ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Semana Mundial de la Armonía Interconfesional
Del 3 al 9 de febrero de 2014

Mensaje del Secretario General en ocasión de la observancia de la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional

Nueva York, 1 a 7 de febrero de 2011

La primera Semana Mundial de la Armonía Interconfesional nos brinda una oportunidad para centrar la atención mundial en todo lo que hacen los líderes religiosos, los movimientos interconfesionales y las personas de todo el mundo a fin de promover la comprensión y el respeto mutuos entre los seguidores de distintas religiones y creencias. Estos aliados cumplen una función indispensable en los esfuerzos que hacen las Naciones Unidas en pro de la paz.

Al proclamar esta observancia, la Asamblea General de las Naciones Unidas alentó a todos los Estados a que durante esta primera semana de febrero difundieran el «mensaje de la armonía y la buena voluntad interconfesionales en las iglesias, las mezquitas, las sinagogas, los templos y otros lugares de culto del mundo, sobre la base del amor a Dios y al prójimo, o del amor al bien y al prójimo, cada uno según las propias tradiciones o convicciones religiosas».

El respeto de la diversidad y el diálogo pacífico son esenciales para que la familia humana pueda cooperar globalmente para hacer frente a las amenazas compartidas y aprovechar las oportunidades comunes. Por esta razón, las actividades de los Estados, la sociedad civil y otros agentes encaminadas a crear confianza entre las comunidades y las personas constituyen el fundamento de tantas iniciativas de las Naciones Unidas, desde la Alianza de las Civilizaciones hasta nuestra amplia labor encaminada a proteger los derechos humanos, promover la cohesión social y crear una cultura de paz.

En esta semana se realizará una amplia gama de actividades en todo el mundo. En Nueva York, la observancia incluirá desayunos interconfesionales, la proyección de películas y charlas con la participación activa de la sociedad civil, entidades de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales.

Espero con interés seguir trabajando con personas de todas las confesiones con miras a superar las tensiones y los conceptos erróneos que tan a menudo nos dividen, y así encontrar un camino de armonía y dignidad para todos.