Historia de la Carta de las Naciones Unidas

La Conferencia de San Francisco: Egipto firma la Carta de la ONU. Una copia facsímil de la Carta se superpone en la foto.

1945: Conferencia de San Francisco

Cuarenta y seis naciones, comprendidas las que habían apadrinado la conferencia, fueron invitadas a San Francisco; todas ellas habían declarado la guerra a Alemania y al Japón y habían suscrito la Declaración de las Naciones Unidas. 

Representantes de la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos se reunieron en la sesión de apertura de la Conferencia de la Organización de Seguridad para la Paz en el mundo de la posguerra.

1944 -1945: Conferencia de Dumbarton Oaks y Yalta

La Conferencia de Dumbarton Oaks constituyó el primer paso importante que se tomó para llevar a cabo el párrafo 4 de la Declaración de Moscú de 1943, que reconocía la necesidad de una organización internacional en la posguerra que sucediera a la Liga de las Naciones. 

En una declaración firmada en Moscú, la Unión Soviética, el Reino Unido, los Estados Unidos y China abogaron por la creación de una organización internacional responsable del mantenimiento de la paz y la seguridad. Este objetivo se reafirmó por los líderes de los Estados Unidos, la URSS y el Reino Unido en Teherán.

1943: Las Declaraciones de Moscú y Teherán

« Tenemos la certeza de que, gracias a nuestra armonía, lograremos una paz duradera. Reconocemos que el establecimiento de una paz que pueda granjearse la buena voluntad de la abrumadora mayoría de los pueblos del mundo y que acabe con el flagelo de la guerra por muchas generaciones venideras, es la suprema responsabilidad nuestra y de las Naciones Unidas. »

Declaración de las Naciones Unidas prometiendo "emplear todos sus recursos, militares o económicos" en "la lucha por la victoria sobre el hitlerismo".

1942: La Declaración de las Naciones Unidas

Representantes de 26 Estados que lucharon contra las potencias del Eje Roma-Berlín-Tokio manifestaron su apoyo a la Carta del Atlántico mediante su firma de la « Declaración de las Naciones Unidas ». En este trascendental documento, los signatarios se comprometían a poner su máximo empeño en la guerra y a no firmar una paz por separado. 

1941: La Carta del Atlántico

Dos líderes emitieron una declaración conjunta destinada a ser conocida en la historia como la Carta del Atlántico. Este documento no era un tratado entre las dos potencias. Tampoco constituía una definición definitiva y oficial de los fines de la paz. Como el mismo documento lo expresa, era una afirmación de « ciertos principios comunes en la política nacional de nuestros países respectivos, en los cuales radican las esperanzas de un mejor porvenir para la humanidad. »

1941: La Declaración del Palacio de St. James

Las frases de la Declaración del Palacion de St. James sirven aún de lema de la paz: « La única base cierta de una paz duradera radica en la cooperación voluntaria de todos los pueblos libres que, en un mundo sin la amenaza de la agresión, puedan disfrutar de seguridad económica y social; nos proponemos trabajar, juntos y con los demás pueblos libres, en la guerra y en la paz, para lograr este fin. »

Drupal template developed by DGC Web Services Section and Digital Soutions and Support Unit