Una ilustración de las teclas de un piano en colores.

Mensaje del Secretario General para 2021

Hace diez años, celebramos por primera vez el Día Internacional del Jazz en el Salón de la Asamblea General de las Naciones Unidas, por iniciativa de la UNESCO y el Instituto de Jazz Herbie Hancock.

Año tras año, este ha sido un evento lleno de alegría con el que se ha celebrado no solo la música, sino también la libertad, la diversidad y la dignidad humana.

Estos son los valores que las Naciones Unidas se esfuerzan por proteger y promover en todo el mundo.

Desde sus inicios, el jazz ha ayudado a tender puentes.

Su papel histórico en la lucha contra el racismo y la discriminación sigue hermanando culturas en todo el mundo.

Sus ritmos y armonías reflejan el indomable espíritu humano, que es capaz de trascender los límites impuestos por la pobreza y la opresión.

Su énfasis igualitario en la improvisación da a los músicos la libertad de crear como individuos pero de interpretar como parte de una comunidad simbiótica de sonido.

Todos podemos compartir la alegría y el desafío que supone esta forma de arte única.

Hoy, en medio de una pandemia mundial, los artistas y los trabajadores que dependen de las artes creativas están padeciendo enormes dificultades.

Es importante que reconstruyamos nuestras dinámicas sociedades de la forma más segura, equitativa y rápida posible.

En este Día, se nos recuerda que el jazz puede transmitirnos esperanza y energía y ayudarnos a recuperarnos, mientras trabajamos para construir un mundo mejor y más pacífico.

Durante la última década, la UNESCO ha venido proclamando este mensaje sobre el Día del Jazz en todo el mundo.

En este décimo aniversario, unámonos nuevamente para celebrar el espíritu y los valores del jazz.

Desde sus inicios, el jazz ha ayudado a tender puentes. Su papel histórico en la lucha contra el racismo y la discriminación sigue hermanando culturas en todo el mundo."

António Guterres