La Oficina de la Representante Especial sobre la Violencia Sexual en los Conflictos sirve como la portavoz y defensora política de la ONU en la violencia sexual en los conflictos, y es la presidenta de la red ONU Acción contra la Violencia Sexual en los Conflictos.

La Oficina fue establecida por la resolución 1888 (2009) del Consejo de Seguridad, una de una serie de resoluciónes que reconocieron el impacto perjudicial que la violencia sexual en los conflictos impone en las comunidades, y que este crimen también socava esfuerzos a la paz y seguridad y la reconstrucción cuando un conflicto ha terminado. Estas resoluciónes indican un cambio en el modo en el que la comunidad internacional ve y trata la violencia sexual en los conflictos. Ya no se ve como un resultado inevitable de la guerra sino como un crimen prevenible y castigable bajo la ley de derechos humanos internacionales.

En abril de 2010, la primera Representante Especial, Margot Wallström de Suecia, estableció la Oficina y servió como la portavoz y defensor político de Las Naciones Unidas en este asunto. Ella bosquejó cinco prioridades para el mandato.

En septiembre de 2012, Zainab Hawa Bangura de Sierra Leona asumió el puesto de Representante Especial sobre la Violencia Sexual en las Conflictos y agregó una prioridad adicional.

Las Seis prioridades de la Oficina son:

  • Terminar la impunidad por la violencia sexual en los conflictos para ayudar a las autoridades nacionales a fortalecer la responsibilidad criminal, la capacidad de respuesta  a los sobrevivientes y la capacidad judicial;
  • Protección y empoderamiento de los ciudadanos que se enfrentan la violencia sexual en los conflictos y, en particular, las mujerers y niñas a quienes este crimen está dirigido desproporcionadamente;
  • Mobilizar responsibilidad política para fomentar el compromiso del gobierno en desarrollar e implementar estrategias para combatir la violencia sexual;
  • Aumentar el reconocimiento de las violaciónes como estrategia y consequencia de la guerra a través de actividades en nivel internacional y estatal que creen conciencia;
  • Concertar la respuesta de la ONU por conducir la ONU Acción Contra la Violencia Sexual en los Conflictos, una red de puntos focales de las 13 agencias de la ONU que amplian la programación y defensa política en este asunto dentro de la agenda más amplia de la ONU;
  • Enfatizar más responsibilidad nacional.

La Oficina tiene ocho países de prioridad: Bosnia y Herzegovina; la República Centroafricana; Colombia; Côte d’Ivoire; República Democrática del Congo; Liberia; Sudán y Sudán del Sur. Aunque seis de los países de prioridad están en Africa, el problema está extendido y la Oficina de la Representante Especial está comprometida en la cuestión en Asia, la región Pacífica (en Cambodia para casos residuales de la epoca de Khmer Rouge) y en el Medio Oriente (Syria).