Mexico

29 March 2021

Secretary-General's remarks at Generation Equality Forum, Mexico [Spanish, as delivered; scroll down for English version]

Agradezco al Presidente López Obrador la puesta en marcha de este Foro Generación Igualdad en la Ciudad de México y, por medios virtuales, en todo el mundo. 
 
Vaya mi agradecimiento también a los Gobiernos de Francia y México y a todos los demás participantes. 
 
Queridas amigas y queridos amigos, 
 
Hace 26 años, feministas, activistas y jóvenes centraron la acción colectiva en la consecución de la igualdad de género a través de la histórica Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.  
 
Hoy siguen ustedes impulsando el progreso hacia ese objetivo.  
 
Con su presión han contribuido a derribar instituciones y normas sociales patriarcales profundamente arraigadas. 
 
También han acercado el poder a quienes, con demasiada frecuencia, se ven privados de derechos o silenciados.  
 
Han habido victorias importantes.  
 
Pero el progreso ha sido lento, demasiado lento. 
 
La igualdad de género es, en esencia, una cuestión de poder, y el poder sigue estando predominantemente en manos de los hombres.  
 
En muchos lugares, la idea misma de la igualdad de género es objeto de ataques. 
 
Están volviendo a aparecer leyes regresivas; la violencia horrible contra las mujeres va en aumento, lo que condeno absolutamente.  
 
Y ahora, el terremoto que ha supuesto la pandemia de COVID-19 ha destrozado la vida de millones de mujeres y niñas y ha dado al traste con muchos de nuestros logros. 

Ha llegado el momento de reorientar y dar un nuevo impulso a nuestra misión de crear un mundo más igualitario, justo y sostenible, en el que todas las personas puedan ejercer sus derechos humanos sin miedo ni discriminación.  
 
Es un esfuerzo que emprendemos por todas las mujeres y niñas: 
 
Por las madres de todo el mundo que se esfuerzan por compaginar la vida profesional con una carga de tareas asistenciales cada vez más pesada... 
 
Por las niñas indígenas y las refugiadas...  
 
Por las mujeres que viven con discapacidad y por las jóvenes que desean acceder a una carrera en el ámbito de la tecnología y las ciencias... 
 
Por las defensoras de los derechos humanos, y por tantas otras... 
 
Esta labor va dirigida a todos, y debe ser llevada a cabo por todos, mujeres y hombres por igual. 
 
A medida que nos recuperamos de la pandemia, debemos centrarnos en cinco pasos fundamentales: 
 
En primer lugar, proteger la igualdad de derechos de las mujeres, en toda su diversidad, y derogar las leyes discriminatorias. 
 
En segundo lugar, velar por la igualdad de representación en los consejos directivos de las empresas, en los gobiernos y en los parlamentos, pero no solo en ellos, adoptando medidas especiales y cuotas.  
 
En tercer lugar, fomentar la inclusión económica de las mujeres a través de la igualdad salarial, la protección del empleo, los créditos específicos y las inversiones en la economía del cuidado y de la protección social.  
 
En cuarto lugar, promulgar inmediatamente planes de respuesta de emergencia para abordar la violencia contra las mujeres y las niñas. 
 
En quinto lugar, dar espacio a la transición intergeneracional que está en marcha y a la juventud que aboga por un mundo más justo e igualitario. 
 
Para cuando lleguemos a París en junio, queremos ver objetivos e inversiones audaces sobre la mesa, y un fuerte impulso de las múltiples partes comprometidas con la igualdad de género.  
 
Conseguir que la igualdad de derechos se haga realidad para la mitad de la población mundial es la lucha inconclusa por los derechos humanos de este siglo. 
 
Muchas gracias. 

*****
[English version]

I thank President Obrador for launching this Generation Equality Forum, in Mexico City and virtually, across the world.

My thanks go also to the Governments of France and Mexico and all other participants.

Twenty-six years ago, feminists, activists and young people focused collective action on achieving gender equality through the historic Beijing Declaration and Platform for Action.

You continue to drive progress toward that goal.

You have pushed to break down deeply ingrained patriarchal institutions and social norms.

And you shifted power towards those who are too often disenfranchised or silenced.

There have been significant victories.

But progress has been too slow.

Gender equality is essentially a question of power -- and power remains predominantly in the hands of men.

In many places, the very idea of gender equality has come under attack.

Regressive laws are back, and horrific violence against women is increasing, which I condemn utterly. 

And now, the seismic shocks of the COVID-19 pandemic have shattered the lives of millions of women and girls and destroyed many of our gains.

It is time to regroup and re-energize our quest to create a more equal, more just, more sustainable world in which all people can realize their human rights without discrimination and without fear. 

This work is for all women:

For the mothers everywhere who strive to combine professional lives with increased burdens of care…

For indigenous girls and child refugees…

For a woman living with disabilities or seeking a career in technology and the sciences…

For women human rights defenders and so many others…

This work is for all -- and it must be carried out by all -- women and men alike.

As we recover from the pandemic, we must focus on five critical steps:

First, protect women’s equal rights and repeal discriminatory laws.

Second, ensure equal representation – from company boards to parliaments and beyond -- through special measures and quotas.

Third, advance women’s economic inclusion through equal pay, job protection, targeted credit and investments in the care economy and social protection. 

Fourth, immediately enact emergency response plans to address violence against women and girls.

Fifth, give space to the intergenerational transition that is under way and to the young people who are advocating for a more just and equal world.

By the time we get to Paris in June, we want to see bold commitments and investments on the table, and a strong multi-stakeholder movement for gender equality.

The realization of the equal rights of half our population is the unfinished human rights struggle of this century.

Thank you.