New York

06/18/2017

Mensaje del Secretario General con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos

Hoy rendimos homenaje a las mujeres, las niñas, los hombres y los niños que han padecido las atrocidades de la violencia sexual en los conflictos y reafirmamos nuestro compromiso mundial de eliminar este flagelo.
 
La violación y la violencia sexual en los conflictos son tácticas de terrorismo y de guerra que se emplean de manera estratégica para humillar, degradar y destruir y a menudo para llevar a cabo una campaña de depuración étnica. Nunca se las debería considerar simplemente una consecuencia inevitable de la guerra. La violencia sexual es una amenaza al derecho de todas las personas a una vida digna y a la paz y la seguridad colectivas de la humanidad.

Las Naciones Unidas están haciendo todo lo posible por atacar las causas profundas de la violencia sexual relacionada con los conflictos mediante la diplomacia preventiva, el fomento de la consolidación de la paz y el desarrollo, el impulso de la acción nacional y la eliminación de la discriminación por razón de género. Continuaremos nuestra labor de vigilancia, denuncia y atención a los supervivientes y seguiremos haciendo todo lo posible para exigir responsabilidades a los perpetradores.
 
Las Naciones Unidas se esfuerzan en todo momento por mejorar la capacidad de nuestro personal de mantenimiento de la paz para proteger a los civiles vulnerables y hacer justicia en todos los casos de abusos. Todos y cada uno tenemos la responsabilidad de ayudar a que no ocurran estos delitos. 
 
Por lo tanto, aprovechemos este día para comprometernos nuevamente, en nombre de todos los supervivientes, a poner fin a la violencia sexual en los conflictos y a lograr la paz y la justicia para todos.