ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Secretario General Ban Ki-Moon

Secretarios Generales anteriores

Kofi Annan (Ghana)

KOFI A. ANNAN (Ghana), el séptimo Secretario General de las Naciones Unidas

El Sr. KOFI A. ANNAN de Ghana, fue el séptimo Secretario General de las Naciones Unidas. Annan, que ha sido el primer Secretario General elegido cuando formaba parte del personal de las Naciones Unidas, empezó su primer mandato el 1° de enero de 1997. El 29 de junio de 2001 la Asamblea General, por recomendación del Consejo de Seguridad, le nombró por aclamación para un segundo mandato, desde el 1° de enero de 2002 hasta el 31 de diciembre de 2006.

Las prioridades del Sr. Annan como Secretario General han sido la renovación de las Naciones Unidas mediante un amplio programa de reforma; el reforzamiento de la labor tradicional de la Organización en las esferas del desarrollo y el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales; el fomento y la promoción de los derechos humanos, el imperio del derecho y los valores universales de igualdad, tolerancia y dignidad humana consagrados en la Carta de las Naciones Unidas; y la restauración de la confianza del público en la Organización buscando nuevos asociados y, en sus propias palabras, «acercando las Naciones Unidas a la gente».

El Sr. Annan nació en Kumasi (Ghana) el 8 de abril de 1938. Estudio en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Kumasi y en 1961 completó sus estudios de economía en el Macalester College de St. Paul, Minnesota (Estados Unidos de América). De 1961 a 1962 cursó estudios de postrado en ciencias económicas en el Institut universitaire des hautes études internationales de Ginebra. En 1971-1972 el Sr. Annan, Sloan Fellow en el Massachusetts Institute of Technology, obtuvo el título de Master of Science en Gestión.

El Sr. Annan ingresó en 1962 en el sistema de las Naciones Unidas como oficial administrativo y de presupuesto en la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra. Desde entonces ha trabajado en la Comisión Económica para África (CEPA) en Addis Abeba; en la Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas (FENU II) en Ismailia; en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra; y en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York como Subsecretario General de Gestión de Recursos Humanos y Coordinador de Asuntos de Seguridad para el sistema de las Naciones Unidas (1987-1990) y Subsecretario General de Planificación de Programas, Presupuesto y Finanzas y Contralor (1990-1992).

En 1990, a raíz de la invasión de Kuwait por el Iraq, el Secretario General pidió al Sr. Annan que, como misión especial, se ocupara de facilitar la repatriación del Iraq de más de 900 funcionarios internacionales y ciudadanos de países occidentales. Ulteriormente dirigió el primer equipo de las Naciones Unidas que negoció con el Iraq la venta de petróleo para financiar la compra de ayuda humanitaria.

Antes de ser nombrado Secretario General, el Sr. Annan fue Subsecretario General de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (marzo de 1992 a febrero de 1993) y luego Secretario General Adjunto (marzo de 1993 a diciembre de 1996). Mientras desempeñaba el cargo de Secretario General Adjunto se produjo un incremento sin precedentes del tamaño y el alcance de las operaciones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz, con un despliegue total que alcanzó en 1995 un nivel máximo de casi 70.000 militares y civiles procedentes de 77 países. Entre noviembre de 1995 y marzo de 1996, a raíz del Acuerdo de Paz de Dayton, que puso fin a la guerra en Bosnia y Herzegovina, el Sr. Annan desempeñó las funciones de Representante Especial del Secretario General para la ex Yugoslavia y se encargó de supervisar en Bosnia y Herzegovina la transición de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR) a la Fuerza de Aplicación del Acuerdo de Paz (IFOR) dirigida por la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN).

Como Secretario General, la primera iniciativa importante del Sr. Annan fue su plan de reforma titulado «Renovación de las Naciones Unidas», que presentó a los Estados Miembros en julio de 1997 y cuya ejecución ha continuado desde entonces, prestando especial atención al mejoramiento de la coherencia y la coordinación. El informe que presentó en abril de 1998 al Consejo de Seguridad sobre «Las causas de los conflictos y la promoción de la paz duradera y el desarrollo sostenible en África» formaba parte de varias iniciativas para mantener el compromiso de la comunidad internacional con África, la región más desfavorecida del mundo.

Ha utilizado sus buenos oficios en varias situaciones políticamente delicadas. Entre ellas, el intento de obtener en 1998 que el Iraq cumpliera las resoluciones del Consejo de Seguridad; una misión en 1998 para contribuir a promover la transición a un Gobierno civil en Nigeria; un acuerdo en 1999 para resolver el punto muerto que existía entre Libia y el Consejo de Seguridad sobre el atentado de Lockerbie en 1988; las iniciativas diplomáticas de 1999 para forjar una respuesta internacional a la violencia en Timor Oriental; la certificación de la retirada de Israel del Líbano en septiembre de 2000 y nuevos esfuerzos, desde que en septiembre de 2000 se produjo un nuevo estallido de violencia, para alentar a los israelíes y a los palestinos a resolver sus controversias mediante negociaciones pacíficas basadas en las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad y en el principio de «territorio por paz».

El Sr. Annan también ha tratado de mejorar la condición de la mujer en la Secretaría y de crear asociaciones más estrechas con la sociedad civil, el sector privado y otros agentes no estatales cuya fuerza complementa la de las Naciones Unidas; en particular, ha propugnado un «Pacto Mundial» con participación de dirigentes de los círculos empresariales de todo el mundo, así como de los sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, con el fin de lograr que todos los pueblos del mundo compartan los beneficios de la globalización e introducir en el mercado mundial valores y prácticas que son fundamentales para satisfacer las necesidades socioeconómicas.

En abril de 2000, presentó el Informe del Milenio, titulado «Nosotros los pueblos: la función de las Naciones Unidas en el siglo XXI», en el que pedía a los Estados Miembros que se comprometieran a llevar a cabo un plan de acción para acabar con la pobreza y la desigualdad, mejorar la educación, reducir el VIH/SIDA, salvaguardar el medio ambiente y proteger a los pueblos de los conflictos y la violencia mortíferos. El Informe formó la base de la Declaración del Milenio, aprobada por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cumbre del Milenio, celebrada en la Sede de las Naciones Unidas en septiembre de 2000.

En abril de 2001, el Secretario General presentó un «Llamamiento a la acción» de cinco puntos para luchar contra la epidemia de VIH/SIDA, que describió como «su prioridad personal», y propuso el establecimiento de un Fondo Mundial contra el SIDA y para la Salud que sirviera de mecanismo para financiar en parte el aumento de los gastos necesarios para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a la crisis.

El 10 de diciembre de 2001, el Secretario General y las Naciones Unidas fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz. A la entrega del premio el Comité Nobel manifestó que el Sr. Annan «ha sido preeminente al darle nueva vida a la Organización». Al conferirle también el premio al organismo mundial, el Comité dijo que deseaba «proclamar que el único camino negociable para la paz mundial y la cooperación es a través de las Naciones Unidas.

El Secretario General habla inglés, francés y varios idiomas africanos. Está casado con la sueca Nane Annan, abogada y artista que tiene mucho interés en comprender la labor que realizan las Naciones Unidas sobre el terreno. Le preocupan especialmente dos cuestiones: el VIH/SIDA y la educación de la mujer. También ha escrito un libro para niños sobre las Naciones Unidas. El matrimonio tiene tres hijos.