Memoria del Secretario General sobre la labor de la Organización: C. Desarrollo de África

Proyecto de irrigación de la ONU de apoyo a los agricultores de Malí. © ONU/Albert González Farran

Durante el período a que se refiere la presente memoria las prioridades de desarrollo de África señaladas en la Posición Común Africana sobre la Agenda para el Desarrollo Después de 2015 se consagraron en varios acuerdos históricos de alcance continental y mundial, que incluyen la Agenda 2063 de la Unión Africana, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda de Acción de Addis Abeba. La aplicación efectiva de esas agendas requerirá coherencia y complementariedad entre las actividades mundiales, continentales, regionales, nacionales y locales. Se ha puesto en marcha en el continente el primer plan decenal de aplicación de la Agenda 2063 de la Unión Africana. El enfoque de esa agenda, centrado en las personas, promete aumentar el progreso social y económico inclusivo, y su énfasis en el desarrollo de la agricultura y la infraestructura y en la industrialización lleva aparejados cruciales factores impulsores de la creación de empleo y la erradicación de la pobreza. El sistema de las Naciones Unidas está apoyando los esfuerzos de la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) y las comunidades económicas regionales de África para aplicar eficazmente las nuevas agendas.

La desaceleración de las economías de sus principales asociados comerciales y los bajos precios de los productos básicos redujeron las proyecciones de crecimiento de África durante el período que abarca esta memoria. Sin embargo, se mantuvo el notable desempeño económico de los últimos años, en parte gracias a la mejora de la gestión macroeconómica y la diversificación de la economía. África continuó realizando progresos en la ejecución de la NEPAD. Asimismo, los países africanos siguieron promoviendo la integración regional, incluso mediante la zona tripartita de libre comercio, que constituye una base sólida para establecer la zona continental de libre comercio a más tardar en 2017.

La alianza entre las Naciones Unidas y la Unión Africana se profundizó considerablemente por medios como la aprobación del Marco de la Nueva Alianza entre las Naciones Unidas y la Unión Africana sobre la Agenda para la Integración y el Desarrollo de África (2017-2027) y la labor encaminada a ultimar un marco conjunto de las Naciones Unidas y la Unión Africana para una alianza reforzada en materia de paz y seguridad. Las Naciones Unidas siguen apoyando la iniciativa de la Unión Africana Silenciar las Armas, cuyo objetivo es poner fin a todas las guerras en África para 2020.

Tanto en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como en la Agenda 2063 de la Unión Africana se reconoce la importancia de la paz y la estabilidad, no solo como habilitadores esenciales sino también como componentes importantes del desarrollo sostenible. En consonancia con esta aspiración, África, apoyada por las Naciones Unidas y los asociados para el desarrollo, también siguió haciendo frente a los nuevos desafíos para la paz, la seguridad y el desarrollo, como el auge del terrorismo y el extremismo violento, y el número cada vez mayor de migrantes, refugiados y desplazados internos. A este respecto, los países africanos continúan concediendo gran importancia a abordar las causas profundas de los conflictos, como el desempleo juvenil, la desigualdad y la exclusión económica y social, por medios como la Arquitectura Africana de Paz y Seguridad y la Arquitectura Africana de Gobernanza. Reconociendo que las mujeres tienen unas necesidades y una función cruciales, la Unión Africana declaró 2016 Año de los Derechos Humanos en África, con Especial Atención a los Derechos de la Mujer.