Welcome to the United Nations. It's your world.

Secretary-General Ban Ki-moon

Asuncion, Paraguay, 26 February 2015 - Secretary-General's address to National Congress of Paraguay [scroll down for Spanish version]


Buenos días, es un honor estar con ustedes durante mi primera visita a su hermoso país.
Me siento profundamente honrado de ser el primer Secretario General de las Naciones Unidas que visita el Paraguay en más de 50 años. Y estoy orgulloso de hacerlo durante el 70o aniversario de las Naciones Unidas.
Llego con ansias de saber más sobre su gran país … de oír los sonidos de los arpistas paraguayos, famosos en el mundo entero… ¡y, por supuesto, de disfrutar de una chipa recién hecha y de un tereré frío!
Much has changed in Paraguay since the visit of my predecessor Secretary-General Dag Hammarskjold in 1959.
The military dictatorships of the past are now history.
Democracy has come into force.  Civil society is growing ever stronger.  And you are reaching out to the world.
Paraguay is a leader in promoting regional integration and the ideals that are at the heart of the United Nations Charter.
MERCOSUR was established through the Treaty of Asunción.
Last year, Paraguay hosted the General Assembly of the Organization of American States.
And, of course, your commitment to regional integration is clear through your leadership in a vital issue that unites all the people of South America – football!
Paraguay is the host of the Headquarters of the South American Football Confederation, CONMEBOL.
Our world has also changed much since the last visit of a Secretary-General.
We are a younger world – with half of the population under the age of 25.  We are a mobile and technologically connected world.  We are an increasingly urban world.   
We face multiple crises – continuing bloodshed in Syria, tumult in Ukraine, Ebola disease in Africa.  Intolerance is growing.  And violent extremism is rising.
No country or organization can defeat terrorism and extremism on its own.  All countries -- along with regional and international organizations as well as political, religious, academic and civil society leaders -- should join hands together to forge a multi-faceted response that respects international human rights and humanitarian law.
In the coming months, I will bring together faith leaders to the United Nations to reaffirm the importance of solidarity, tolerance and understanding.
We are increasingly seeing terrorism, drug trafficking and transnational crime grow in intensity and feed off each other.
We know that transnational organized crime networks fuel violence, spread corruption and undermine democratic institutions and the rule of law.
Here in Paraguay, the United Nations is working with you to combat organized crime and illicit trafficking; and enhance justice and transparency.
I welcome your Parliament’s efforts to counter illicit drug production and trafficking and efforts to revise the antinarcotics law.
I know that your country will also play an active role as the world prepares for next year’s General Assembly Special Session on the world drug problem. 
I am especially honoured to address you from this Chamber because parliamentarians are central to building a stronger Paraguay and a better world.
Congress is a vital forum for dialogue and inclusive solutions.
Congress has the power to approve legislation and ratify treaties that translate international norms into national commitments.
Congress gives voice to the aspirations and needs of your people.  They count on their legislators to ensure their right to enjoy democracy, respect of the rule of law and the full respect of their human rights and fundamental freedoms.
The United Nations counts on Paraguay, as well.
Paraguay is a founding member of our Organisation.  Seventy years later, you are making a difference across the range of our work.
Brave Paraguayans are serving as UN peacekeepers in eight places of need around the world. 
I am particularly grateful for the outstanding performance of Paraguayan troops serving with MINUSTAH, in Haiti.
When Haiti was hit with its worst earthquake in centuries, Paraguayan engineers played a life-saving role in clearing away rubble and despair.
Paraguay has served as a member of the Security Council and the Economic and Social Council.
This year, Paraguay began its three-year term on the Human Rights Council.  I am encouraged that your country will focus on advancing the rights of women and children.
Paraguay has shown exceptional global leadership in another crucial area of international development – the special challenges of landlocked countries, such as remoteness from major markets and high transport costs.
The great Paraguayan writer Augusto Roa Bastos described Paraguay as “an island surrounded by land”.
But being locked in land should not mean being locked out of opportunity.
You have made good progress in expanding opportunities and reducing poverty for more of your people, as recognized by the Economic Commission for Latin America and the Caribbean.
Maternal and child care has improved.  More Paraguayans have access to clean water and primary health care.
Big global challenges remain – to address inequality and insecurity, deepen democracy, enhance the quality of education, and respect and protect the rights of all regardless of gender, ethnicity, culture, religion or sexual orientation.
Now is our moment to take on these challenges.
The year 2015 presents a once-in-a-generation opportunity for people and our planet.
In this pivotal year, we will reach the target date of the Millennium Development Goals – and we can adopt a new generation of sustainable development goals in September, and approve a meaningful, universal climate agreement in Paris in December.
We are the first generation that can end poverty.  We are the last generation that can avoid the worst effects of climate change.
Earlier today, I visited the impressive ITAIPU Hydroelectric dam.  I know Paraguay is leading by example.  You are a champion of sustainable energy.  All of your electricity comes from hydropower.
But you are also feeling the effects of climate change – from more flooding to longer droughts.  We need your continued leadership in this crucial area and other vital development issues.
As Paraguay has often reminded the regional and global community – we need “Development with Social Inclusion”.
That means ensuring that indigenous communities have the chance to fully develop, including through access to land.
The United Nations Special Rapporteur on the rights of indigenous peoples recently visited this country.  We stand ready to assist you in acting upon those recommendations.
Development with social inclusion means empowering women.
From Paraguay, I will go to Chile to take part in an international conference on the importance of women in power. 
We need more women at the decision-making table in all spheres of life – in business, in politics, and, yes, in Parliament.
I thank you for your strong support for international conventions to end discrimination and violence against women. Your national laws promote and protect women’s rights.
But here in Paraguay – as it is throughout the world -- gaps between law and practice remain.  Those gaps must be closed.  No country, no society, can make the most of its potential if half of its people are held back.
We must also do our utmost to fully engage young people who represent well over half of Paraguay’s population.
Allow me to conclude by recognizing one other very special contribution Paraguay has given to the global community.
It started almost 60 years ago, with a visionary man and a simple but profound idea.
He said there is there is something far stronger than the forces of animosity and hatred in our world – and that is the power of the human spirit – the power of friendship.
He knew that just as friendship builds bridges between people – it can inspire peace around the world.
And so he launched the International Friendship Crusade in 1958.
Today, that visionary son of Paraguay is with us.  Thank you, Dr. Ramón Bracho!
I am proud that during my tenure as Secretary-General – and with Paraguay’s leadership -- the United Nations General Assembly approved Dr. Brachos’ idea.
And now on July 30 each year, the International Day of Friendship is commemorated around the globe.
What a remarkable way for Paraguay to share your spirit with the world.
I am so proud to be here to convey my deepest thanks for all of your support and solidarity.
I say this as United Nations Secretary-General – and even more as a friend.
Muchas gracias, Paraguay.

In Spanish
Buenos días, es un honor estar con ustedes durante mi primera visita a su hermoso país.
Me siento especialmente honrado de ser el primer Secretario General de las Naciones Unidas que visita el Paraguay en más de 50 años. Y estoy orgulloso de hacerlo durante el 70o aniversario de las Naciones Unidas.
Llego con ansias de saber más sobre su gran país … de oír los sonidos de los arpistas paraguayos, famosos en el mundo entero … ¡y, por supuesto, de disfrutar de una chipa recién hecha y de un tereré frío!
Mucho ha cambiado el Paraguay desde la visita de mi predecesor, el Secretario General Dag Hammarskjold, en 1959.
Las antiguas dictaduras militares han pasado hoy a la historia.
La democracia está arraigada. La sociedad civil es cada vez más fuerte. Y su país tiende puentes al mundo.
Paraguay es líder en la promoción de la integración regional y los ideales que se consagran en la Carta de las Naciones Unidas.
El MERCOSUR se estableció mediante el Tratado de Asunción.
El pasado año, el Paraguay fue anfitrión de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos.
Y, por supuesto, su compromiso con la integración regional es claro mediante su liderazgo en un asunto de vital importancia que une a todos los pueblos de Sudamérica – ¡el fútbol!
Paraguay alberga la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, CONMEBOL.
Mucho ha cambiado el mundo desde la última visita de un Secretario General.
Somos un mundo más joven (la mitad de la población tiene menos de 25 años). Somos un mundo móvil y conectado tecnológicamente. Somos un mundo crecientemente urbanizado.
Nos enfrentamos a múltiples crisis (el continuo derramamiento de sangre en Siria, la agitación en Ucrania, la enfermedad en África). La intolerancia está en aumento. Y el extremismo violento está en auge.
Ningún país ni organización puede derrotar el terrorismo y el extremismo por sí solo. Todos los países (junto con las organizaciones regionales e internacionales, además de los líderes políticos, religiosos, académicos y de la sociedad civil) deberían unir sus fuerzas para forjar una respuesta multifacética que respete los derechos humanos y el derecho humanitario.
En los próximos meses, reuniré a los líderes religiosos en las Naciones Unidas para reafirmar la importancia de la solidaridad, la tolerancia y la comprensión.
De manera creciente, atestiguamos como el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia internacional crecen en intensidad y se alimentan mutuamente.
Es sabido que las redes de delincuencia internacional organizada alimentan la violencia, difunden la corrupción y socaban las instituciones democráticas y el estado de derecho.
Aquí, en el Paraguay, las Naciones Unidas están colaborando con ustedes para combatir la delincuencia organizada y el tráfico ilícito. También se esfuerzan para mejorar la justicia y la transparencia.
Acojo con beneplácito los esfuerzos del Parlamento para combatir la producción y el tráfico ilícitos de drogas, así como las medidas adoptadas para revisar la ley de lucha contra el narcotráfico.
Estoy seguro de que su país está llamado a desempeñar una función activa a medida en que el mundo se prepara para el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General sobre el problema mundial de las drogas, que se celebrará el año próximo.
Me siento especialmente honrado de dirigirme a ustedes desde esta Cámara porque sé que los parlamentarios son esenciales para construir un Paraguay más fuerte y un mundo mejor.
El Congreso es un foro crucial para el diálogo y las soluciones inclusivas.
El Congreso tiene la facultad de aprobar leyes y ratificar tratados que convierten las normas internacionales en compromisos nacionales.
El Congreso da voz a las aspiraciones y necesidades de su pueblo. Sus ciudadanos confían en sus legisladores para garantizar su derecho a disfrutar de la democracia, el respecto del estado de derecho y el pleno goce de sus derechos humanos y libertades fundamentales.
Las Naciones Unidas también confían en el Paraguay.
El Paraguay es miembro fundador de nuestra Organización. Setenta años después, están ustedes contribuyendo a marcar la diferencia en todos los ámbitos de nuestra labor.
Valerosos paraguayos prestan servicios como personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en ocho lugares del mundo que los necesitan.
Estoy especialmente agradecido por el extraordinario desempeño de los efectivos paraguayos que prestan servicios en la MINUSTAH, en Haití.
Cuando Haití se vio asolada por el peor terremoto sufrido en siglos, ingenieros paraguayos contribuyeron a salvar vidas haciendo desaparecer los escombros y la desesperación.
El Paraguay ha sido miembro del Consejo de Seguridad y el Consejo Económico y Social.
Este año, el Paraguay inició su mandato de tres años en el Consejo de Derechos Humanos. Es alentador constatar que su país se centrará en promover los derechos de las mujeres y los niños.
El Paraguay ha demostrado excepcionales dotes de liderazgo mundial en otra esfera esencial del desarrollo internacional – las especiales dificultades de los países sin litoral, como la lejanía de los principales mercados y los altos costos del transporte.
El gran escritor paraguayo Augusto Roa Bastos describió el Paraguay como “una isla rodeada de tierra”.
Pero estar encerrado por tierra no significa cerrar la puerta a las oportunidades.
Han avanzado considerablemente en lo que respecta a ampliar las oportunidades y reducir la pobreza de un mayor sector de su población, como ha reconocido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.
La atención materna e infantil ha mejorado. Más paraguayos tienen acceso a agua potable y atención primaria de la salud.
Sigue habiendo retos globales importantes – hacer frente a la desigualdad y la inseguridad, profundizar en la democracia, mejorar la calidad de la educación, y respetar y proteger los derechos de todos con independencia del género, la pertenencia étnica, la cultura, la religión o la orientación sexual.
Este es el momento de que afrontemos esos retos.
El año 2015 supone una oportunidad para nuestros pueblos y nuestro planeta que solo se presenta una vez cada generación.
En este año decisivo, llegaremos al plazo fijado para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio – y nos disponemos a adoptar una nueva generación de objetivos de desarrollo sostenible en septiembre, y a aprobar un acuerdo significativo y universal sobre el clima en París en diciembre.
Somos la primera generación que puede poner fin a la pobreza. Somos la última generación que puede evitar los peores efectos del cambio climático.
En el día de hoy, he visitado la impresionante represa hidroeléctrica de Itaipú. Sé que el Paraguay es un líder que predica con el ejemplo. Es un pionero de la energía sostenible. Toda su electricidad procede de la energía hidráulica.
Pero también está sintiendo los efectos del cambio climático – las inundaciones son más frecuentes y las sequías más largas. Necesitamos que sigan ejerciendo su liderazgo en esta esfera fundamental y en otras cuestiones esenciales de desarrollo.
Como el Paraguay ha recordado a menudo a la comunidad regional y mundial – precisamos “desarrollo con inclusión social”.
Esto significa asegurar que las comunidades indígenas tengan la oportunidad de desarrollarse plenamente, en particular mediante el acceso a la tierra.  Los derechos humanos nunca deben ser sacrificados en el altar del desarrollo.
El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas visitó recientemente este país. Estamos dispuestos a prestarles asistencia para aplicar las recomendaciones formuladas.
El desarrollo con inclusión social significa empoderar a las mujeres.
Desde el Paraguay, viajaré a Chile para participar en una conferencia internacional sobre la importancia de las mujeres en el poder.
Tiene que haber más mujeres en puestos donde se toman las decisiones en todas las esferas de la vida – en los negocios, en la política y, efectivamente, también en el Parlamento.
Les doy las gracias por su enérgico apoyo a las convenciones internacionales para poner fin a la discriminación y la violencia contra las mujeres. Sus leyes nacionales promueven y protegen los derechos de la mujer.
Pero aquí en el Paraguay —como en el resto del mundo— sigue existiendo una brecha entre la ley y la práctica. Esa brecha debe salvarse. Ningún país ni sociedad puede alcanzar plenamente su potencial si se relega a la mitad de su población.
También debemos hacer todo lo posible para asegurar la plena participación de los jóvenes, que representan más de la mitad de la población del Paraguay.
Permítanme concluir reconociendo otra contribución muy especial que el Paraguay ha aportado a la comunidad mundial.
Se inició hace casi 60 años, con un hombre visionario y una idea sencilla pero profunda.
Dijo que hay algo mucho más poderoso que las fuerzas de la animosidad y el odio en nuestro mundo —se trata del poder del espíritu humano— el poder de la amistad.
Él sabía que, al igual que la amistad forja puentes entre personas, también puede inspirar la paz en el mundo.
Y, de este modo, lanzó la Cruzada Internacional de la Amistad en 1958.
Hoy, ese hijo visionario del Paraguay nos acompaña. ¡Gracias, Dr. Ramón Bracho!
Me enorgullezco de que durante mi mandato como Secretario General —y con el liderazgo del Paraguay— la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara la idea del Dr. Bracho.
Y ahora, cada 30 de julio, se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Amistad.
Qué extraordinaria manera de compartir con el mundo el espíritu del Paraguay.
Estoy muy orgulloso de estar aquí para expresar mi más profundo agradecimiento por todo su apoyo y solidaridad.
Digo esto como Secretario General de las Naciones Unidas – y más aún como amigo.
Muchas gracias, Paraguay.


Statements on 26 February 2015