Infancia

Hay que cerrar la brecha de vacunación

La pandemia de COVID-19 ha agravado la crisis de la atención y la educación. Debido a la interrupción de las clases, los juegos con amigos y otras rutinas importantes para los niños, los comportamientos regresivos (un retroceso en ciertas habilidades que antes dominaban, como ir al baño o dormir, o las dificultades a la hora de controlar los sentimientos de ira, tristeza y ansiedad) se están volviendo cada vez más frecuentes.

UNICEF, con financiamiento de la Unión Europea, ha iniciado en Cuba un proyecto para fortalecer su sistema de salud y dotar a los más vulnerables de La Habana con suministros para contener la COVID-19. 

girl standing behind other children wearing protective gear

La COVID-19 ha trastornado la vida de familias en todo el mundo. En el año que ha pasado desde que se declaró la pandemia, el progreso ha retrocedido en casi todos los indicadores relativos a la infancia. En estos meses, han aumentado el número de niños y niñas que pasan hambre, están aislados, son víctimas de abuso o sufren ansiedad. La educación y el acceso a servicios también se han visto gravemente afectados.

Tras un año del comienzo de la pandemia, “el progreso ha retrocedido en prácticamente todos los indicadores importantes de la infancia,” afirma Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “El número de niños que pasan hambre, están aislados, son víctimas del abuso, sufren ansiedad, viven en la pobreza y se ven obligados a contraer matrimonio ha aumentado,” avisa la Sra. Fore.

El Fondo de la ONU para la Infancia trabaja para que los niños y niñas puedan disfrutar de su infancia sin preocuparse por nada.

A group of smiling children in school uniform.

El trabajo infantil les roba a los niños su infancia y dignidad. Les daña mental, física, social y moralmente. Interfiere o frena su escolarización, y puede conllevar a que sean esclavizados, separados de sus familias y expuestos a peligros y enfermedades. Aunque el trabajo infantil ha disminuido en un 38% en la última década, todavía existen 152 millones de niños en esta situación. Ya es hora de acciones legislativas prácticas para erradicar esta lacra. Pero, ¿qué puedes hacer tú?

COVID-19 es la primera crisis verdaderamente mundial de la que somos testigos. Independientemente de dónde vivamos, la pandemia nos afecta, sobre todo a los niños. Millones se han quedado sin servicios básicos de salud, educación y protección, además de haber acentuado la brechas de la desigualdad, solo por haber nacido en la pobreza o a causa de su origen étnico, raza o religión.  En una carta abierta, Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF, nos cuenta por qué cree que podemos reimaginar un mundo mejor para cada niño después de esta larga pandemia.

La salud y el futuro de los niños y adolescentes se encuentran bajo la amenaza de la degradación ecológica, el cambio climático y las prácticas de comercialización explotadoras.

Esta iniciativa propone un concurso con motivo del Año Internacional de la ONU para la Erradicación del Trabajo Infantil.

Girl wearing a UNICEF t-shirt speaks into a bullhorn.

Las dificultades a las que ya se enfrentaban muchos niños y niñas son numerosas: falta de acceso a servicios de salud, saneamiento y nutrición; violencia de género y abandono; o pobreza infantil, entre otras. Hoy, la COVID-19 ha generado una nueva crisis: la de sus derechos.

children receiving polio vaccine through the mouth

Más cerca que nunca de erradicar polio

colored pencils, one of them with a worried face

La violencia y el acoso escolar, incluido el ciberacoso, afectan a un número significativo de niños y adolescentes. Casi 1 de cada 3 estudiantes ha sido intimidado por sus compañeros al menos una vez en el último mes. Una proporción similar se vio afectada por violencia física. La UNESCO ha declarado el 5 de noviembre el primer día internacional anual contra este fenómeno tan dañino, reconociendo que la violencia en todas sus formas relacionada con la escuela es una violación de los derechos en la educación, salud y el bienestar de niños y adolescentes.

school girls laughing

Las más de 1 100 millones de niñas que hay en el mundo están preparadas para afrontar el futuro. Pero el progreso de las adolescentes no ha ido a la par con las realidades a las que se enfrentan hoy en día, y la COVID-19 ha empeorado aún más estas brechas. Bajo el lema "Mi voz, nuestro futuro en común", el Día Internacional de la Niña 2020 se centrará en que las adolescentes se liberen de la violencia, adquieran nuevas habilidades y lideren el cambio.