumbres celebradas para tratar la espinosa cuestión de un desarrollo sostenible para todas las naciones del mundo.

No queremos que se repita la triste y dramática experiencia del pasado que registra un fracaso de la Comunidad Internacional cuando se trata de conciliar intereses de grupos y, sobre todo, entre los Paises grandes y pequeños, y entre las Nociones ricas del Norte y pobres del Sur.

Hoy podemos afirmar que la humanidad es victima de los egoísmos y de la ambición de los que siempre detentan el Poder Político y Económico, los mismos que protagonizaron la esclavitud, el colonialismo y el neocolonialismo.

En efecto, la Historia de la Humanidad está profundamente marcada por hechos dramáticos que cuestionan la capacidad humana de los Hombres. La esclavitud que causó millones de víctimas en el pasado, es un capitulo que nos revela el nivel de ambición y de egoísmo de los Hombres.
Por lo mismo, recordamos los horrores causados por . el colofplismo, que es un cpimen de tesa humaniád, en el Continente Africano y en tierras Americanáb, cuyis re~enclas perduran hasta nuestros días.

Observamos con profunda preocupación que la tendencia persiste, aún cuando creíamos que con la derrota del colonialismo y el apartheid, incluso la caída del muro de Berlín y el advenimiento de la democracia y la teoría de igualdad de los seres humanos, la Humanidad accedía a un nuevo capítulo de su evolución, exenta de exclusiones y discriminaciones y llena de ilusiones y esperanzas.

Algunos de ellos siguen tratando de encubrirse bajo supuestas exigencias en materia de democracia y derechos humanos para camuflar sus designios de dominación y explotación, cuando en el fondo, nadie pone hoy en duda que los valores de democracia y buen Gobierno son metas a las que aspiran todos los seres humanos pero siempre dentro del respeto de las diferencias y realidades de unos y otros.

Sin embargo, la tendencia persiste, porque parece que estamos navegando en un mismo circulo vicioso, predominado por el espíritu ambicioso y egoista de los hombres. La tendencia persiste, porque los apelativos de los del Norte y los del Sur, no son más que la obstinación de los Pueblos de este planeta de querer dominar los unos a los otros.

No construyamos castillos sobre terrenos arenosos. La loable idea de la globalización o mundialización, como se quiera llamar, así como el desarrllo sostenible, no pueden lograrse en las circunstancias actuales en las que las reglas del juego en las relaciones internacionales están dominadas por principios de inequidad.

El Norte y el Sur, nacieron precisamente ante la imposibilidad de establecer un nuevo orden económico internacional justo y equitativo.
Estamos viviendo unas relaciones de verdadero apartheid económico incentivadas por este egoísmo y ambición desmesurados. El apartheid no es solo la intolerancia o la exclusión social. Lo es también todo sistema que niegue los derechos de un país a su propio desarrollo. El sistema económico actual, deber ser revisado, porque no ofrece ninguna posibilidad a los Estados en desarrollo para competir en el Mercado Mundial.

No debe prevalecer la preocupante tendencia de minimizar el papel de las Naciones Unidas que tiene la especial responsabilidad en el mantenimieno de la paz y seguridad en el mundo.

Por lo mismo, es injusto e inaceptable la tendencia de ciertos países y grupos de intereses de utilizar de modo interesado los convenios y mecanismos de la cooperación internacional para promover condenas y penalizaciones unilateralmente contra los Países del Sur.

¿Qué resultado nos han dado las negociaciones multilaterales de la Organización Mundial de Comercio?.

¿Qué hay de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidad que piden a los Estados reducir sus presupuestos militares para dedicar el excedente al desarrollo de los Paises más necesitados?.

¿Qué hay de la deuda externa de los Paises desarrollo y sus intereses que hoy son impagables por deudores?.

¿Qué hay de los productos de exportación procedente de los Países en desarrollo, cuyos precios están congelados en los Mercados Mundiales después de veinte años?

¿Qué está pasando con los compromisos y clamores de hacer asequibles los antiretrovirales para los paises del Sur ante la pandemia de VIH/SIDA?

Pues, estos interrogantes y otros muchos que se podrían dar, revelan que actualmente no hay confianza ni solidaridad entre el Norte y el Sur, a causa del egoísmo y la ambición desmesurada de las Naciones.

Por eso, no puede haber una solución positiva a la problemáticq de la deuda externa de los Países del Sur, ni a ninguna de las inquietudes y preocupaciones que se han venido planteando a lo largo de sus relaciones.

No obstante, felicitamos la valentía y coraje de algunos paises industrializados, como Francia, Canadá, Japón, Alemania, Reino. Unido, China, la Federación de Rusia y otros, que flan decidido condonar- parte o la totalidad de la deuda de los Países más necesitados. Esperamos que estos casos sirvan de ejemplo a los demás para construir unas relaciones de solidaridad, confianza y mutuo respeto entre los Estados.

La economía tradicional de Guinea Ecuatorial era a base de los productos agrícolas, Café y Cacao, y hoy están casi desaparecidos por completo, porque sus precios en los mercados internacionales no han hecho más que experimentar un drástico descenso, mientras que el coste de su producción asciende vertiginosamente a causa de los insumos importados, lo cual ha significado un golpe fatal a nuestros agricultores y campesinos a favor de los cuales hoy abogamos por un desarrollo sostenible.

Esto provocó que Guinea Ecuatorial llegase al borde del colapso económico y nadie quiso acudir a su ayuda. Al contrario, Mi País ha sido objeto de penalizaciones de injustas y las ayudas estaban supeditadas a condiciones impuestas e inaceptables.

Hoy, apenas cinco años de iniciar la producción del Petroleo, Guinea Ecuatorial ha sido clasificada como País de ingresos medios, sin siquiera brindarle la oportunidad de beneficiarse de un periodo de transición.

Creemos que esta no es la manera de promover el desarrollo sostenible de las naciones emergentes. La sostenibilidad del desarrollo debe basarse sobre normas equitativas, solidarias y humanas en las relaciones internacionales y sobre un respeto de la interdependencia de las Naciones .

Afortunadamente, hemos escuchado con agrado las declaraciones de casi todos nuestros Socios de la Unión Europea, dando un horizonte de esperanzas en sus relaciones con los Países Africanos. Mas que nadie, Europa debe mostrarse consentida con Africa por las relaciones históricas que unen a sus Estados.

Sin embargo, apesar de todo ello, Guinea Ecuatorial no se siente pesimista de esta situación y confiamos que los demás países desarrollados se animen en la misma dirección.

El espiritu combativo de Sudafrica que ha superado el abominable sistema de apartheid, debe alentarnos en nuestra lucha contra el subdesarrollo y las desigualdades del actual sistema económico.

Guinea Ecuatorial está muy reconfortada y renueva su firme adhesión a los compromisos derivados de las precedentes cumbres sobre el desarrollo sostenible, así como su voluntad inquebrantable de continuar aplicando las recomendaciones que promuevan un desarrollo humano sostenible.

Estamos más que nunca convencidos de que el desarrollo ano sostenible de cada País estOrá det rttú por el tafuerzo y el nivel de come os qw .ama toda Estado en la ejecución de los pis, y estrategias adoptados.

Nuestro programa abarca desde la concepción de un proyecto de sociedad que, centrado en el respeto a la dignidad del Hombre, promueva una democracia participativa, el respeto de los Derechos Humanos y la buena óobernabilidad, así como una estrategia de desarrollo económico y social que persigue los objetivos de la eliminación de la pobreza, el crecimiento económico, el desarrollo social y la conservación del medio ambiente.

La adopción de dicha estrategia fue objeto de un consenso nacional con la participación de todas las fuerzas vivas del país.

El desarrollo humano sostenible solo serví logrado cuando se satisfagan las necesidades vitales del Hombre, con continuidad.

Señor Presidente:

Queremos concluir con la indicación de que, para lograr este objetivo son indispensables las acciones siquientes

1. - Que se alcance el objetivo de destinar el 0,7% del producto interior bruto de los Países desarrollados a la ayuda pública al desarrollo de los Países en desarrollo.

2.- Que se eliminen las barreras arancelarias que obstaculil°an el flujo comercial para garantizar ún'`-medio mundial mál transparente y equitativo.

3.- Que sean reconsideradas las políticas de subvenciones agrícolas que penalizan a los agricultores del Sur.

4. - Que se garantice el acceso de los Países en desarrollo a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

5. - Que la deuda externa de los Países en desarrollo sea anulada.

6. - Que el NEPAD sea adoptado en el marco de la nueva estrategia de desarrollo sostenible para África.

7.- Que se establezca un sistema de evaluación bianual del plan de acción adoptado en esta Cumbre.

8. - Que la cuestión del VIH/SIDA no sea considerada como simple tema de salud, sino como un componente indisociable del desarrollo económico de los Países en desarrolla.

Señor Presidente,

Señoras y Señores:

Hagamos del universo, a partir de esta Cumbre, un lugar de esperanza, un lugar seguro para la existencia del Hombre y un lugar de paz, progreso y bienestar para toda la Humanidad.

MUCHAS GRACIAS.