New York

10/17/2019

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Poner fin a la pobreza extrema es un elemento esencial de los esfuerzos mundiales por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y construir un futuro sostenible para todos. Pero el objetivo de no dejar a nadie atrás seguirá siendo difícil de alcanzar si no nos centramos primero en las personas que se encuentran más rezagadas.

La celebración de este año se centra en actuar juntos para empoderar a los niños, sus familias y comunidades a fin de eliminar la pobreza, en el marco de la celebración del 30º aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Los niños tienen más del doble de probabilidades que los adultos de vivir en la pobreza extrema. La pobreza condena a muchos niños a una situación de desventaja de por vida y perpetúa una transferencia intergeneracional de privaciones. Los niños de hoy también vivirán con las consecuencias devastadoras del cambio climático si no nos fijamos objetivos más ambiciosos ahora.

Las niñas están particularmente expuestas al riesgo, ya sea en las zonas de conflicto o en el ciberespacio, sometidas al trabajo forzoso o a la explotación sexual, pero también son una fuerza para el cambio. Por cada año que una niña permanece en la escuela, aumenta el promedio de ingresos que recibirá a lo largo de su vida y disminuyen sus probabilidades de casarse a una edad temprana; esto supone grandes ventajas para la salud y la educación de sus hijos y significa que es un factor esencial para poner fin al ciclo de la pobreza.

Una de las claves para acabar con la pobreza infantil es hacer frente a la pobreza en el hogar, que suele ser donde se origina. Aunque el acceso a servicios sociales de calidad debe ser una prioridad, actualmente casi dos tercios de los niños carecen de protección social. También son indispensables las políticas orientadas a la familia, incluidas las modalidades de trabajo flexible, la licencia parental y el apoyo para el cuidado de los niños.

En este Día Internacional, renovemos nuestro compromiso de lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 1 y una globalización equitativa que beneficie a todos los niños, sus familias y sus comunidades.