FMI

women and men with masks on the street

La pandemia de COVID-19 amenaza con revertir las mejoras en las oportunidades económicas de las mujeres y ampliar las brechas de género que aún persisten, pese a 30 años de progresos. ¿Por qué ha tenido la COVID-19 efectos desproporcionados sobre las mujeres y su situación económica? ¿Qué podemos hacer para mitigar esos efectos?. Lo que es bueno para las mujeres es, a la larga, bueno para abordar la desigualdad de ingresos, el crecimiento económico y la resiliencia.

restaurant in China reopens

Por primera vez que se recuerde, se prevé que el crecimiento de Asia se contraiga un 1,6%, una revisión a la baja respecto de la proyección de crecimiento cero de abril. Las proyecciones para 2020 de la mayoría de los países de la región han empeorado debido al debilitamiento de las condiciones mundiales y al prolongamiento de las medidas de contención en varias economías emergentes.

A group of people carrying bags walk toward the camera.

El nuevo estudio del FMI, Perspectivas de la economía mundial - Abril 2020, analiza las repercusiones económicas de la inmigración en los países receptores y concluye que, en general, mejora el crecimiento económico y la productividad en los países de acogida. Además, un descenso de la inmigración perjudica también a los países de origen, en especial a los más pobres, debido a la gran dependencia de las remesas que los trabajadores migrantes envían a casa.

closed store window

Sin precedentes y de alcance mundial, la crisis afecta tanto a las economías avanzadas como las de los mercados emergentes, que estarán en recesión en 2020. La crisis del Gran Confinamiento es muy distinta a otras: ha asestado un golpe particularmente fuerte al sector de los servicios, la inflación en general ha caído, y los indicadores financieros divergen de la economía real. La recuperación está cargada de incertidumbre y una pieza clave será la producción y distribución de la vacuna.

 

empty restaurant

Desde que se informó por primera vez del brote de COVID-19 en Wuhan, China, a fines de diciembre de 2019, la enfermedad se ha extendido a más de 200 países y territorios. Al no existir una vacuna o tratamiento eficaz, los gobiernos de todo el mundo han respondido aplicando medidas de contención y mitigación sin precedentes—el Gran Confinamiento. Esto, ha provocado grandes pérdidas económicas y una contracción de la actividad económica mundial. Pero, ¿han funcionado estas medidas?

A girl wrapping a piece of cloth around her face.

Ante la crisis de COVID-19, el FMI pide aprovechar la oportunidad para realizar cambios sustanciales a fin de proteger a los más vulnerables cuando inevitablemente ocurran futuras conmociones.

Chinese worker with mask

Varios países de Asia y Europa, donde el brote de COVID-19 parece haber llegado a un pico, están reabriendo gradualmente sus economías. Al no existir una vacuna o un tratamiento eficaz, las autoridades tendrán que sopesar las ventajas de reanudar la actividad económica con el costo potencial de un repunte de las tasas de contagio. Se enfrentan a decisiones difíciles, en parte porque los costos de errar en un sentido o el otro podrían ser enormes. Dada esta situación, las autoridades están optando por un proceso gradual y secuenciado de reapertura.

Power lines in the Republic of Korea

La pandemia de COVID-19 ha empujado al mundo hacia una recesión, que en 2020 será peor que la crisis financiera mundial. El daño económico va acumulándose en todos los países, en paralelo con el incremento de nuevas infecciones y de las medidas de contención adoptadas por los gobiernos. China fue el primer país que sufrió de lleno el impacto de la enfermedad. Países europeos como Italia, España y Francia atraviesan las fases agudas de la epidemia, seguidos por Estados Unidos. En muchas economías emergentes y en desarrollo, la epidemia apenas parece estar comenzando.

A view of an almost empty Grand Central Terminal in New York City.

A diferencia de otras crisis económicas, la caída de la producción en la crisis de COVID-19 no está impulsada por la demanda. Por lo tanto, el papel de la política económica no es estimular la demanda, al menos no de inmediato. Más bien, el FMI propone que la política tenga tres objetivos: garantizar el funcionamiento de los sectores esenciales, proporcionar suficientes recursos a las personas afectadas por la crisis y evitar una perturbación económica excesiva. La pandemia de COVID-19 es una crisis como ninguna otra, que exige un mayor papel del sector público.

Foto histórica del edificio del Fondo Monetario Internacional

El FMI promueve el crecimiento económico y el empleo, para lo que facilita asistencia técnica y financiera temporal a países que necesitan equilibrar su balanza de pagos. Este fondo también promueve una mayor transparencia fiscal entre los gobiernos y les ayuda a calibrar los costos y beneficios de cualquier modificación de sus políticas económicas.

Chart plotting consumer confidence and unemployment rate over the years from 2017 till 2019.

Este año la economía mundial registró el ritmo más débil de crecimiento desde la crisis financiera de hace una década. Las crecientes barreras comerciales y la consiguiente incertidumbre han hecho mella en la actitud de las empresas y en la actividad a escala mundial. Las debilidades específicas de los países generaron presiones en grandes economías de mercados emergentes y se sufrieron grandes tensiones macroeconómicas debido al endurecimiento de las condiciones financieras, las tensiones geopolíticas y la agitación social. Sin embargo, también encontramos un haz de luz que esperamos ilumine más 2020

Kristalina Georgieva

La nueva elegida Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) declara que la prioridad más inmediata del Fondo es ayudar a los países a minimizar el riesgo de crisis y estar preparados para hacer frente a las desaceleraciones.