ODS 4: Educación de calidad

¿Qué debemos seguir haciendo? ¿Qué deberíamos dejar de hacer? ¿Qué deberíamos hacer? La UNESCO propone respuestas a estas preguntas en un nuevo informe mundial, y pide una transformación de la educación que sirva para reparar injusticias. El conocimiento y el aprendizaje constituyen la base de la renovación y la transformación. Pero las crecientes desigualdades mundiales implican que la educación aún no ayuda a todos por igual a forjar un futuro más pacífico, justo y sostenible.

El cierre de las escuelas por la COVID-19 ha afectado a 4.3 millones de estudiantes en Ecuador. Mantener el contacto entre docentes y estudiantes es una prioridad, no solo para impulsar el aprendizaje, sino para apoyar a los jóvenes en momentos difíciles y asegurar su bienestar. En Ecuador, UNICEF ha desarrollado una metodología que ya ha reforzado las capacidades de 1,200 educadores para que puedan brindar apoyo psicosocial a sus alumnos por teléfono.

Los trabajadores de la educación necesitan más apoyo para que puedan dotar a los estudiantes del aprendizaje adicional necesario para construir una recuperación de la pandemia más sostenible y resiliente.

En Uruguay, la nueva ley de cuidados impulsar el bienestar