Bogota

14 January 2018

Secretary-General’s press conference in Colombia [in Spanish, with Q&A]

Si me permiten yo voy a hacer, en primer lugar, una declaración formal sobre un tema que estoy seguro es un tema que más preocupa en este momento a los colombianos, relacionado con las recientes acciones del ELN y del futuro de las conversaciones.

Después voy a hacer una pequeña introducción sobre la visita y contestaré a las preguntas o algunas preguntas de las señoras y de los señores periodistas a quien agradezco mucho su presencia.
Convencido de la importancia de las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para la paz de Colombia y el progreso de su población, expreso mi preocupación frente a los acontecimientos violentos de los últimos días y una posible escalada de los enfrentamientos en detrimento del proceso político y de la situación de las comunidades en las zonas afectadas por el conflicto.

Reconozco los avances en la discusión de la agenda de negociación, en particular las audiencias realizadas en octubre y noviembre del año pasado con la participación de un amplio número de organizaciones interesadas en mejoras sustanciales en la vida de las comunidades.

Convencido de la necesidad de avanzar rápidamente en el cumplimiento de los próximos puntos de la agenda acordada entre el Gobierno y el ELN, recalco la activa participación de la sociedad en la construcción de una paz estable y duradera, que las partes se han comprometido en propiciar en su Acuerdo de Diálogos para la Paz.

Tal participación requiere de una situación exenta de violencia y propicia para un diálogo eficaz y respetuoso.

En este contexto, exhorto al cese de las acciones armadas y al reinicio de un diálogo serio y constructivo con miras a colmar lo antes posible las expectativas generadas por el compromiso de las partes de llegar a una solución de su conflicto por la vía política.

Este llamado es coincidente con los planteamientos formulados por múltiples organizaciones y personalidades de la sociedad civil colombiana.  Es también coincidente con el rechazo ampliamente manifestado por la población colombiana al uso de la violencia, independientemente de su procedencia.

Recuerdo también la esperanza expresada públicamente la semana pasada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de que las partes reanuden los esfuerzos para acordar una renovación y fortalecimiento del cese del fuego evitando así el retorno al conflicto y protegiendo los logros humanitarios alcanzados en los últimos tres meses.

En este contexto, instruyo a mi Representante Especial en Colombia a tomar todas las acciones necesarias para facilitar el retorno de las partes a la mesa, y afirmo el compromiso de las Naciones Unidas con una solución justa del conflicto entre las partes en beneficio de toda la sociedad.

Señoras y señores periodistas,

Estoy concluyendo esta visita de dos días a Colombia que es una visita de solidaridad y de compromiso de las Naciones Unidas en apoyo a la construcción de la paz en Colombia.

Tuve la oportunidad y quiero agradecer a todos los que generosamente aceptaron a encontrase conmigo.

Tuve la oportunidad de discutir ampliamente la situación con el señor Presidente de la República, con los miembros del gobierno, sobre todo los más involucrados en la construcción de la paz y los representantes de las fuerzas armadas y de la policía, con la presidencia de la Conferencia Episcopal, con los dirigentes de las FARC.

Hoy estuve en Mesetas donde tuve un encuentro extremadamente útil con las comunidades y otro con los ex combatientes y finalmente con los agentes que están activos en el proceso de desminado, y concluí esta tarde con una reunión muy emocionante, muy impactante en un sentimiento muy fuerte de solidaridad con las víctimas y finalmente con representantes de la sociedad civil y del sector privado.
Y para mí hay, de todas estas reuniones, dos mensajes fundamentales que reitero y que motivan fuertemente a las Naciones Unidas a su compromiso de involucrarse totalmente en el proceso de paz colombiano.

El primer mensaje es el siguiente, hablé con gente, con una vasta gama de opiniones, muchos [expresando] críticas a lo que está pasando, preocupaciones con los retrasos en la implementación, preocupaciones con [deficiencias] que en su opinión existen en el proceso, opiniones de preocupación también sobre distintas formas de comportamiento de otros agentes que aprovechan ciertas situaciones para incrementar su violencia.

Incluso hablé con gente que es contraria a los acuerdos de paz, pero lo que para mí es importante, es que nadie afirmó que es el conflicto violento la solución de los problemas de Colombia y todos afirmaron su compromiso con la construcción de la paz en Colombia.

Esto fue para mí una indicación preciosa para la labor que nosotros como Naciones Unidas vamos a continuar desarrollando en apoyo a esta construcción de la paz.

El segundo mensaje que fue muy claro con todos aquellos con quienes hablamos, desde el gobierno a las FARC, a la sociedad civil, a las víctimas, es la consciencia de que es absolutamente necesario acelerar el proceso de presencia activa del estado en la totalidad del territorio nacional, de vencer de una vez por todas, de aprovechar esta oportunidad para terminar la dualidad entre una Colombia prospera, una Colombia útil, una Colombia que está en las áreas más desarrolladas del mundo y una Colombia periférica, marginada donde el estado está muy débilmente presente y donde las comunidades no tienen acceso a las ventajas del desarrollo económico y del proceso tecnológico.

Un claro entendimiento de que es necesario acelerar la presencia del estado - presencia institucional, presencia de seguridad.

Es importante verificar cuando en los últimos años hubo una disminución muy significativa de la violencia en general y sobretodo en el número de asesinatos, hay en [algunas] áreas impactadas por el acuerdo de paz, un incremento de asesinatos de dirigentes de derechos humanos, de dirigentes comunitarios o sociales de excombatientes, lo que refuerza la importancia fundamental de una presencia activa de las fuerzas de seguridad para que la ausencia de las FARC no sea sustituida por una presencia crecida de otros grupos armados ligados al narcotráfico, al paramilitarismo y a otras formas de violencia organizada contra las poblaciones.

Pero la presencia del estado no es solamente institucional y de seguridad, es también una presencia de servicios públicos, de educación, de salud, es una presencia para solucionar problemas muy antiguos en el país como los problemas legales institucionales ligados con la tierra y con su utilización, con los problemas de infraestructuras que son indispensables para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones y para que los campesinos tengan acceso a los mercados.

Estos no son problemas creados por recientes acuerdos de paz, son problemas muy antiguos, que Colombia tiene.

Yo los conocí cuando era alto comisionado de Naciones Unidas, recorrí muchas partes del país en apoyo a las poblaciones internamente desplazadas,  pero creo que hay una oportunidad única de aprovechar este momento y esta dinámica para una aceleración profunda de la presencia del estado en la totalidad del territorio.

Y esta es una condición básica para que esta tan antigua democracia latinoamericana sea una democracia verdaderamente inclusiva, una democracia sin asimetrías de poder, sin [discriminaciones] étnicas o de género, una democracia en que todos los colombianos asuman la misión de desarrollar la paz en este país admirable que está dando hoy al mundo una razón [de esperar] particularmente importante, cuando vemos desafortunadamente tantos conflictos que se multiplican por todas partes.

Quiero aquí una vez más afirmar mi profunda solidaridad con Colombia, con el pueblo colombiano y con la construcción de la paz en el país.

*****

Q&A

Q: Expresa preocupación sobre la escalada de violencia del ELN y también hizo un llamado a su representante para que siga precisamente colaborando con los diálogos. ¿De qué manera ese representante debe seguir colaborando con los diálogos y es esta una advertencia para que el gobierno se vuelva a sentar con el ELN en la mesa?

Secretary-General: Son los Colombianos los que tienen que definir la forma de solucionar sus problemas.

El papel de Naciones Unidas es un papel de apoyo, lo que yo quiero decir es que nuestro Representante Especial está a la disposición de todas las entidades colombianas para cooperar en todo lo que sea necesario para ultra pasar esta situación de impase.

Q: Usted ayer en la Presidencia de la República habló de la posibilidad de que las Naciones Unidas apoyen a Colombia para atender la migración y los temas humanitarios de los miles de venezolanos que están llegando a este país como consecuencia de la crisis económica, política y social en Venezuela. ¿Concretamente cómo puede ayudar Naciones Unidas a Colombia en esto, se ha pensado de pronto la posibilidad de establecer campos de refugiados, corredores humanitarios, llevar más personal de las Naciones Unidas o aumentar el presupuesto, cómo sería ese apoyo?

Secretary-General: En primer lugar no creo que estemos en una situación típica de refugio como está definido en la Convención del 51, pero ya hoy creo que la ACNUR [UNHCR] y la Organización Internacional para las Migraciones están cooperando activamente con el gobierno.

Y naturalmente todo el Sistema de las Naciones Unidas está disponible para cooperar activamente con el gobierno, para apoyar a las comunidades en áreas que son relativamente pobres, [donde] han demostrado una gran generosidad en la acogida de los venezolanos.

Pero hay que apoyar naturalmente al gobierno para crear las condiciones que se apoye a las comunidades venezolanas que llegaron y el apoyo a las comunidades locales sea compatible con las necesidades creadas por esta nueva situación.

Naciones Unidas está al lado del gobierno colombiano como hacemos en todas partes del mundo para ayudar a superar este impacto sobre la sociedad y la economía colombiana.

Q: Iván Marquez en el día de ayer ha hecho una solicitud, una petición - más bien ya sea al Consejo de Seguridad o a la Asamblea General de las Naciones Unidas - para que le solicite a la Corte Internacional de Justicia a ver si tiene efectos o no la obligatoriedad de la declaración unilateral del estado. ¿Eso es posible, lo van a pensar o cómo es?

Secretary-General: El Secretario General de Naciones Unidas no puede accionar en la Corte Internacional de Justicia, solo el Consejo de Seguridad podrá eventualmente [hacerlo].

Pero esta es un área en la que el Secretario General no tiene ninguna capacidad de intervención.

Q: Quisiera preguntarle: ¿Usted considera que lo que está pasando con el cumplimiento de este proceso de paz con las Farc y el Gobierno de pronto puede ser acogido por el ELN para precisamente dejar de hacer todo este tipo de actos violentos?

Secretary-General: Yo creo que la construcción de la paz no es divisible. La construcción de la paz para mí es un objetivo central del pueblo colombiano y la construcción de la paz tiene que ver con todo lo que pasa y yo creo que las razones de cada proceso tienen que ser utilizadas para hacer mejor en las etapas siguientes.

Mi esperanza es que todos comprendan que hoy no hay una justificación para que el conflicto armado continúe en Colombia.

Q: El presidente Donald Trump hizo un recorte presupuestal en diciembre del año pasado de 285 millones de dólares a la ONU. ¿Esto afecta directamente al país, tiene incidencia sobre nuestro territorio?

Secretary-General: Yo creo que usted se está refiriendo a las decisiones aún no tomadas en Estados Unidos sobre el financiamiento de la agencia de Naciones Unidas para apoyar a los refugiados palestinos.
En relación con la financiación del presupuesto regular de Naciones Unidas, la indicación que tenemos es que en Estados Unidos van a cumplir la financiación regular de las Naciones Unidas.

Sobre lo que pasa en UNRWA, es efectivamente en este momento una suspensión hasta ahora de las contribuciones y esperamos que el problema pueda ser entre tanto solucionado.

Pero aún no tenemos una solución definitiva de lo que pase, yo creo que UNRWA desempeña un papel muy importante no solamente en la asistencia a las poblaciones palestinas en los territorios donde están en refugio pero también como un factor de estabilidad de que beneficie toda la región.

Q: ¿Le quiero preguntar que si quedaron algunos acuerdos o compromisos por parte del gobierno frente a las Naciones Unidas con respecto a solucionar las fallas que hay en las garantías de seguridad para los excombatientes de las FARC, con respecto a la seguridad electoral, seguridad jurídica, económica y personal?

Secretary-General: El señor Presidente de la República me ha afirmado su compromiso muy claro para una muy rápida extensión de la capacidad de las fuerzas de seguridad para que estén presentes en todo el territorio nacional y sobre todo en las zonas donde hubo incrementos de violencia y amenazas en relación con las personalidades afectadas o importantes desde el punto de vista del proceso político colombiano.