Mensaje del Secretario General

En el Día Internacional de la No Violencia, reconocemos la visión y la sabiduría perdurables de Mahatma Gandhi, cuyo cumpleaños también celebramos hoy.

En una época de conflictos prolongados y desafíos complejos, la filosofía de la no violencia de Gandhi sigue siendo una inspiración. En las Naciones Unidas, un mundo libre de violencia —y la resolución de las diferencias por medios no violentos— es el núcleo de nuestra labor.

En un momento en que la desigualdad va en aumento y que lograr una globalización justa es un imperativo, también recordamos el compromiso de Gandhi con la justicia social.

Y en un período en que el mundo se esfuerza por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, garantizar la igualdad de género y no dejar a nadie atrás, el compromiso de Gandhi con la dignidad humana puede iluminar nuestro camino.

Como dijo Gandhi, la no violencia es la mayor fuerza a disposición de la humanidad. La Carta de las Naciones Unidas se hace eco de ese espíritu, con el llamamiento que formula en el Capítulo VI de que se utilicen, “ante todo”, la negociación, la mediación, el arbitraje, el arreglo judicial y otros medios pacíficos para hacer frente a las amenazas a la paz.

Gandhi demostró que la no violencia puede cambiar la historia. Dejémonos inspirar por su coraje y convicción al continuar nuestra labor en pro de la paz, el desarrollo sostenible y los derechos humanos para todos los pueblos del mundo.

António Guterres