HASSAN DAHIR AWEYS

QDi.042
HASSAN DAHIR AWEYS
Fecha en que el resumen ha sido publicado en el sitio web del Comité: 
28 March 2011
Fecha/s de actualización del resumen: 
19 July 2019
Motivos de inclusión en la lista: 

Hassan Dahir Aweys fue incluido en la Lista el 9 de noviembre de 2001, de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 8 c) de la resolución 1333 (2000), como persona asociada con Al-Qaida, Usama bin Laden o los talibanes por “participar en la financiación, planificación, facilitación, preparación o comisión de actos o actividades ejecutados” por Al-Qaida (QDe.004), Usama bin Laden y Al-Itihaad al-Islamiya/AIAI (QDe.002) “o realizados en o bajo su nombre, junto con ellos o en su apoyo”, por “suministrarles, venderles o transferirles armas y pertrechos” o por “prestar apoyo de otro tipo a actos o actividades ejecutados por ellos”.

Información adicional: 

Hassan Dahir Aweys es el líder de Al-Itihaad al-Islamiya/AIAI (QDe.002), organización vinculada a Al-Qaida (QDe.004) y radicada en Somalia que inicialmente pretendía derrocar al Presidente somalí Mohamed Siad Barre e implantar un régimen teocrático en el Cuerno de África. Tras conseguir el primero de dichos objetivos en 1991, AIAI intensificó sus actividades y reclutó a miles de combatientes bajo el mando militar de Aweys. También llegaron a ser líderes de AIAI  Adan Hashi Ayro, quienes tenían contacto directo con Al-Qaida.

Después de 1992, Sobhi Abdel Aziz Mohamed el Gohary Abu Sinna (fallecido), miembro destacado de Al-Qaida en Somalia, buscó aliados para atacar a las fuerzas de los Estados Unidos de América y las Naciones Unidas en Somalia, siguiendo lo dispuesto por Usama bin Laden (fallecido) en una fetua de 1993. Ese mismo año, bajo la dirección de Aweys, AIAI se alió con Al-Qaida. Bin Laden destinó cuantiosos recursos para establecer en Somalia un gobierno administrado por AIAI, con el objetivo de asentar una base de operaciones de Al-Qaida en el país. A cambio, AIAI ayudaría posteriormente a Al-Qaida a ejecutar los atentados con bombas perpetrados el 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de los Estados Unidos en Kenya y la República Unida de Tanzanía.

Desde 1996 y todavía bajo el mando de Aweys, AIAI participó en varios ataques: el tiroteo de dos empresarios etíopes en Somalia; varios atentados con bombas en Etiopía, incluido el ataque contra un hotel de Addis Abeba que acabó con la vida de cuatro personas e hirió a otras 20; y los asesinatos e intentos de asesinato de varios ministros etíopes. Tras los ataques cometida por Al-Qaida el 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, la estructura de AIAI se descentralizó y se dispersó a fin de evitar ser blanco de las operaciones antiterroristas, mientras que Aweys continuó promoviendo los objetivos de AIAI.

En 2006, Aweys fue escogido para un puesto de alto rango en el Consejo de Tribunales Islámicos, que aprovechó para ejercer su oposición al gobierno de transición de Somalia. En diciembre de 2006, tras la intervención militar en Somalia apoyada por Etiopía, Aweys se mudó a Asmara (Eritrea), donde prosiguió sus actividades en línea con los objetivos de AIAI, promoviendo la insurgencia vinculada a Al-Qaida y los ataques terroristas en Somalia, Etiopía y Kenya y obteniendo fondos y armas para tales fines. Se procuró un puesto de relevancia nacional y viajó por varios países para buscar apoyo a su causa. Aweys rechazó las conversaciones apoyadas por las Naciones Unidas que condujeron a la retirada de las tropas etíopes de Somalia y a la formación del nuevo gobierno (GFT) con Sharif Sheik Ahmed como Presidente. Posteriormente se negó a negociar una cesación del fuego, ordenando a su facción que, junto con la coalición Hizbul Islam, continuara la insurgencia contra el Gobierno y las fuerzas de mantenimiento de la paz de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM). El 26 de mayo de 2009, Aweys fue nombrado presidente de Hizbul Islam, una alianza de cuatro grupos armados que seguía representando una amenaza persistente para la paz, la seguridad y la estabilidad de Somalia y llevando a cabo regularmente operaciones militares contra el GFT y la AMISOM.

En 2009, Aweys volvió a Mogadiscio y sus fuerzas, junto con Harakaat al-Shabaab al-Mujahidiin, simpatizante de Al-Qaida, intentaron sin éxito arrebatar el poder por la fuerza al nuevo GFT. En septiembre de 2009, Aweys condenó enérgicamente una operación militar extranjera que causó la muerte a Saleh Ali Saleh Nabhan, alto dirigente de Al-Qaida involucrado en importantes ataques cometidos en la zona en la década de 1990 y 2000, e instó a sus seguidores a realizar más ataques suicidas como represalia. Así, en las últimas décadas, Aweys ha adoptado de manera sistemática políticas en sintonía con al-Qaida y ha defendido y utilizado la violencia para conseguir sus objetivos.

Bajo el liderazgo de Aweys, AIAI estableció vínculos ideológicos, financieros y de adiestramiento con Al-Qaida, y fomentó el contacto con entidades asociadas a Al-Qaida del norte de África y el Oriente Medio, como el Grupo Islámico Armado de Argelia (QDe.006), la Yihad Islámica Egipcia (QDe.003), la Organización Al-Qaida en el Magreb Islámico (QDe.014), el Grupo Islámico Combatiente Libio (QDe.011), el Ejército Islámico de Adén (QDe.009), la Organización Internacional Islámica de Socorro (algunas de cuyas sucursales están incluidas en la Lista relativa a las sanciones contra Al-Qaida) y la Sociedad para la Revitalización del Legado Islámico (QDe.070). Varios agentes y líderes de AIAI se adiestraron y combatieron junto a Al-Qaida en el Afganistán, y siguen proporcionando apoyo y protección a las células de Al-Qaida en Somalia.