New York

02/28/2019

Mensaje del Secretario General con ocasión del 100º cumpleaños de Sir Brian Urquhart

Me sumo a legiones de admiradores en todo el mundo para desear a Sir Brian Urquhart, legendario y veterano funcionario de las Naciones Unidas, un muy feliz 100º cumpleaños.

Sir Brian ha dejado una impronta indeleble en la historia de la Organización.

Como uno de los primeros empleados de la Organización, definió lo que todo funcionario de la administración pública internacional debe tener: principios, dedicación e imparcialidad.

Como asistente del Secretario General Dag Hammarskjöld, ayudó a concretar el ámbito de acción de las Naciones Unidas para hacer frente a los conflictos armados y otros desafíos mundiales.

Como colaborador cercano de Ralph Bunche, otra figura ilustre por derecho propio, Sir Brian ayudó a establecer e impulsar de manera generalizada el mantenimiento internacional de la paz como actividad emblemática de las Naciones Unidas.

El compromiso de Sir Brian con la paz se forjó, en parte, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue miembro de las tropas aliadas que entraron en el campo de Bergen-Belsen poco después de su liberación. A lo largo de las décadas y al servicio de varios de mis predecesores, fue testigo directo de acontecimientos de gran trascendencia mundial, del Congo a Oriente Medio. Escritor prolífico de temas relacionados con los asuntos internacionales, también es autor de las biografías de Hammarskjöld y Bunche, obras imprescindibles, y de semblanzas sumamente amenas y sutiles de las grandes personalidades que conoció a lo largo de los años y que aparecían publicadas en el sitio web de las Naciones Unidas.

Gracias a su calidez, generosidad y entusiasmo, Sir Brian ha sido fuente de inspiración para el personal de las Naciones Unidas e infinidad de jóvenes en su trayectoria profesional. Sus memorias, tituladas A Life in Peace and War, deberían ser lectura obligada para quienes trabajan para la Organización y para quienes desean entender su labor. Al recordar los inicios de su carrera, Sir Brian escribió en ellas que “éramos todos unos optimistas… que creíamos en la posibilidad de crear un mundo pacífico y justo”.

Sir Brian ha mantenido ese mismo optimismo a lo largo de toda su vida y con él ayudó a dar forma a las Naciones Unidas y a la Historia. En este día de celebración, le transmitimos nuestro agradecimiento por su brillante e incomparable contribución como fiel servidor de “nosotros, los pueblos”.